Baja California
"Comando Negro" de Ensenada operaba protegido por una funcionaria de la PGJ
General Sergio Aponte Polito. Foto: Archivo
El Sol de Tijuana
16 de junio de 2008

Por Manuel Cordero

Tijuana.- Con hechos demuestra el general Sergio Aponte Polito la veracidad de su dicho en torno al llamado "Comando Negro de Ensenada" que estaba capitaneado por el propio subdirector de policía de dicha ciudad y que de acuerdo a la versión del militar operaba protegido por una funcionaria de la Procuraduría General de Justicia.

Se trata del fugitivo exjefe policíaco Rosario Flores Rojas, de 42 años de edad, de quien se confió a este diario que su aprehensión puso a "temblar a más de cuatro" policías municipales y ministeriales, pero principalmente a su comadre Sonia Patricia Navarro Navarro, exsubprocuradora de Justicia en dicho municipio.

Se habla de que ambos rompieron con el compadrazgo y la amistad cuando en el mes de agosto del año 2005 se capturó a varios integrantes del llamado "Comando Negro de Ensenada" que lideraba Flores Rojas, quien en ese entonces se desempeñaba como el segundo en el mando de la corporación municipal.

Y es que con motivo de la detención de nueve integrantes de dicha organización criminal, mismos que fueron sentenciados en el mes de mayo pasado por delitos

de secuestro, homicidio y delincuencia organizada, se halla un sujeto de nombre Demetrio de la Luz, también exagente municipal y según se afirma en su momento "pareja sentimental" de Rosario Flores.

Cuando el arresto de los malhechores, acorde a la información aportada a este diario, Flores Rojas solicitó a Navarro Navarro que fuera excluido de la lista de detenidos a lo que se negó de forma rotunda por lo descabellado de la petición, por lo que terminaron con todo tipo de relación y se dedicó de lleno a las actividades ilícitas.

De ahí que se presume que ahora que fue aprehendido la madrugada del sábado y remitido ante las autoridades federales al rendir su declaración ministerial puede delatar a muchos otros de sus cómplices y principalmente confesar la supuesta protección que recibía de la ahora exfuncionaria estatal y que sin citar su nombre fuera señalada por el general Aponte Polito.

Lo anterior, luego de que el polémico militar recibiera una misiva anónima en la que se refería que la otrora poderosa funcionaria e incondicional del entonces procurador general de Justicia Antonio Martínez Luna, Sonia Patricia brindaba protección al "Comando Negro de Ensenada" y se le relacionara directamente como célula criminal al servicio del llamado "Cártel Arellano Félix".

En la carta aportada por el militar a los diversos medios de comunicación se indica que sólo fue apresada, previa selección, una parte de los integrantes de dicha banda de secuestradores, pero otra cantidad mayor no fue citada en la integración de la averiguación previa, según la denuncia, por indicaciones de Navarro Navarro.

Todos ellos resultaron ser agentes de la policía municipal de dicho municipio, pero en la misiva también se anotaban nombres de agentes de la Policía Ministerial del Estado que jamás fueron molestados con motivo de las investigaciones que se practicaron en su momento.

Rosario Flores Rojas fue detenido mediante un operativo conjunto de militares y elementos de la Policía Estatal Preventiva tras ser ubicado en el inmueble que se encuentra en la calle Claudio Sarabia, número 2099, de la colonia Benito Juárez, en la ciudad de Ensenada.

Durante el allanamiento de la residencia se incautaron más de mil pastillas sicotrópicas, una pistola escuadra calibre 9 milímetros, aparentemente, la que tenía asignada como subdirector de policía, además de equipo de comunicación con las frecuencias policíacas, chalecos antibalas, 98 tiros útiles, las insignias y credencial que le fue expedida por la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

Asimismo, un discreto automóvil Ford Focus modelo 2004 en el que transitaba libremente por la ciudad de Ensenada, a pesar de que estaba reclamado por las autoridades federales a cuya disposición ya se encuentra por los presuntos delitos de secuestro y delincuencia organizada, aunque también se le achacan algunos crímenes violentos.



mcordero@elsoldetijuana.com.mx