Opinión
Lic. Tomás Kemp
¿Olivares, noqueador?... Puro Ca... Dice Chucho Castillo

El Sol de San Luis
23 de octubre de 2008

* "Estar contentos con lo que tenemos es la mejor riqueza". (REFLEXION).

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- El box no le gustaba, pero tuvo la gracia divina que le dio Dios y bajo el amparo de la Santísima Virgen de Guadalupe lo convirtió en campeón de México y del mundo, además de quitar lo invicto a uno de los peladores más queridos de la afición, estando contento porque sin ser nadie logró popularidad, riqueza y sobre todo paz espiritual en su corazón, porque ha logrado vencer las tentaciones mundanas.

Chucho Castillo, de 64 años de edad, del poblado de Valle de Moreno, Guanajuato, de cuna humilde, casado y con cinco hijos de familia es este grandioso boxeador que se ganó la simpatía de los "toluquistas", porque vengó al gran ídolo popular cuando destronó a José Medel del título nacional gallo, pero obtuvo desprecio cuando quitó lo invicto y el campeonato mundial al nuevo ídolo Rubén "Púas" Olivares.

Vive desahogadamente gracias a los miles de pesos que ganó y supo invertir en el comercio de ropa y algunos departamentos, evitando caer en las drogas como otras glorias del pugilismo, Carlos Zarate, quien está en rehabilitación, Rodolfo "Gato" González, recluido en el presidio por doble homicidio, Rabanales quien tiró su fortuna en el alcoholismo, etcétera.

Chucho no es hipócrita. Sí le entra "al chupe", pero con medida y amigos positivos, siendo Jesucristo y la Morenita del Tepeyac su fuerza y su luz para no perderse en las tinieblas.

He entrevistado en muchas ocasiones al ex campeón nacional y mundial de los 53.500 kilos. Siempre sencillo y modesto, aunque ahora pasado de peso. Hoy lo recuerdo porque hace 38 años logró la hazaña de derrotar a Rubén Olivares, quien ahora brinda ayuda a los alcohólicos en desgracia, como lo hizo con Romeo Anaya "El Lacandón" quien es entrenador en Tabasco y vive alejado del vicio.

Castillo fue campeón universal al imponerse por nocaut en el decimocuarto round por una cortada en el ojo izquierdo a Olivares, en el "Forum" de los Angeles, California, el 16 de octubre de 1970, ganando más de un millón de pesos, siendo su mejor bolsa en los catorce años que permaneció en el box profesional. El éxito nunca lo mareó, como sucede con muchos pugilistas. Por eso fue un valiente tanto arriba como abajo del ring.

Castillo y Olivares se enfrentaron en tres ocasiones. La primera, fue el 18 de abril de 1970, en los Angeles, California, bajo la promoción de Parnassus, quien siempre apoyó a los boxeadores mexicanos que tenían carisma, porque eran imán de taquilla siendo el primero Raúl "Ratón" Macías, otro ídolo respetado que llegó a cobrar cincuenta mil dólares la vez que peleó con el francés Alphonse Halimi, el 6 de noviembre de 1957, siendo la "Noche Triste" porque sorpresivamente perdió.

En la primera contienda Olivares ganó decisión en 15 rounds (ahora las peleas de campeonato son a 12). El discípulo de don Arturo "Cuyo" Hernández (Q.E.P.D.) no convenció y el empresario sabedor de que volvería a llenar el "Forum" montó la revancha y fue cuando Castillo ganó claramente al "Púas", a quien en varios rounds hizo que se le doblaran las piernas a punto de irse a la lona. Fue en octubre de 1970.

La afición no quedó contenta y pidió el tercer combate. Se hizo el 3 de abril de 1971 en el mismo "Forum" y Rubén con excelente condición física dio una lección de boxeo con la mano izquierda al alumno de don Eleuterio "La Coneja" López (Q.E.P.D.) recuperando el cetro. Castillo deportivamente aceptó la derrota.

