Baja California
Agravada, delincuencia juvenil
El Sol de Tijuana
12 de diciembre de 2009

por Alejandro Bojórquez

Tijuana.-Los delitos cometidos por menores y adolescentes se han convertido en un problema mayúsculo. El año que concluye, el delito de robo y lesiones agravadas significan un 56 por ciento de las infracciones. Portación de arma prohibida se sitúa en el segundo lugar de importancia con un 18 por ciento; el tercer delito con mayor incidencia son las violaciones, mientras el porcentaje restante lo conforman delitos menores, según estadísticas del Sistema Estatal Penitenciario.

El 8 de abril del 2005 en esta ciudad, César Manuel Ibarra García, de 15 años de edad, asesinó a su cuñada y a sus tres sobrinos de 3, 4 y 7 años, hoy el multiasesino, con 19 años recién cumplidos, dice no mostrarse arrepentido y agrega sentirse orgulloso de lo que fue capaz, a tan sólo 3 años de recuperar su libertad, y cobrar la pena máxima impuesta a los menores infractores, Ibarra García se incorporará a la sociedad con el mismo pensamiento psicópata que lo llevaron actuar en aquella tarde.

Asesinatos, portación de armas, secuestros, robo de vehículo y abusos sexuales, son algunos hechos perpetrados con dolo por menores de edad.

Uno de los casos donde se involucra como presunto asesino a un adolescente, refiere al doctor Jorge Ernesto Aguirre Lomelí, quien fue ultimado por un joven de 16 años, de nombre Marco Alejandro quien prestaba labores al hoy occiso, siete puñaladas en la zona abdominal acabaron con la vida del galeno.

Ahora el joven Marco Alejandro enfrenta cargos por delito de homicidio calificado y robo, ya se encuentra internado en el Centro de Diagnóstico para Adolescentes, en espera de sentencia.

El Consejo Tutelar de Menores Infractores tiene una población de 357 internos, de los cuales 331 son hombres y 26 mujeres, este año comparado al 2008 se ha registrado un incremento del 30 por ciento en delitos cometidos por menores infractores en la ciudad.

Las causas que motivan la conducta delictiva del menor, son la desintegración familiar, pobreza, violencia intrafamiliar, abandono y prostitución, por citar algunas, según expertos en la materia.

El DIF en Baja California, a través de cursos y talleres presenta programas preventivos para alejar al menor de acciones ilícitas, los cuales abordan temas como Orientación Familiar, Autoestima, Desarrollo Humano, entre otras, reveló la directora de comunicación social del DIF estatal, Claudia Zamora.

Expertos en el tema aseguran que en años pasados el menor infractor cometía ilícitos para imponer su figura, demostrar de lo que era capaz, actualmente los crímenes, robos, secuestros y abusos cometidos por menores son debido a la necesidad de supervivencia y obtener dinero fácil.

El 12 de diciembre del 2005, se publicó en el Diario Oficial de la Federación una reforma al artículo 18 constitucional de la Ley de Justicia Penal para Adolescentes, en donde se establece que solamente los menores infractores de 12 a 18 años enfrentarán un proceso penal, mientras que los menores de 12 serán sujetos a rehabilitación y asistencia social. En Baja California la pena máxima para menores infractores es de siete años.

Asimismo, existen internos en el Consejo Tutelar de Menores que sobrepasan los 25 años, edad máxima para continuar en la cárcel de menores.

Como ejemplo la sanción equiparada a menores infractores por robo de vehículo no sobrepasa el año siete meses, debido a la sanción mínima impuesta por el juez, la incidencia delictiva en robo de vehículo por menores crece día con día en la ciudad.

La señora María Elda Arreola Ruiz se presentó hace unos meses a la Procuraduría de los Derechos Humanos donde denunció maltrato psicológico y tortura física por parte de custodios del Consejo Tutelar de Menores, lugar donde su hijo pugna una condena por robo.

Para disipar dudas que ponen entredicho el digno trato brindado a los menores infractores dentro del Consejo Tutelar, Carlos Castro, director de comunicación de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, aseguró el excelente trato que llevan con la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

"Con seguridad puedo decir que no hay ninguna denuncia realizada por los internos del Consejo Tutelar de Menores referente a tortura, pues la PDH seguido visita las instalaciones del Centro de Diagnóstico, entrevista a los internos y hasta el momento no hay alguna denuncia sobre tortura".

Una madre de familia que prefirió guardar anonimato, aseguró a este diario los malos tratos que ha recibido su hijo, quien ingresó al Consejo Tutelar apenas este martes, "Mi hijo fue ingresado con mentiras por los "pepos", lo acusan de robo pero él sólo caminaba en Villa Fontana, no me han dejado verlo, otro muchacho que salió del Consejo me pasó el recado de mi hijo, que le llevara una cobija y le diera comida porque no le han dado nada de comer", expresó con lágrimas la progenitora.

Sin embargo, esta situación causa incongruencia por parte de las autoridades estatales, quienes basados en la Ley de Justicia Penal para Adolescentes en el estado de Baja California, artículo 17 apartado XVI estipulan no recibir castigos corporales ni mucho menos ser recluidos en celdas oscuras que atenten en la psicología del menor.

EL SOL DE TIJUANA se dirigió al Consejo Tutelar de Menores, para buscar un acercamiento con la directora del centro para adolescentes, Blanca Garza, quien indicó no tener tiempo ni mucho menos la facultad para dar declaraciones, "no podemos rendir declaraciones, para eso hay un departamento de comunicación en Mexicali, me retiro porque no hay tiempo"

La Secretaría de Seguridad Pública Estatal indica que parte de la incorporación de menores al crimen organizado es el pago mínimo que se les otorga por su "servicio", ya que por lo regular un menor que logra cruzar droga a Estados Unidos se gana aproximadamente 70 dólares, mientras que un adulto cobra más de 500 dólares por cruce.

Otra de las razones es la pena mínima que se da a los menores infractores por los hechos ilícitos.

Por su parte, la directora de comunicación del Injuve, Esther Mejía, informó "Un fenómeno que ha desatado violencia en adolescentes, principalmente estudiantes de secundaria, son los famosos narcocorridos, los cuales abundan hechos como trafico de drogas, asesinatos y dinero fácil, estos temas son tan comunes que se toquen en fiestas privadas, tardeadas, o bien sirven de fondos musicales en redes sociales como Myspace, Facebook, Hi5, donde el adolescente se siente identificado".

Como una medida de prevención el Instituto de Juventud de Baja California (Injuve), llevará a cabo el programa Prevención de Conductas de Alto Riesgo, con la finalidad de sensibilizar la conducta del menor.

La incidencia delictiva en menores ha crecido, la polémica se desata día a día, al ver familiares de internos del consejo tutelar, demandando los abusos y maltratos que son victimas los menores recluidos, si bien es cierto el cumplir una sentencia no es un premio, se paga la penitencia por nuestros actos.

Ahora sólo queda dar seguimiento a los programas preventivos que lanzan algunas dependencias de los tres niveles de gobierno, no sin antes la educación proyectada por los padres de familia a los hijos es otro tema para profundizar.