Policiaca
Niño de Tres Años Bestialmente Asesinado
Ulises Aminabad Caballero Cervantes, presunto responsable de dar muerte a golpes a un niño de tres años de edad. Foto: Luis G. Castllo/El Sol de Tampico.
El Sol de Tampico
2 de mayo de 2008

Luis García Castillo

Ciudad Madero, Tamaulipas.-Un niño de tres años de edad fue brutalmente golpeado hasta la muerte en la colonia Miramápolis y enterrado en el baño de la casa en donde estuvo por un año, hasta que esta semana se puso al descubierto el bestial crimen cuando la madre denunció los hechos al Ministerio Público Investigador.

Hasta el momento se encuentran detenidos bajo investigación un sujeto y dos mujeres, una de ellas la madre del menor, quienes se acusan unos a otros.

El comandante de la Policía Ministerial Urías Gilberto Reyes Mar, informó que hace algunos días una mujer de nombre Isabel Guadalupe Laurean Martínez, de 24 años de edad, interpuso una denuncia por el delito de homicidio en agravio de su hijo José Daniel Laurean Martínez, señalando a un sujeto con el que vivía, de nombre Ulises Aminabad Caballero Cervantes, de 26 años de edad, residente de la calle Golfo de México 778 de la colonia Miramápolis.

"Las investigaciones iniciaron y logramos ubicar al presunto responsable y a una mujer de nombre Erika Aguilar Cuervo, quien compartía la vivienda con el acusado y la madre del menor, siendo presentados ambos para investigación, obteniéndose en los primeros interrogatorios la confesión de los implicados", dijo el jefe policiaco.

Amplió que Ulises y Erika vivían juntos en el domicilio desde hace tiempo procedentes de Naranjos, Ver., cuando llegó al lugar Isabel Laurean con su hijo a quien le dieron asilo, pues la conocían por ser del mismo pueblo.

Con la convivencia y la adicción a los enervantes que compartían, el sujeto sostenía relaciones sexuales con ambas mujeres cuando se encontraban intoxicados siendo este el detonante del maltrato que le dieron cada que el menor hacía un berrinche.

HOMICIDIO

Según la denuncia interpuesta por la madre del pequeño, el tipo golpeaba a su hijo y lo azotaba con un cable y cuando ella trataba de impedirlo también era agredida, además de amenazar con matarla si lo denunciaba a las autoridades.

Fue una noche de abril del 2007 cuando el niño lloraba al parecer porque tenía hambre, el tipo se desesperó y golpeó al menor de manera salvaje además de azotarlo hasta que el pequeño no resistió más y murió.

El infante fue llevado a la cama en donde estuvo un par de horas, mientras Ulises pensaba qué hacer llevándolo después al refrigerador en donde lo guardó por otras cuatro horas, mientras excavaba en el baño de la planta baja una tumba para esconder el cuerpecito de la criatura a 1.20 metros de profundidad.

"Cuando lo vi tirado me le quedé viendo un rato, lo levanté y lo llevé a la cama en donde lo acosté y después lo metí en el refrigerador y escarbé en el baño donde lo enterré sentado y lo tapé con tres placas de losa, pero yo no lo maté, lo mató su madre", narraba fríamente el presunto responsable.

En la denuncia interpuesta por la mamá del niño, la mujer refiere que después de esto vivió privada de su libertad por todo este tiempo hasta que la semana pasada logró escapar para dirigirse al Ministerio Público e interponer su denuncia.

Sin embargo, cuestionada sobre los hechos, Erika Aguilar Cuervo dijo que ella se dio cuenta de lo que había pasado pero por temor a ser detenida no denunció los hechos, apoyando la versión del detenido asegurando que él no fue quien mató al niño, señalando a Isabel Guadalupe Laurean.

EXHUMACIÓN

Con la confesión de Ulises Caballero y Erika Aguilar, el Agente del Ministerio Público, personal de Servicios Periciales y Forenses y agentes investigadores al mando del comandante Reyes Mar, se dirigieron al lugar de los hechos en donde el tipo señaló el lugar en donde poco después de las 16:00 horas de ayer jueves, se iniciaron las labores para la exhumación del cuerpo.

Complicadas fueron las maniobras para desenterrar al niño, pues el tipo había colado tres losas en el baño para evitar el olor al exterior y después de pasar el concreto los trabajos fueron minuciosos.

El personal de periciales portaba equipo especial para protegerse de los gases que emanaban del cuerpo en descomposición hasta que pasadas cuatro horas y media localizaron a la criatura que se encontraba sentada, siendo trasladada al forense para que se le practique la autopsia de ley.

Mientras tanto, agentes ministeriales mantienen retenidos a los tres implicados en este homicidio para que en las próximas 48 horas se determine el grado de responsabilidad de cada uno y sea consignado el caso al juzgado en turno.