Justicia
Investigan a familia y vecinos en caso de trata de personas
El Sol de Tijuana
23 de octubre de 2012

por Manuel Cordero

Tijuana.- Por la presunción de los delitos de violación, corrupción de menores y trata de personas en su modalidad de explotación sexual en agravio de una menor, están sujetos a investigación los padres, hermano y hasta vecinos involucrados en el caso.

Los inculpados son: Ana María Francisco Pérez, de 50 años de edad, José Luz Elías Díaz Carmona, de 54, José Díaz Francisco, de 31, Óscar Paulino López Sánchez, de 25, Manuel Urrutia Carrillo, alias "El Meñin", de 35, y Rigoberto Librado Artiga, "El Toro", de 31.

La Procuraduría General de Justicia informó que los dos primeros citados son los progenitores y el tercero fraterno de la víctima de 14 años de edad, mientras que los restantes "clientes" asiduos de la menor que era explotada sexualmente desde los 12.

Fue el día 16 pasado cuando se inició el acta de averiguación previa en contra de los antes referidos, luego de que se recibiera una denuncia anónima en la Unidad Orgánica de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar.

Entre otras cosas, el denunciante reveló que tanto José Luz Elías y su hijo José Díaz abusaban sexualmente de la menor, por lo que agentes de la Policía Ministerial del Estado dispusieron un operativo en algún lugar de la delegación Sánchez Taboada.

Luego de arrestar a los familiares, al interrogar a la chamaca declaró que desde que tenía 12 años fue violada por su padre y hermano y de lo sucedido tenía conocimiento su madre.

Pero posteriormente la obligaron a prostituirse y la inhumana mujer como lo sabía le exigía parte del dinero que obtenía y narrar que para olvidarse de su situación se la pasaba drogada "por que sólo así se sentía feliz".

Tras formular los cargos en contra de los implicados de forma oficial, la agraviada manifestó su deseo de no querer volver a convivir con sus progenitores porque quiere dejar de prostituirse, dejar de consumir enervantes y tener una vida normal.

Con motivo de los hechos antes descritos, se comunicó que el día de ayer se le ejercitó la acción penal a Rigoberto Librado Artigas y Manuel Urrutia como presuntos autores de los ilícitos de violación equiparada y corrupción de menores.

Por motivo de que no fueron sorprendidos en flagrancia delictiva los cuatro restantes, el agente del Ministerio Público del Fuero Común solicitó en su contra un arraigo precautorio que le fue concedido por el titular del Juzgado de lo Penal en turno.

Lo anterior, con el propósito de fincarles la responsabilidad plena como posibles autores de los delitos de violación agravada en razón de parentesco, corrupción de menores y trata de personas en su modalidad de explotación sexual en perjuicio de la menor.