Justicia
Muere en Centro de Rehabilitación 'AA'
El cuerpo sin vida de Carlos Mario Jiménez Gallegos fue encontrado al pie de la recepción del centro de rehabilitación para alcohólicos. (Foto: Héctor Andres Trinidad/El Heraldo de Tabasco)
El Heraldo de Tabasco
23 de enero de 2010

Héctor Andres Trinidad

Villahermosa, Tabasco.- Un hombre que fue llevado por sus familiares a un centro de rehabilitación para controlar su alcoholismo crónico, acabó muerto a dos semanas de su ingreso.

La administración del centro de rehabilitación "Liberados III", sencillamente se deslindó de responsabilidades y apenas mencionó que el tipo dijo sentirse mal, pero que por su avanzado alcoholismo, pensaron que era precisamente por la necesidad de que le urgía el alcohol, de pronto cayó muerto.

Autoridades de la Procuraduría General de Justicia, abrieron la investigación correspondiente, para confirmar posibles evidencias de que en el centro de internamiento, la víctima y muchas otras que se encuentran en el lugar son sometidos a severos castigos y constantes vejaciones; la ausencia de alimentación y apenas la ingesta de agua.

Ayer a las diez de la mañana, personal de la PGJ arribó al centro de cuidado denominado "Liberados III", localizado a la altura del kilómetro 4+500 de la carretera que conduce a la ranchería Samarkanda, en la colonia Los Sauces.

En la inspección ocular se dio fe de las instalaciones y también de algunos "internos"; extraoficialmente, vecinos comentaron que antes que la autoridad llegara, algunos alcohólicos habían sido retirados: "Como que los llevaron a otro lugar".

Precisamente frente a lo que sería el área de recepción, en el suelo, sería encontrado el cadáver de quien en vida respondió al nombre de Carlos Mario Jiménez Gallegos de aproximadamente 27 años de edad.

El reporte de su ingreso fue escueto; la administración sólo dijo que este tenía dos semanas de haber ingresado; que los familiares lo llevaron; que era un alcohólico; que la instrucción era ayudarlo en su enfermedad; que debía permanecer como mínimo seis meses ingresado, pero no aguantó.

En los datos que proporcionaron a la autoridad, los encargados dijeron que esta persona se encontraba decaída, luego se puso mal y repentinamente se desvaneció y murió.

La autoridad ministerial encontró el cadáver del infortunado cubierto con una sábana; boca arriba y vestido; tirado afuera del área de recepción en donde presuntamente murió.

La Procuraduría de Justicia abrió las investigaciones y como principio de cuentas, citó a los encargados del lugar para que declaren formalmente en torno al caso, precisamente desde el momento en que el occiso llegó al centro de rehabilitación para alcohólicos anónimos.

Los familiares todavía no habían sido enterados de lo ocurrido, pero se aguardaba su presencia en la Procuraduría de Justicia para que reclamaran el cadáver de su ser querido.

Hoy la estancia permanece laborando normalmente; instalaciones que en la parte frontal de la entrada precisa como logotipo: "Liberados III", Anexo Gratuito y remata con la siguiente frase: "El que no nace para servir, no sirve para vivir....". Las investigaciones se están realizando.