Parral
Descargas de drenaje en la presa
DESCARGAS de drenaje de unos mil habitantes de tres comunidades de Santa Bárbara: Corral de Piedra, El Alamito y Punto Alegre, que al no caer en las lagunas de oxidación, van a dar a la presa Parral.
No representa problema de salud, aquí: JMAS
El Sol de Parral
12 de octubre de 2009

Por Fernando Reyes



Corral De Piedra, Santa Bárbara, Chih., (OEM).- El drenaje de tres comunidades de Santa Bárbara descarga en la presa Parral, a raíz del azolve de más de 100 metros de tubería en Corral de Piedra.

Esta situación prevalece desde mayo, de tal forma que el drenaje de unos mil habitantes brota de los registros y descarga en el cauce que va a parar a la presa porque no llega a tres lagunas de oxidación que se ubican en este sector.

Por su parte, la JMAS de Parral apoya esporádicamente con maquinaria para desazolvar la línea, mientras que está por definirse la fecha de un proyecto por parte de la Junta Central, para revisar la totalidad de la línea de drenaje en Punto Alegre y San Pedro, y de esta manera solucionar el problema definitivamente.

Cabe mencionar que José Silveira destacó que el drenaje que cae a la presa de Parral no representa problema para la salud, porque el agua es tratada en la planta.

La situación fue expuesta por ciudadanos de Corral de Piedra, entre ellos Carlos Nájera y Abraham Lucero, quienes señalaron la emanación del drenaje por los registros del ejido.

Esto se presenta desde mediados del año, ya que una parte de la tubería que conecta las líneas del sistema --más de 100 metros--, se encuentra azolvada como producto de las constantes lluvias que introducen tierra a la red general ocasionando taponamientos en la tubería de ocho pulgadas de la red, de tal forma que las aguas negras se estancan en las laterales de los caminos de terracería.

Por la tubería circula el drenaje de tres ejidos, unos mil habitantes, siendo estos Corral de Piedra, El Alamito y Punto Alegre.

Lo más crítico es que las aguas negras que no se estancan van a parar directamente a arroyos del ejido y éstos al cauce de la presa Parral, tal como se constató en un recorrido.

Kilómetros más adelante, casi 15 minutos a pie, se localizan tres lagunas de oxidación del ejido, en las que las aguas residuales reposan, asentándose así los sólidos y filtrándose agua limpia al subsuelo. De ahí al cauce de la presa. Sin embargo, el drenaje no llega a las lagunas de oxidación producto del taponamiento que existe kilómetros atrás.

Otro de los puntos, es que los registros en que no brota el drenaje están a punto de saturarse, porque al verificar el nivel de uno, se constató que faltan escasos 20 centímetros para que se riegue, ya que los 1.50 metros de altura que tienen se encuentran saturados de aguas negras.

"Es un problema grave, aparte de los olores que despiden las aguas. Si no se soluciona, existe el riesgo de que el drenaje se devuelva por los domicilios", anunciaron.

Al respecto, el tesorero del ejido, Jaime Bustillos, dijo que los habitantes se han dado a la tarea de limpiar esporádicamente el azolve de la tubería, para lo cual se valen de cables.

Sin embargo, esta medida no es suficiente porque prevalece el problema, aparte no existe personal especializado que atienda la tarea.

Otro de las medidas es que han solicitado apoyo a la JMAS de Parral. El titular José Silveira Hinojos, destacó que a solicitud de la dependencia en Santa Bárbara, ya que ésta no cuenta con maquinaria especializada, se les ayuda con el Vac-Con, maquinaria para desazolvar; aunque la tubería no dura mucho tiempo destapada.

Refiere el entrevistado que está pendiente un proyecto de la JCAS para revisar la tubería general del ejido, así como de Punto Alegre y San Pedro porque al parecer existe un asentamiento, mientras que los lugareños abundaron en que las conexiones domiciliarias de entrada y salida a la red general están a desnivel, lo que pudiera ser causante del bloqueo; aunque aún no se tiene una fecha definida.

Abundó en que el drenaje que cae a la presa no representa problemas para la salud de los parralenses, porque la planta tratadora purifica el líquido, de la presa que recibe agua de varios arroyos, así como basura diversa.