Baja California
El Río Tijuana, entre los más contaminados del país
La problemática por contaminación del agua en esta región se origina principalmente en la zona del río Tijuana- Arroyo Alamar. Foto: Carlos Luna / El Sol de Tijuana.
Preocupa a autoridades los riesgos de salud que se pudieran ocasionar.
El Sol de Tijuana
10 de junio de 2008

Por Adán Mondragón

Tijuana, Baja California.- Por décadas, las descargas de aguas residuales de hogares y desperdicios materiales peligrosos de las empresas en distintos puntos de la ciudad han generado problemas de salud que no se han agudizado gracias las tareas de supervisión de las dependencias estatales y federales.

Tanto la Secretaría de Protección al Ambiente (SPA), la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y Secretaría de Marina y Recursos Naturales (Semarnat), han implementado operativos de vigilancia para evitar que las aguas residuales y de descarga en las industrias se viertan sin tratar en ríos y arroyos y antes cumplan con el debido tratamiento.

En la región de Tijuana el mayor impacto se localiza dentro de la mancha urbana, en esta región se presenta la situación ambiental más crítica de la entidad, la cual deriva del crecimiento acelerado y anárquico que ha experimentado, así como de su particular y compleja dinámica de población, lo que ha ocasionado que el principal problema sea la incompatibilidad en los usos de suelo, reconoce la SPA.

A esto se añade la falta de sistemas para el tratamiento de aguas residuales y la falta de equipo para el control de las emisiones atmosféricas generadas por las actividades industriales, comerciales y de servicios, además del déficit de infraestructura urbana y de establecimientos para el tratamiento y disposición final de residuos. Esta anarquía en el desarrollo urbano tiene como consecuencia la contaminación del agua, el aire y el suelo, así como daños a la salud pública, según datos obtenidos publicados por la Secretaría de Protección al Ambiente.

CONTAMINACIÓN DEL AGUA

La problemática por contaminación del agua en esta región se origina principalmente en la zona del río Tijuana- Arroyo Alamar, y se debe principalmente a los escurrimientos superficiales de las aguas residuales generadas por asentamientos humanos que carecen de servicio de drenaje sanitario.

Se estima que estos asentamientos generan un flujo de 450 lps, lo que ocasiona contaminación por materia orgánica en este río. Dicho problema se agrava por las descargas de aguas residuales domésticas e industriales que se generan en el municipio de Tecate, y son conducidas por el río del mismo nombre, que desemboca al río Tijuana.

Como consecuencia, el río Tijuana se encuentra considerado entre las 31 cuencas hidrológicas más contaminadas del país, según informes de la SPA.

El problema del río Tijuana tiene un efecto binacional, debido a que su drenaje natural cruza la frontera y desemboca en el estuario del río Tijuana en terreno norteamericano en el condado de San Diego, causando graves efectos sobre el ecosistema estuario.

Dicho cuerpo de agua fue decretado como Zona de Protección Natural desde 1982, siendo éste uno de los puntos que agrava aún más el conflicto.

CONTAMINACIÓN DEL AIRE

Tijuana y San Diego comparten la misma cuenca atmosférica. Los principales problemas de esta área son las fuentes emisoras móviles y fijas.

Con respecto a las fuentes móviles, en la ciudad de Tijuana el parque vehicular está constituido por aproximadamente 200 mil 317 unidades, de los cuales más de un 85 por ciento carece de un sistema para el control de emisiones.

Aunado a lo anterior un factor que incide directamente en la calidad atmosférica es el cruce fronterizo de vehículos por las dos garitas internacionales.

Entre las fuentes fijas que contribuyen en el detrimento de la calidad del aire en este municipio se encuentran en mayor volumen la industria mueblera y electrónica por emisiones de partículas y compuestos orgánicos volátiles.

Asimismo, entre las fuentes estacionarias que impactan notablemente por sus emisiones de partículas y gases de combustión, se encuentran las plantas asfalteras y las ladrilleras.

CONTAMINACIÓN DEL SUELO

En el área urbana de esta región, la contaminación del suelo se debe principalmente a la disposición inadecuada de los residuos sólidos no peligrosos, como consecuencia de la falta de programas integrales de manejo de dichos residuos, así como de la carencia de control e infraestructura para la disposición final de residuos peligrosos.

Otra causa de contaminación del suelo la constituyen los escurrimientos de las aguas residuales provenientes de los asentamientos humanos que carecen de servicio de alcantarillado.

En la ciudad de Tijuana se generan aproximadamente 1,500 toneladas diarias de residuos sólidos no peligrosos. Actualmente el sitio que se utiliza como basurero municipal, aun cuando se realiza la operación de cobertura diaria con tierra de los residuos depositados, y se hayan instalado los captadores de biogas, no cumple con la totalidad de los criterios ecológicos establecidos para un relleno sanitario.

Asimismo, se han venido utilizando 64 sitios para la disposición de los residuos sólidos no peligrosos, dichos sitios constituyen focos de contaminación, debido a que no se tiene ningún tipo de control sobre ellos.

Aunado a lo anterior se presentan problemas similares en cañones, laderas y terrenos baldíos de la ciudad.

La generación de llantas de desecho y la mala disposición de las mismas ha provocado su acumulación indiscriminada en arroyos, cañones y lotes baldíos.

En el Ejido Lázaro Cárdenas, de la delegación San Antonio de los Buenos, se encuentran almacenadas aproximadamente 3 millones de llantas lo que constituye un grave problema. Se cuenta con un control parcial de las llantas de desecho, que se incineran para la obtención de energía.

No obstante, en la ciudad de Tijuana están por inaugurarse tres plantas de tratamiento de aguas residuales, las cuales operarán bajo la supervisión de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana, paralelamente la SPA y la CESPT firmaron un convenio para supervisar la actividad de la industria en la ciudad.

Paralelamente la los directores de la CESPT, Hernando Durán Cabrera, y Sócrates Bastida Hernández, de la SPA, han implementado esquemas de supervisión, incluso informativos para reducir los niveles de contaminación.



amondragon@elsoldetijuana.com.mx