Policía
"Encapuchados" ejecutaron a conocido empresario
Foto: El Sol de Sinaloa
El Sol de Sinaloa
20 de noviembre de 2009

Rubén Márquez S.

Culiacán, Sinaloa.- Cuatro sicarios "encapuchados" sorprendieron ayer en la mañana a un empresario automotriz cuando éste intentaba abordar su camioneta en el estacionamiento del Parque Sinaloa en la ciudad de Los Mochis, y delante de su mujer lo "ejecutaron" con ráfagas de "cuerno de chivo" y escaparon en una vagoneta tipo Caravan blanca.

El asesinato ocurrió en presencia de varios testigos oculares, incluso delante de un Agente uniformado de la Policía Municipal, al que sometieron los pistoleros al obligarlo a tirarse de bruces al suelo, mientras que al otro extremo del parque el Jefe de la corporación, Genaro García Castro, realizaba sus ejercicios matinales.

Los sangrientos sucesos se desarrollaron a escasos minutos de las 08:00 horas de ayer en el Parque Sinaloa, el cual se localiza en el centro de la ciudad de Los Mochis, y la nueva víctima de la imperante "ley del gatillo" resultó ser quien en vida llevara el nombre de Víctor Mendoza Armenta, propietario de "Autos Mendoza".

El señor Mendoza Armenta había acudido al parque a ejercitarse en compañía de su mujer, y fue precisamente cuando se retiraba del lugar e intentaba abordar su camioneta Dodge Ram blanca de modelo reciente, cuando los pistoleros llegaron y a sangre fría lo "ejecutaron" a balazos.

Respetaron la vida de la fémina, quien sufrió una fuerte crisis nerviosa al ver morir a su esposo a manos del cuarteto de "encapuchados", los que tras el mortal atentado escaparon impunemente, llevándose el arma del policía que sometieron para evitar que interviniera mientras cometían el mortal atentado.

El empresario automotriz quedo sin vida al costado izquierdo de su camioneta con múltiples impactos de bala en el cuerpo de "cuerno de chivo".

A los minutos se apersonó en el lugar el director de Seguridad Pública Municipal de Los Mochis, atraído por la estampida de detonaciones de arma de fuego, solo para confirmar la muerte del empresario, y aunque de inmediato ordenó un fuete despliegue policiaco en la zona, de los matones ya no se supo nada.