México
Heterogéneo, el sistema penal de los estados
La ciudad de México se encuentra entre las primeras cinco entidades con más reclusos por custodio, más incidentes penitenciarios
Organización Editorial Mexicana
22 de octubre de 2012


Nidia Marín / El Sol de México

Segunda y última parte

Ciudad de México.- "Heterogéneo", es el calificativo para las fortalezas y debilidades de los sistemas penales de los estados de la República. Y aunque en todas las entidades federativas hay áreas de mejora, las que enfrentan los mayores retos son: Distrito Federal, Quintana Roo, Durango, Baja California, Chihuahua, Estado de México, San Luis Potosí y Nuevo León.

"México Evalúa", el Centro de Análisis de Políticas Públicas, A.C., así lo señala, previo a diseccionar cada uno de los mencionados estados, en el documento "Seguridad y Justicia Penal en los estados: 25 indicadores de nuestra debilidad institucional". De la capital de la República dice que presenta debilidades "en todos los rubros". Los eslabones que muestran los peores indicadores en el Sistema de Seguridad y Justicia Penal del Distrito Federal son los relativos al sistema penitenciario y a la protección de derechos humanos en ese ámbito: "se trata de la entidad con más reclusos por cada cien mil habitantes y la que tiene los centros de readaptación social más sobrepoblados", señala.

Además, añade, "se encuentra entre las primeras cinco entidades con más presos por custodio, más incidentes penitenciarios, mayor tasa de reincidencia, más presos sin condena y el mayor número de presuntas violaciones de derechos humanos por cada cien mil habitantes".

Sobre Quintana Roo, aunque reconoce la institución investigadora que muestra áreas de mejora en todos los rubros, sin embargo "la policía preventiva, el sistema penitenciario y la protección de derechos humanos en el ámbito penal son sus eslabones más débiles". Y algo para recordar... "Esta entidad es una de las cuatro con mayor rezago en lo referente al proceso de acreditación de sus Centros de Evaluación y Control de Confianza y no ha evaluado a sus mandos medios y superiores estatales y municipales. Además, es la que tiene más presos por custodio y es una de las cinco entidades con el número más alto de presuntas violaciones a los derechos humanos en el ámbito penal". Durango, dice el estudio, muestra dos eslabones muy débiles: la policía preventiva y la procuración de justicia. No solamente esto, sino que es otra entidad con alto rezago en el proceso de acreditación de sus Centros de Evaluación y Control de Confianza y en la evolución de sus policías. "Además, está entre las cinco con menor cumplimiento de órdenes de aprehensión y es la que muestra las proporciones más bajas de consignaciones con respecto a las denuncias", resalta.

*w Debilidades de cinco estados

Un estado norteño, Baja California "también muestra debilidades en todos los rubros", precisa. Es la entidad con mayor número de denuncias por cada cien mil habitantes en 2011, "y se ubica entre las cinco entidades con mayor proporción de sanciones por delitos menores". También muestra rezago en la evaluación de policías, cuenta con pocas agencias del Ministerio Público por cada cien mil habitantes y se ubica entre las cinco entidades con menor cumplimiento de órdenes de aprehensión. Asimismo, está "entre las cinco entidades con más reclusos por cada cien mil habitantes, con más presos por custodio y con más presos sin condena", asegura.

De Chihuahua dice que los eslabones más débiles son la policía preventiva y la procuración de justicia. No cuenta con Centros de Evaluación y Control de Confianza de policías; tiene pocas agencias del Ministerio Público por cada cien mil habitantes y se encuentra entre las cinco que muestran las proporciones más bajas de consignaciones con respecto al total de denuncias.

