Justicia
Fallece motociclista en accidente
El Sol de Tijuana
17 de septiembre de 2009

por Manuel Cordero

Tijuana.- Mientras que el operador de una motocicleta pereció de forma súbita al estrellarse contra un poste de concreto que era sostén de lámparas y cables del alumbrado público, un peatón corrió igual suerte al tratar de cruzar la Vía Rápida Oriente y ser atropellado por un vehículo cuyo conductor apeló a la fuga.

En el primero de los casos se trata de un individuo no identificado de alrededor de 25 años de edad, mismo que la noche del martes transitaba con excesiva velocidad sorbe el Libramiento Salvador Rosas Magallón, a bordo de una motocicleta Yamaha 2007 en dirección de Norte a Sur.

A la altura de la colonia Pedregal de Santa Julia, en la delegación San Antonio de los Buenos, al tomar una curva cerrada perdió el control del manubrio a la extrema derecha para salirse de la superficie de rodamiento y tras de trasponer el camellón central se proyectó brutalmente contra el poste de concreto.

Luego siguió su trayectoria efectuando múltiples tumbos por más de 50 metros y en el percance sufrir una muerte fulminante.

Como características físicas sólo se aporta como de complexión delgada, tez morena, de 1.70 metros de estatura; vestido con un pantalón de mezclilla de color azul, camisa a cuadros verde y blanco, así como zapatos tenis negros.

El restante fallecido es de aproximadamente 30 años de edad y su muerte se documentó a los primeros minutos de ayer al ser arrollado sobre la Vía Rápida Oriente, entre el callejón Aviación y puente Cuauhtémoc, en la Zona del Río.

El encargado de accidentes de tránsito deduce que el vehículo "fantasma" que lo impactó circulaba sin limitar la velocidad en dirección al poniente y sorpresivamente el finado de forma temeraria se atravesó a su paso, por lo que fue lanzado a cuando menos 15 metros de distancia.

Indica que al momento del accidente no hubo persona alguna que lo atestiguara por lo que se desconoce totalmente las características del vehículo que lo atropelló, ya que el chofer del mismo siguió su trayectoria.

En cuanto al fallecido anota que se desconoce su identidad debido a que no portaba documento alguno y sólo aporta que se trata de un desconocido de complexión regular, tez morena clara, de 1.70 metros de estatura y vestía un pantalón de color negro, carente de camisa y zapatos tenis blancos.

En ambos casos se apersonó el agente del Ministerio Público del Fuero Común para llevar a cabo la fe ministerial de los cuerpos y disponer el traslado de los mismos a la morgue del Servicio Médico Forense para la necropsia de rigor.