Sinaloa
La nueva ley, privilegia la Cultura en Sinaloa: SJG
Sergio Jacobo Gutiérrez, director del Instituto Sinaloense de Cultura.
Lo prueban los resultados obtenidos
El Sol de Sinaloa
11 de octubre de 2010

por Antonio Velázquez Zárate

Culiacán, Sinaloa.- Los beneficios recibidos para la cultura en todos los rubros han sido tan diversos en la actual administración, que resultó difícil para el titular del Instituto Sinaloense de Cultura, Sergio Jacobo Gutiérrez, definir el grado de importancia de cada uno, sin embargo, ponderó en mayor grado los programas enmarcados dentro de la difusión artística así como la aprobación de la Ley de Cultura, por parte de la cámara local que hizo posible elevar el quehacer cultural a la instancia de instituto.

Jacobo Gutiérrez, accedió a esta entrevista para un recuento de los hechos, que medidos en palabras no representan, desde su punto de vista, todo el valor de su impacto en la sociedad sinaloense. El director del ISC, resumió lo anterior en una sola frase, que bien pudo ser el remate de la entrevista, pero lo mencionó sin titubeos de entrada en la plática: "la cultura en Sinaloa, es privilegiada".

Con vehemencia en su tono de voz y en sus gesticulaciones, nuestro entrevistado abordó uno a uno los programas estratégicos y sus acciones para favorecer y fortalecer la cultura con la mira puesta en el ciudadano común, es decir, más allá de los artistas y docentes que la divulgan y que ya tienen la ventaja de ser parte de su entorno, también favorecido por el apoyo a la cultura.

"El propósito del gobernador, Jesús Aguilar Padilla, en el Plan de Desarrollo Estatal, define entre sus objetivos diseminar, llevar la cultura a todos los rincones del estado, en una palabra: desentralizarla, que no fuera sólo privilegio de la capital ni de las grandes ciudades, sino también de las comunidades más pequeñas, con baja densidad de población, para ello -explicó- dentro de la estrategia de la difusión artística se implementaron varios programas que luego de 6 años arrojan el doble de eventos".

En primer lugar se trabajó con el Programa Arte Móvil, mediante la adquisición de dos trailers equipados para convertirse en todo un escenario para la presentación de compañías artísticas, tanto de danza como de teatro. "Ha sido la mejor forma -dijo- de llegar a ese tipo de comunidades.

Otro programa novedoso fue el llamado Festival Pueblos Mágicos y Señoriales, cuya intención ha sido fortalecer las acciones de la Secretaría de Turismo del estado, ofreciéndole a los visitantes mediante las compañías del instituto la cultura y costumbres de nuestra entidad.

Otro más es el programa Aformarte, cuya característica especial es, con el apoyo de la Secretaría de Educación Pública y Cultura llevar montajes muy didácticos a las escuelas de preescolar y primarias con una sola intención: crear nuevos futuros públicos y fomentar las artes para el nacimiento de nuevos valores.

Pero además, dentro de esta estrategia de la difusión artística se consolidaron acciones como el festival infantil, de rock, el festival juvenil, el de guitarra, La Feria de las Artes y el festival Internacional "José Limón".

Otra estrategia que recibió beneificos sin precedente fue la Educación Artística y Capacitación, sobre todo con la creación de la Escuela Profesional de Música y Danza, cuando antes eran simplemente talleres libres, que cuando sin duda fueron muy valiosos ya no llevaban las expectativas de la cada vez más exigente grey artística. En este asunto, Jacobo Gutiérrez, el avance fue cualitativo, con alto nivel de calidad, porque de ahí han surgido nuevos artistas.

Todo esto se ha visto apoyado con la creación o remodelación en su caso de centros de arte como el Centro Cultural San Lorenzo, la Casa Peiro en Pericos y el Centro Sinaloa de las Artes, este último hoy por hoy el templo de artistas profesionales, porque ahí cuentan con capacitación continua y un espacio para su creatividad.

"Ellos sí son profeta es su tierra", dijo convencido Jacobo Gutiérrez quien mencionó, por su importancia, los convenios de trabajo con el Centro Cultural de Segovia, España, con cursos de nueva tecnología aplicada al arte.

Luego mencionó la frase Programa de Patrimonio Cultural, tal vez inadvertido porque no se ve ya que su línea de acción es elaborar un inventario cultural con el apoyo del INBA y del INHA, no sólo de espacios públicos como las bibliotecas, sino de los quehaceres de los artesanos sinaloenses, qué hacen, cuántos son y dónde están. En el mismo tenor están entre los bienes culturales declarados de bienes y servicios bajo el régimen de protección, por ejemplo el juego del hulama, cuya primera declaratoria casi está al punto.

En este punto, habló sobre algo que a todos nos debe entusiasmar, porque gracias al programa Sinaloa un Estado de Lectores y a sus estrategias, círculos y salas de lectura, éstos aumentaron de 10 a 200 en todo el estado, provocando que 10 mil niños entraran a la dinámica de la lectura, mucho más allá del ámbito escolar.

En este mismo tema, mencionó el programa llamado Beca al Lector, que consiste en darle dinero en efectivo a niños y niñas que concursando en Proyectos de Lectura y sean ganadores, para adquirir libros.

Una cuarta estrategia es la relacionada con el sistema de becas, nunca antes tan benévolo, mediante programas como el programa de becas de co-inversión, se trata de partidas en efectivo personales o para compañías, cuya pretención es llevar su arte a nivel nacional internacional, como ya se han dado a países como Italia y Taiwan. En este ramo también se han implementado nuevos premios para estimular el trabajo de los artistas y en otro programa más llamado Letras de Sinaloa, entre cuyas estrategias destaca la Feria del Libro en Los Mochis, tiene el objetivo de potenciar a las nuevas generaciones.

Mucho de todo esto ha sido posible, afirmó Jacoboco Gutiérrez, gracias a la aprobación de la Ley de Cultura, que a propuesta del gobernador aprobaron por unanimidad todas las fracciones parlamentarias, porque a partir de ahí, con la autonomía que le dio esta nueva personalidad jurídica se pudo tener más campo de acción para la gestión, contar con una normatividad y en general fortaleció las atribuciones del hoy instituto.

En este punto, enfatizó que desde luego quedarán tareas pendientes, pero se ha trabajado para dejar el camino allanado para que la próxima administración y la nueva legislatura continúen la tarea apostándole a la cultura cuyo apoyo económico, gracias a la ley aprobada ya no quedará en el aire, porque será una obligación y no menor a la actual.

Desde luego y ya para finalizar, Jacobo Gutiérrez, no dejó pasar el último hecho: la remodelación del Centro Cultural Genaro Estrada, el que, desde su construcción hace 30 años no había sido objeto de una remodelación sustancial, con un costo de más de 30 millones de pesos y que le dará, tanto al teatro "Pablo de Villavicencio" como a la galería de arte, no sólo otra imagen, sino la oportunidad de eventos culturales de mayor importancia.

En este aspecto, quedará dentro de plan maestro de remodelación, meterle mano tanto a la escuela de arte José Limón como al edificio administrativo, tarea a la que se tendrá que avocar la próxima administración.