Acerca del Estado de México, expone el estudio, aunque tiene áreas de mejora en todos sus rubros, la procuración de justicia sigue siendo su eslabón más débil, puesto que "es la entidad con menos agencias del Ministerio Público por cada cien mil habitantes, y se encuentra entre los cinco estados con menor cumplimiento de órdenes de aprehensión. Además, es una de las cinco que muestran las proporciones más bajas de consignaciones con respecto a las denuncias y de las que gozan de menos confianza ciudadana en sus Ministerios Públicos". Muy rezagado en el rubro de policía preventiva y procuración de justicia está San Luis Potosí. "Es una de las cuatro entidades más atrasadas en el proceso de acreditación de sus Centros de Evaluación y Control de Confianza. Además, es la que tiene el más bajo cumplimiento de órdenes de aprehensión y se encuentra entre las cinco entidades con menor efectividad en la resolución de investigaciones", especifica.

Y finalmente, de Nuevo León expone, como sus eslabones más débiles, el de procuración de justicia y el que se refiere al sistema penitenciario. La entidad, expresan, "está entre las cinco con menores tasas de consignación y tiene pocas agencias del Ministerio Público por cada cien mil habitantes. Además, es la que muestra más incidentes penitenciarios y las mayores tasas de reincidencia".

Al referirse en lo general a lo que sucede en el país, "México Evalúa" explica que aunado a la poca capacidad de buena parte de las entidades federativas para recibir y atender denuncias, se observan muchas áreas de oportunidad en su desahogo. Desglosa: En 29 entidades federativas se resuelven menos de dos de cada diez denuncias interpuestas, y en 17 se cumplen menos de tres de cada diez órdenes de aprehensión.

En 17 hay menos de una consignación por cada diez denuncias. "Lo que es peor, en la mitad de las entidades hay menos de tres consignaciones por cada diez homicidios dolosos. Esto demuestra que nuestras instituciones no son capaces de procurar justicia en torno a los delitos más graves: los que atentan contra la vida de las personas", dice.

El escenario "poco alentador" que dibuja el sistema penitenciario, es puntualizado: doce estados registran hacinamiento en sus centros de readaptación social, y en 24 entidades estos centros enfrentan alto riesgo de autogobierno dado que cada custodio está a cargo de más de cinco presos. También el hacinamiento y el bajo número de personal penitenciario aumentan la probabilidad de que se presenten incidentes violentos. "En la práctica este riesgo se ha materializado en las 24 entidades federativas en las que se han registrado este tipo de incidentes. Adicionalmente, la tasa de reincidencia a nivel nacional, que se ubicó en 14 por ciento, evidencia las limitaciones de los sistemas penitenciarios en materia de readaptación", especifica.

Como si fuera poco... Los problemas de los Centros Estatales de Readaptación Social acentúan las afectaciones en términos de derechos humanos que sufren los imputados cuando son encarcelados de manera preventiva, pese a que su culpabilidad no ha sido probada y no han sido juzgados.

* Fallas y más fallas

"México Evalua" en su ilustrativo trabajo comenta que en más de la mitad de las entidades federativas se encuentran en prisión preventiva más de 50 probables responsables por cada cien mil habitantes. "Además, en 15 estados se absuelve a más de uno de cada diez de ellos (mismos que pudieron haber enfrentado el juicio en libertad). En algunos casos, la etapa de sentencia también puede fallar. En otras palabras, una persona puede ser sancionada por un delito que no cometió. Esto significaría que ninguno de los filtros del Sistema de Seguridad y Justicia Penal funcionó adecuadamente. Esto es más probable en entidades con tasas de absolución muy bajas", agrega.

Ante ello considera la urgencia de mejorar la atención y calidad de los servicios de las instituciones gubernamentales involucradas en el Sistema de Seguridad y Justicia Penal, así como su forma de operar.

Los indicadores muestran, precisa, "que en todas las entidades se presentan denuncias ante las Comisiones de Derechos Humanos por presuntas violaciones cometidas por personal de estas instituciones. En 14 estados hay más de 30 denuncias por cada cien mil habitantes, por presuntas violaciones a los derechos humanos. Al igual que en el caso de las denuncias de delitos, esta cifra no contempla las violaciones que no son denunciadas. Por lo tanto, puede haber una importante cifra negra". Para concluir lamenta que hasta ahora, "no se ha creado ningún mecanismo para medirla en las entidades federativas".