Tlaxcala
Queman pobladores patrulla en Nopalucan
Un grupo de pobladores de Nopalucan quemó una patrulla de la policía municipal y volcó una más, en protesta por la construcción de un módulo de seguridad y vigilancia. Foto: César Rodríguez
Crece violencia por módulo de vigilancia
El Sol de Tlaxcala
13 de diciembre de 2010

Antonio Guarneros

Nopalucan, Tlaxcala.- Pobladores de Nopalucan quemaron una patrulla de la policía municipal, volcaron otra, a la que le rompieron los cristales, y golpearon a dos elementos que resguardaban la construcción del módulo de la policía intermunicipal, el cual fue derribado por segunda ocasión por un grupo de inconformes con la instalación de la policía en ese lugar.

Los hechos ocurrieron ayer, alrededor de las siete de la mañana, cuando un grupo de aproximadamente 30 personas, encabezadas por el ex alcalde Felipe Flores Pérez, derribaron las bardas del módulo y golpearon a dos policías que intentaron evitarlo, agrediéndolos con piedras y palos.

Los policías Juan de Dios Mireles y Arturo Juárez Herrera permanecían resguardando la construcción del módulo de la policía intermunicipal, cuando llegó el grupo de inconformes a derribar las bardas que apenas se están construyendo, pues hace dos semanas fueron derribadas por el mismo grupo de pobladores.

Los policías municipales indicaron que eran alrededor de 30 personas las que tiraron las bardas, pero cuando intentaron evitarlo, se les fueron encima a golpes, y entre todos, voltearon las patrullas y le prendieron fuego a una de ellas, mientras que a la otra le aventaron piedras, "no pudimos hacer nada porque nos pegaron con palos y piedras, por eso pedimos apoyo de seguridad estatal".

Al lugar llegaron decenas de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) con equipo antimotines, quienes aseguraron a nueve personas que presuntamente participaron en los actos violentos y la quema de la patrulla, por lo que fueron puestos a disposición de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), debido a que el síndico municipal, Juan Flores Flores, acudió a presentar denuncia penal por los delitos de lesiones y daño en las cosas.

Al respecto, el presidente municipal de Nopalucan, Roberto Licona Pimentel, pidió a las autoridades encargadas de procurar justicia actúen contra los responsables, pues "cada vez hacen actos más violentos y no podemos permitir que se burlen de la justicia, nosotros ya presentamos una denuncia hace dos semanas porque nos tiraron las bardas y no ha ocurrido nada".

Pidió al procurador Pedro Flores Vázquez no quede impune la quema de la patrulla, pues "es el patrimonio del municipio, es un acto cobarde que un ex presidente municipal participe en hechos vandálicos, cuando lo único que pretendemos es que haya mayor seguridad en Nopalucan y la zona, pues la delincuencia se ha incrementado en los últimos días".

Responsabilizó al ex alcalde Felipe Flores Pérez de lo que le suceda a él o a su familia, pues "hemos recibido amenazas, incluso, hace unos días apedrearon mi casa los señores Pablo y Bernardo Licona".

Acusan familiares de detenidos que el alcalde abusó de su autoridad y ordenó las detenciones

Héctor Méndez Calderón, hijo de uno de los detenidos, aseguró que su padre no participó en los actos de la quema de la patrulla, ni derribe de las bardas del módulo de la policía, incluso, "mi padre no estuvo en ese lugar cuando ocurrieron los hechos, pero fue detenido por órdenes del presidente municipal, quien lo señaló para que los policías estatales se lo llevaran".

Argumentó que su papá, Santiago Méndez Zamora, regresaba de realizar sus actividades en el campo y no sabía lo que había ocurrido, pero "cuando pasó en su coche, junto a la policía estatal, el alcalde Roberto Licona Pimentel lo señaló y ordenó que lo detuvieran, pero insisto, mi padre no participó en esos actos".

Acusó al alcalde de actuar de manera prepotente y ventajosa, pues "como sabemos que su familia es gente peligrosa, no deja que la población se manifieste en contra de sus actos y reprime a quien lo intenta hacer, por eso, pedimos la intervención de las autoridades competentes".

Indicó que su padre fue detenido sin que hubiera una orden de aprehensión de por medio, además de que lo han tenido incomunicado, pues "ya fuimos a la delegación, a la Procuraduría y al Cereso, y en todas partes nos dicen que no lo tienen, yo los responsabilizo porque mi padre es diabético y tiene que tomar su medicamento".