Opiniones sobre Olivares ya las ha comentado Castillo, pero la última vez que lo traté en Cancún, Quintana Roo, durante el homenaje a ex campeones del Mundo que organizó el C.M.B que preside el estimando licenciado don José Sulaiman, el guanajuatense dijo con chispa, todo sin resentimiento:

-¿Reconoces que Olivares te superó en los encuentros que tuviste?

"¡Puro cabrón...! ¿Noqueador?... Nunca pudo conectarme solidamente ni siquiera enviarme a la lona y eso que decía que me iba a fulminar en los primeros asaltos, aunque le reconozco su valor y hablo con base por los tres combates que tuvimos y nunca me pudo noquear".

-Entonces, ¿aceptas que es un valiente?

"Sí porque me aguantó mis bombazos, mi pegada es muy fuerte y ahí está mi récord donde demostré que puse fuera de combate a conocidos noqueadores. Por eso al "Púas" le reconozco que es de huevos, sorprendiéndome a mi mismo, porque cuando lo conectaba creía que se iba a la lona y el cabrón no caía y nunca rehuyó al cambio de golpes. Por eso mi reconocimiento".

-¿Son amigos?

"Claro que sí".

Un joven que estaba escuchando muy atento interrumpió la platica diciendo... "¡Chucho!, Rubén es tu papá". "¿Qué dices? -respondió con voz fuerte y enfurecido- ¡Cabrón... Entrale... tu y Rubén". "¡De pendejo!", y emprendió pavorosa huida el seguro admirador de "El Púas" quien fue campeón mundial gallo y pluma mundial.

Me miró disgustado, pero ese mal momento lo calmó con exquisita bebida acompañando al ex campeón mundial por el instante amargo que le hizo pasar el fanático del noqueador de la colonia Bondojo.

Castillo conquistó el título gallo de México el 29 de abril de 1967 en la arena "México". Le dio la revancha al "Huitlacoche" el 30 de septiembre de 1969 en Ciudad Juárez y le volvió a ganar. Su campeonato nacional lo defendió exitosamente ante el que fue tremendo fajador, Miguel Castro, el 26 de noviembre de 1967, en Ciudad Juárez, fulminándolo en el sexto. El 14 de mayo de 1968 también en Ciudad Juárez ante Memo Téllez "El Fraile", decisión, Rafael Herrera, actual presidente de la H. Comisión de Box en el Distrito Federal, en Monterrey, el 15 de febrero de 1969 noqueándolo en el tercero. Posteriormente, renunció al cetro para disputar el mundial a Olivares.

Castillo sólo hizo una defensa siendo la revancha y segunda contienda con Olivares. También fue campeón gallo de Norteamérica venciendo por segunda vez a Rafael Herrera en Inglewood, California, el 23 de agosto de 1971, ahora por puntos. En diciembre de 1968 antes de enfrentar a Olivares disputó el campeonato universal al australiano Lionel Rose, en Los Angeles, California, perdiendo por decisión dividida armándose tremenda bronca en "El Forum".

A la edad de 18 años se inició en el boxeo de paga ganando más de cien pesos en la arena "México" perdiendo con Carlos Navarrete. Se retiró el 24 de abril de 1975 al ser noqueado en dos episodios por Danny López, ex campeón mundial pluma. Fue gran peleador pero le faltó la chispa y el carisma que Dios da a los elegidos, aunque vive contento porque sabe que el Todopoderoso le dio cualidades para figurar en el mundo de fistiana, por eso es feliz con lo que tiene, porque venció la pobreza y vicios que manchan el cuerpo. Sus rivales más difíciles fueron: Rubén Olivares, Raúl Cruz, Chucho Pimentel, Rogelio Lara, entre otros. Su récord es de 67 peleas con sólo 18 derrotas, sufrió cuatro nocauts efectivos. Se caracterizó como excelente peleador con fuerte pegada, faltándole únicamente el "ángel" para ser ídolo, pero es feliz y vive sin amarguras.

(HASTA EL PROXIMO JUEVES SI DIOS ME LO PERMITE).
Columnas anteriores
Columnas

Cartones