Chihuahua
Chihuahuenses beben 163 litros de refrescos
Al año

Preocupante factor de riesgo para sufrir sobrepeso y diabetes
El Heraldo de Chihuahua
17 de diciembre de 2012

Marina Martínez

Chihuahua, Chihuahua.- El chihuahuense consume en promedio 163 litros de refrescos al año, es decir, cerca de medio refresco al día, cantidad suficiente para aumentar su riesgo de sobrepeso y obesidad en 60 por ciento y de diabetes en 25 por ciento.

Chihuahua ocupa uno de los primeros lugares a nivel mundial en obesidad infantil ante la falta de una cultura alimenticia, además de la nula atención de los padres de familia hacia sus hijos, reveló el IMSS.

El jefe de Medicina Preventiva del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Ismael Rodríguez, acusó a las autoridades y a la sociedad "y cualquier factor que afecte a la economía" de que Chihuahua ocupe los primeros espacios en estadísticas internacionales en obesidad infantil.

Explicó que se espera que la obesidad infantil sea un factor para poder vivir menos años, ya que por esta causa, Chihuahua tiene un índice de mortalidad de 63 años, que está por debajo de la media nacional.

Expuso que estas estadísticas dicen mucho de los hábitos alimenticios de la población, la poca educación que existe y la cuchara de empresas publicitarias que sólo buscan aumentar su bolsillo.

Reconoció que esta enfermedad recae sobre los hombros de los padres, ya que el metabolismo del infante y su capacidad de razonamiento se forma desde la educación de la misma familia, sin dejar fuera a los sectores de los tres niveles de Gobierno.

Causa alarma, dijo, que la mayoría de las tiendas escolares estén a cargo de los maestros y casi todos alimentos sean chatarra, o bien que los padres de familias les den para el gasto a los niños por falta de un desayuno sin supervisar lo que ingieren.

Destacó que uno de cada 10 niños obesos, al desarrollarse crece delgado, lo cual sucede porque su cuerpo físico no tenía naturalmente una exageración de grasa. Manifestó que es necesario, además, que se vigile la alimentación del menor desde su nacimiento, por lo cual si a los 6 meses, un bebé presenta sobrepeso, tiene un 14 por ciento de probabilidad de ser un niño obeso.