Tulancingo
Surgen nuevas figuras en la Otomí-Tepehua
Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Tulancingo
28 de agosto de 2010

Por Juan Manuel Aguirre

Quinta de seis partes

Tulancingo, Hidalgo.- La Sierra Otomí-Tepehua fue escenario de cruentas batallas, durante y posteriormente al movimiento de la Independencia de México.

A finales del siglo 19, se construyen varias estructuras para llegar a diferentes comunidades debido a la sinuosidad de los terrenos.

En 1899, se construyó el Puente Zaragoza para cruzar el Río Camarones, en San Bartolo Tutotepec, siendo presidente Isaac Bengoa y jefe político de distrito el Coronel Crescencio González.

Para su construcción trabajaron a la par vecinos de Tenango, junto con los de Tutotepec, habiéndose encontrado una mina de piedras de lajas que obstruían una cadena humana para quitar las piedras, que de mano en mano pasaban rápidamente hasta fuera de la obra.

Porfirio Díaz era la figura principal en la política y se hacía viejo en el poder.

Nuevamente se postulaba para la Presidencia de la República, lo que provocó la Revolución Mexicana.

Francisco Retema, quien era presidente municipal de San Bartolo, envió a Díaz un telegrama en el cual patentizaba el apoyo total en contra de los revolucionarios.

Sin embargo, los habitantes pensaban diferente, provocando fuertes enfrentamientos en diferentes poblaciones.

Las grutas que existen en tal demarcación sirvieron de protección a mujeres y niños cuando los tuteños y los de Santiago bajaban a atacar San Bartolo.

Manuel Melo, un conservador de la sierra Otomí-Tepehua, apoyó a Victoriano Huerta.

Al ponerse a su disposición, fue comisionado por Manuel Magaña para levantar la leva en San Bartolo, pagando un peso diario a los lugareños. Fueron muchos hombres los que se unieron con él para luchar contra Carranza.