Opinión / Columna
 
Jorge Schiaffino Isunza 
Los priístas de la capital, guerreros o perdedores -quien lo decide-
El Sol de México
1 de febrero de 2015

  El presente artículo pretende hacer una breve síntesis de lo que ha pasado en el Distrito Federal en el Partido Revolucionario Institucional, que no ha ganado elecciones desde 1997, pero que gracias a la consistencia de los priístas de la capital, que no se cambiaron de partido, no obstante las múltiples invitaciones de quienes fueron sus jefes, hoy dirigentes connotados de otros partidos políticos. pretende también establecer la diferencia de quienes en la adversidad y en el más completo abandono, hemos permanecido y participado en el PRI y pretenden establecer la diferencia que PUEDE EXISTIR ENTRE QUIENES HAN LUCHADO POR DEFENDER AL PARTIDO EN TOTAL ADVERSIDAD DURANTE LOS ULTIMOS 18 AÑOS Y QUIENES PRETENDEN DESCALIFICARLOS de manera particular, algunos políticos priístas del momento, que evidentemente no tienen conocimiento de lo que hemos vivido en el Distrito Federal, de lo que hemos luchado en la adversidad, durante muchos años y particularmente en el 2012, para que ellos estén sentados en las oficinas de gobierno, tomando decisiones y descalificando a los priistas del Distrito Federal.

En 1985, estando en el Gobierno del Distrito Federal Ramón Aguirre y en el PRI del Distrito Federal Guillermo Cosio Vidaurri, fue la última vez que el PRI obtuvo carro completo en la ciudad de México, ganando los 40 distritos electorales federales. Fue también en 1985, pero en el mes de septiembre, cuando el Partido empezó a perder su fuerza al ser el gobierno duramente señalado por su inactividad en el temblor de ese año y fue precisamente cuando empezaron a surgir organizaciones sociales demandantes de vivienda y de servicios, que después fueron apoyados por los propios funcionarios del gobierno, organizaciones corruptas que posteriormente se convirtieron en dirigentes de otros partidos, particularmente del el PRD.

Es así como en 1988 en el Distrito Federal que como todos sabemos, es la caja de resonancia de lo bueno y malo que pasa en el país, por primera vez perdimos las elecciones presidenciales, obteniendo una escasa mayoría de los 40 distritos federales y en la Asamblea del Distrito Federal, que por primera vez se votaba por un Organo Legislativo en el DF ya que como recordamos, gracias a las candidaturas comunes de los partidos que apoyaron a Cuauhtémoc Cárdenas, nos ganó en la capital, en el Estado de México y en Morelos, entre otras Entidades. Candidaturas comunes por cierto, que permitía la legislación pero que muy poca gente calculó el alcance que tendría en contra del Partido. En esa elección, el PRI por primera vez obtuvo una muy escasa mayoría simple en el Congreso, a partir de esa fecha nunca más por los cambios a las leyes, se volverá a obtener la mayoría absoluta.

En 1991 a la mitad del sexenio de Carlos Salinas, se contaba con la simpatía nacional y en el Distrito Federal, volvimos a ganar comodamente en la mayoría de las diputaciones federales y las locales, situación que se repitió en 1994, pero en esa ocasión por el miedo que surgió en el país después del asesinato de Luis Donaldo Colosio.

En el trienio del 94 al 97, surgieron importantes reformas políticas en el Distrito Federal, apoyada por el Presidente Ernesto Zedillo donde participamos como Secretario Técnico de la Mesa para la Reforma Política y Secretario Técnico de las 7 mesas que se instalaron para conocer las propuestas de los partidos políticos y es en esa reforma, donde sin que nadie lo pidiera, me instruyen como vocero para informar que en 1997, tendríamos elecciones en el Distrito Federal y como era lógico de esperarse, de las dos participaciones de Cuauhtémoc Cárdenas como candidato a la Presidencia de la República y después del error de diciembre, el PRD arrasó en el DF derrotando al PRI dirigido en aquella ocasión por Roberto Campa, quien después de la elección fue nombrado por Zedillo, Procurador del Consumidor, líder del Sector Popular y candidato de otro partido a la Presidencia de la República, hoy Subsecretario de Gobernación.

Con el triunfo de Cárdenas en 1997 y el anuncio de que en el año 2000 también serian electas las Delegaciones, la Secretaria General de Gobierno después Jefa del mismo, Rosario Robles del PRD, hoy Secretaria de Sedesol, en una campaña de desprestigio sin precedente para el Partido Revolucionario Institucional, convirtió a la estructura electoral del partido, en empleados del gobierno denominándolos Brigadas del Sol, para realizar el trabajo que continuó López Obrador y Marcelo Ebrard, de entrega indiscriminada de recursos públicos a los más necesitados, convertidos en programas sociales y el PRI continúo en el abandono tanto del Presidente como del Comité Ejecutivo Nacional hasta llegar el año 2000, donde también perdimos la Presidencia de la República.

De esa fecha a 2012, los leales priistas que seguimos manteniendo nuestros principios y nuestra ideología, mantuvimos al Partido sin recursos, sin apoyo ante un poderoso gobierno que no entregaba ni entrega cuentas, manejando el presupuesto de la ciudad tanto el que él mismo genera, como la aportación del Gobierno federal que rebaza los cincuenta mil millones de pesos de manera clientelar, hasta el 2012 que volvimos a la calle y conseguimos más de un millón de votos para Enrique Peña Nieto.

En síntesis los guerreros que vivimos en oposición, hoy que gobierna el PRI, somos tratados con desprecio -no señores- los priistas de la capital somos guerreros no perdedores.

Jorge Schiaffino Isunza

Ex Legislador

j.schafs47@hotmail.com
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas