San Luis Potosí
Ex policía acusa a sacerdote
El ex policía Julio Ceballos, quien hizo revelaciones del crimen de Shantal González López. Foto: El Sol de San Luis.
El Sol de San Luis
23 de octubre de 2008

Lucero Aguilar

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- "A Shantal González López la asesinó el sacerdote José Carlos Contreras Rodríguez, director de la sección primaria".

La afirmación corresponde a la conclusión a la que llegó Julio Ceballos como producto de una detallada investigación del caso, que lo ha llevado a preparar un libro de próxima aparición intitulado "Shantal, asesinato en el Salesiano"

A lo largo de 150 páginas, el criminólogo desmenuza todos los acontecimientos y circunstancias que rodearon el crimen ocurrido el 20 de octubre de 2007 en el interior del Instituto Salesiano. A un año de la tragedia, con pruebas que estuvieron a la vista de los agentes investigadores, Ceballos ata cabos, restringe posibilidades, define el perfil del homicida y llega a la conclusión de que el asesino es uno de los seis habitantes de la Casa Salesiana: el único que es zurdo.

En entrevista exclusiva advierte que las autoridades saben quién es el asesino, pero obligaron a los policías a guardar silencio para proteger al colegio y a la Iglesia Católica.

Afirma que el asesinato de la jovencita no debe quedar impune, por lo que espera que los datos que aporta a la investigación sirvan para esclarecer el homicidio.

Ante la posibilidad de que rebatan su trabajo, el especialista afirma:

"Yo no sé como van a desvirtuarlo, pues lo más contundente de mi investigación es en base a documentos oficiales que se me entregaron en forma anónima", señaló.

Sin embargo, reconoce que dudas siempre van a existir desde el punto de vista jurídico, pues para afirmar que fue la persona involucrada tendría que haber estado presente y sólo lo hace indiciariamente, con un minucioso trabajo basado en peritajes criminalísticos y médico-forenses, así como testimonios, fotografías, reportes y documentos oficiales.

"Puede refutarse mi investigación, pero estoy dispuesto en primer lugar a tener un encuentro con todos los peritos, con todos los policías que fueron muchisísimos para aportar todos los datos", ofreció.

Julio Ceballos agregó que puede demostrar también que la Procuraduría General de Justicia tenía en su poder la mayoría de las pruebas "y no las vieron o no las quisieron ver y a los policías les callaron la boca y les taparon los ojos".

- ¿Qué lo impulsó a realizar la investigación sobre el asesinato de Shantal?

- Por la naturaleza de mi trabajo y de mi personalidad cuando veo un asunto importante yo por mi parte me pongo a investigar.

El asunto de Shantal me pareció muy importante por varias razones. En primer lugar, el procurador y las autoridades clasificaron el asesinato de la joven estudiante del colegio Salesiano como un asunto "muy especial" en cuanto a su dificultad para esclarecer los hechos y yo estoy en desacuerdo con ellos.

A mi especial me parece la víctima porque era todavía una niña, inocente, pero no el crimen, el cual me parece vulgar en cuanto a su motivación, en cuanto a la mecánica que se estableció, es un crimen corriente completamente.

- ¿Cómo calificaría entonces el crimen?

- En primer lugar yo calificaría el crimen de prominente, no especial. Me parece prominente porque llama mucho la atención por haber sucedido en un colegio católico y por los presuntos responsables.

- ¿Quién cree usted que mató a Shantal?

- Definitivamente fue un sacerdote. El 23 de octubre de 2007 me levanto y veo los periódicos y me llaman mucho la atención los encabezados: "Alumna golpeada y estrangulada en el Salesiano". Leí toda la información y me interesó muchísimo.

Entonces, empiezo a recabar toda la información periodística en primer lugar. Empiezo a crear un archivo, junto todos los indicios e intento colaborar con las autoridades porque si creí en primera instancia que estaban completamente desorientados, pero cuando les ofrezco mi ayuda a la procuraduría, me topo con pared.

En la primera parte del libro hago una colección de todas las crónicas periodísticas sobre el caso Shantal y que contienen las declaraciones de la policía, las cuales son pura basura. La policía no ha informado nada nuevo a partir de lo dado a conocer los primeros tres días de investigación.

