Tulancingo
Brujos y curanderos fuera de control
El Sol de Tulancingo
3 de agosto de 2010

Por Liliana Castillo

Pachuca, Hidalgo.- ¿Y quién inspecciona y sanciona a los brujos o curanderos?

El presidente del Colegio Médico Hidalguense, José María Busto Villareal afirma que la práctica de charlatanes, llamados curanderos, brujos, sobadores o espiritistas, de los que existen por lo menos un millar en el estado, afecta peligrosamente la salud de la población y, pese a ello, nadie los detiene.

Hay casos, afirma, en que se han provocado incluso muertes, y la comisión para la protección contra riesgos sanitarios sólo se encarga de multar a los médicos ya establecidos y con cédula profesional.

"Estos supuestos médicos engañan a la gente haciéndoles creer que habrán de curar sus enfermedades, pero ponen en riesgo la salud de las personas al realizar curaciones sin el equipo e instalaciones adecuadas.

Reconoció que la Dirección de Profesiones ha estado trabajando en detectar a estas personas y actuar en contra de las mismas, pero señaló que es necesario que se actúe con mayor energía, ya que esta responsabilidad también compete a la propia Secretaría de Salud.

El Colegio Médico es un organismo civil, y como consecuencia no es alguna autoridad y tampoco tiene facultades legales para actuar en contra de este tipo de personas, de ahí que ellos soliciten el apoyo de las instituciones que sí pueden hacerlo.

El doctor explica que los charlatanes son en su mayoría gente foránea, que de manera esporádica aparece, atendiendo a los enfermos sin contar con los conocimientos, el equipo, ni la higiene correspondiente para poder realizar un trabajo profesional.

Reconoció que desafortunadamente muchas de las personas que acuden con este tipo de supuestos doctores, lo hacen ya como una medida desesperada, en búsqueda de alguien que les pueda dar una solución a sus enfermedades, que muchas de las veces son incurables o que se encuentran en condiciones terminales.

"Por ello hace mayor vigilancia por parte de las autoridades. Como Colegio hemos realizado varias denuncias, pero parece que ellos tienen más a su favor que nosotros. Ya que como profesionales, registrados, con cédulas y consultorios fijos, nos hemos vuelto sujetos de presión y de castigo por los órganos de salud".

Finalmente, recomendó a la ciudadanía tener mucho cuidado cuando acuda con este tipo de médicos, ya que en una de esas malas prácticas, podrían perder hasta la vida.