Justicia
Identificados ejecutores del " Padre Nachito"
El Sol de Tijuana
1 de agosto de 2013

Manuel Cordero

Tijuana.- Las investigaciones efectuadas por la Procuraduría General de Justicia ya permitieron identificar a los criminales que el 22 de julio pasado privaron de la vida al sacerdote católico Ignacio Cortez Álvarez, mejor conocido como "El Padre Nachito".

Las pesquisas practicadas hasta el momento determinaron que el móvil del sanguinario asesinato del religioso fue para robarle algunas pertenencias, pero no se abundó en detalles al respecto por el sigilo de la investigación en proceso.

La dependencia estatal expuso que agentes de la Policía Ministerial del Estado ya lograron identificar a los individuos que estuvieron con el finado antes de que perdiera la vida, pero se reservó los nombres y el número de los mismos.

Pero afirmó que ya se cuenta con datos precisos en cuanto a los homicidas y en forma extraoficial se confió que al menos a dos de ellos se les perdió la pista en la ciudad de Tecate, en donde estuvieron a punto de atraparlos.

El cadáver del "Padre Nachito", de 60 años de edad, se halló a las 09:00 horas del 22 de julio pasado tendido en el piso de la sala de su vivienda ubicada contigua a la iglesia "María Auxiliadora", del poblado Sauzal de Rodríguez, en el municipio de Ensenada.

Llamó la atención la saña inaudita que utilizaron los criminales para cortarle la existencia, debido a que presentaba numerosas heridas de arma punzocortante diseminadas en la cabeza, tórax, abdomen y espalda.

Por las evidencias encontradas en su cuerpo ahora se sabe que el sacerdote trató de defenderse de sus asesinos, que finalmente lograron abatirlo de forma inmisericorde por lo cruel y sanguinario.

Cuando se descubrió su cuerpo estaba vestido con un pantalón de color negro y camisa a cuadros por lo que se descartó que los homicidas hubiesen allanado el recinto religiosos y sorprenderlo cuando pernoctaba.

En su momento se informó que "El Padre Nachito" tenía seis años como dirigente de la Grey católica del poblado antes referido, y como antes se indicó, todo hace suponer que los criminales que lo ultimaron serán apresados en un futuro no muy lejano.