Sinaloa
"¡Saliste con tu domingo 7!"
El domingo inspira muchas historias; hasta obras de teatro, como la del cartel alusivo.
UNA VIEJA HISTORIA:



El Sol de Sinaloa
7 de noviembre de 2010

por Antonio Velázquez Zárate

Culiacán, Sinaloa.- Hay detalles de la vida que siempre tendremos bien presentes; uno de ellos es el hecho de que nuestros padres y abuelos, nos hablaban mucho mediante dichos y refranes, por una parte para frenar la palabrota ofensiva" y por otro para darse a entender de forma diferente. Al vez en primera instancia no entendíamos bien a bien el significado de las palabras, pero sí estaba bien claro que el mensaje si lo captábamos.

"Ve a la tienda por un litro de leche y pobre de ti que metas la pata y pierdas el dinero o bien "no vayas a salir con tu domingo siete". Era exactamente lo mismo: el mensaje era no cometer errores. Esta última frase es aún muy común cuando la hija de familia les informa a sus padres que está embarazada.

¿Y sabe qué? Hoy es domingo siete. Ya no habrá más este año. Los hubo consecutivamente en febrero y marzo y el 2011 sólo habrá un domingo 7, en agosto.

Pero, ¿qué hay sobre esta fecha? ¿De dónde viene el dicho y por qué?

Todos los sitios hablan de lo mismo.

El dicho popular que se refiere a "salir alguien con su domingo siete" tiene sus raíces en una antigua leyenda un tanto inocente.

*Erase una vez dos compadres, uno rico llamado Cosme y otro pobre llamado Beto; el pobre era tan pobre que a veces tenía que recurrir a la ayuda de su compadre; pero éste era bastante avaro y siempre le ponía miles de "peros" para no aflojarle ni un centavo.

Un día el pobre salió en busca de trabajo pues las necesidades eran muchas y los dinerillos pocos... pero esta vez salió con un rumbo distinto al de siempre.

- "Puede que me cambie la suerte" - pensó y se puso en marcha.

Anduvo hasta casi la oración (crepúsculo) y ya perdía las esperanzas cuando a lo lejos divisó un rancho....

Al llegar comprobó que estaba abandonado y decidió volverse antes de que anocheciera. De pronto sintió que venía gente. El susto lo hizo dar un salto y se escondió en un tirante del techo.

La historia continúa así: eran unos paisanos que él nunca vio. Entraron en la casa, prendieron un fueguito y entre vino y vino comenzaron a cantar: lunes y martes,

y miércoles tres, jueves y viernes, y sábado seis...

La reunión se iba animando cada vez más y se largaron a bailar, siempre con los mismos versos.

Luego, sucedió esto: el pobre Beto se divertía de lo lindo pero con el pasar de las horas y siempre la misma canción se comenzó a aburrir entonces cuando los cantores llegaron a "sábado seis", él gritó: a las cuatro semanas se ajusta el mes....!

Los hombres pararon de cantar; miraron al lugar desde donde salió la voz y dijeron: - Baje, amigo, ¿qué hace allí?...

- Los oí llegar y me asusté.

- No se preocupe compadre, le estamos muy agradecidos porque nos ayudó a alargar un poco nuestra canción - y en recompensa le dieron una gran cantidad de dinero en oro.

Al llegar a su casa pasado de contento, Beto le dijo a su mujer que fuera a los de Cosme a pedirle prestado una balanza para medir las onzas regaladas.

Cosme, intrigado por el pedido, untó un plato de la balanza con grasa con la intención de que un poco de lo que fuera pesado quedara en el plato. Al regresar el aparato, notó que en la grasa había polvo de oro y fue inmediatamente a lo de Beto y le preguntó:

- ¿De donde has sacado oro?

Mientras Beto le contaba, Cosme planeaba hacer lo mismo para ampliar sus arcas; y así lo hizo... fue al mismo rancho, se trepó en la misma viga y llegaron los gauchos cantores que prendieron fuego y descorcharon los vinitos y entonaron:- Lunes y martes, y miércoles tres, jueves y viernes, y sábado seis, a las cuatro semanas se ajusta el mes...

La repetición del canto empezó a impacientarlo y cuando llegaron a "sábado seis" pegó el grito:

-¡Falta domingo siete!

Los paisanos enardecidos bajaron a Cosme de la viga y en cuanto empezaron a propinarle una paliza, éste logró zafar y salió como alma que lleva el diablo.

La historia se propagó como un secreto a gritos y así cuando alguien dice algo inoportuno se exclama: "¡ya salió con un Domingo Siete!".

Entonces cuando a alguien le dicen: saliste con tu domingo siete quiere decir que queriendo hacer una gracia descompuso todo, a veces se usa en sentido sarcástico. Esta frase se usa mucho para decírsela a una muchacha que resultó embarazada sin proponérselo, o en el peor momento.

Aunque existen varias versiones; argentina, mexicana y costarricense, tienen el mismo significado...

¿Y a ustedes les han salido con su domingo 7?