Baja California
Abren vialidad de la colonia San Luis a la circulación
RAÚL Meza Orozco delegado en Sánchez Taboada.
El Sol de Tijuana
16 de febrero de 2009

por Fernando Barroso

Tijuana.- Luego de sacar del canal pluvial y del lecho del arroyo un total de 3 mil 400 m3 de arena y material diverso que colapsó ambos, se abrió la vialidad de la colonia San Luis, a la circulación, pero no será hasta que pasen las lluvias en que se repare a la totalidad el ´cráter´ que ahí se creó, declaró el delegado en Sánchez Taboada.

Raúl Meza Orozco, titular de esa delegación informó ayer por la tarde a este medio que con la ayuda de varios desarrolladores de vivienda y del mismo ayuntamiento se desazolvó el cañón pluvial de la colonia San Luis.

"Hasta ahorita llevamos mil 800 m3 de material que habían colapsado el canal pluvial".

Segundo, en el lecho del arroyo, había ya mucho material, entre arena, piedras y demás, acumulado, por lo que se sacaron un mil 600 m3 , que se suman a los escombros del canal pluvial.

"Para protección del ´crater´ que se hizo con las lluvias, y con la colaboración de personal de la Cespt se pusieron gaviones para la protección de la tierra, para que no siga agrandándose y que sirva de protección para las redes de agua del drenaje pluvial", expuso el delegado en la Sánchez Taboada.

En una tercera acción, se rehabilitó la red de agua potable (de 4 pulgadas) que se había interrumpido para suministrar el servicio a la colonia San Luis.

Y es que como se rompió la tubería, los residentes quedaron sin el servicio, pero ya quedó rehabilitado.

"Ya habilitamos el acceso a la calle Bolaños Cacho, al hoyo, al ´crater´, le metimos tucuruguay para que las cien familias que se quedaron incomunicadas tuvieran acceso".

El trabajo ha sido realizado por personal de Servicios y Obras Públicas del municipio de Tijuana y de la Secretaría de Desarrollo Urbano y la CESPT.

Se hizo una protección con costales de arena para prevenir los taludes de tierra y así evitar el debilitamiento de las paredes, por las lluvias, pero las obras no han terminado en su totalidad hasta que pasen las lluvias y permitan finiquitar estos trabajos, apuntó el funcionario municipal, Raúl Meza Orozco.

El problema se originó, afirmó el delegado "en la parte de arriba está el fraccionamiento Urbi Villa, con dos secciones grandes".

Al poblarse la zona de la cima del cerro, la tierra, argumentó el funcionario, no tuvo la capacidad de absorber el agua, luego entonces, aguas abajo las corrientes fueron más grandes, por lo que arrastró tierra, piedras y arena y llenó el cajón pluvial y ahí se propició la socavación natural frente a los cien vecinos afectados.

Aunque el delegado Meza Orozco afirma no haber ningún culpable al respecto de esta problemática, por un lado quedan al aire las interrogantes sobre si la empresa desarrolladora en mención hizo los estudios pertinentes para evitar estos daños, y segundo, la posible falta de mantenimiento del gobierno municipal a esta zona.