Los hechos, según Ceballos

A las 8:10 am del sábado 20 de octubre del 2007 la mamá de Shantal la fue a dejar al colegio. A partir de ahí la joven salió cuatro veces del plantel: acudió a la tienda, salió con sus amigos, etc. Y la cuarta ocasión entró por última vez al colegio casi a las dos de la tarde.

Esto me parece importante porque hay un cronotanatodiagnóstico oficial que estima la hora de la muerte de Shantal. El procurador dio a conocer oficialmente que el cronotanatodiagnóstico establecido por el departamento de la oficina forense de la Procuraduría es entre las 13:00 y las 15:00 horas. Entonces estamos abriendo el paréntesis de dos horas, de 1 a 3 de la tarde.

Ahora, yo en mis investigaciones establezco un cronotanatodiagnóstico diferente al de ellos, yo lo acorto. Yo digo que fue entre las 2:06 de la tarde a las 3 de la tarde.

Y acorto el cronotodiagnóstico en una hora y fracción porque yo tengo con vida a Shantal a las dos de la tarde, tengo fotografías de ella de cuando ingresa al colegio, entonces es ilógico que para qué me extiendo dos horas si de la una a las dos no fue.

Y tengo testigos de que a las 2:01 la ven con vida a la entrada del Salesiano, al lado derecho de la entrada hay unas escaleras, ella está sentada revisando su teléfono celular. Yo, protegiendo la integridad y seguridad de los testigos, compañeros de ella, tengo el testimonio de dos menores de edad -una niña y un niño. De nombre Chuy y Amaurani. Ellos dos entran al colegio y Amaurani sostiene una conversación con Shantal, le dice: "Shantal tu como siempre de baquetona" y se sonríen.

A la derecha de la entrada del Salesiano hay unas escaleras donde está sentada Shantal. A las 2:02 una de las encargadas de la seguridad del grupo de vigilancia que contrata el Salesiano, María Galdina Flores, platica con Shantal durante 3 minutos, hasta las 2:05. A las 2:08 vienen de regreso los menores y ya no ven a Shantal.

Los tres le habían visto minutos antes en las escaleras y de ahí, en forma "fabulosa" desaparece. Quiero dejar bien en claro esto: a la entrada del salesiano hay una cámara que capta todo lo que pasa en la calle de Fray José de Arleguí y están captados todos los ingresos de Shantal y de todas las personas que ese día entraron y nunca se dieron a conocer. Yo le pregunto a las autoridades del colegio y a las autoridades oficiales por qué desde el primer día se ve que Shantal entra a las casi dos de la tarde y jamás se ve su salida.

Desde el primer momento se debió dejar perfectamente establecido que Shantal, viva o muerta, estaba en el interior del Salesiano. Jamás se debió permitir la especulación de que el asesinato hubiera sido en el exterior.

A parte de esto, todavía puedo acortar la hora del ataque y muerte de Shantal porque ella le manda un mensaje a su madre a las dos de la tarde cuando regresa al salesiano donde le dice: "ma, estoy aki en la escuela..." y esas cosas.

Ese era el mensaje para que la mamá pasara por ella. Estamos hablando de las dos de la tarde y Shantal está revisando su celular. Minutos más tarde la mamá recibe otra llamada pero no alcanza ya contestar y se da cuenta de que hay una llamada perdida. A las 2:20, le marca a Shantal, pero ya no contesta. La mamá presume que estaba descargada la batería. A esta hora, a las 2:20, Shantal ya estaba muerta o estaba sufriendo el ataque.

- ¿Cómo considera que se da la muerte a Shantal?

- Bueno, Shantal no salió, Shantal no ingresó al colegio. Lo extraordinario, significativo y sospechoso es que enfrente de donde ella se encontraba sentada en las escaleras está la puerta de acceso a la Casa Salesiana, ella no se fue para ningún lado y para mí la principal sospecha es la Casa Salesiana.

Es importantísimo para mí destacar que el Procurador General de Justicia y las autoridades que han declarado al respecto jamás hablan de una violación, hablan de una penetración sexual, pero en realidad hubo una violación espantosa. Las autoridades hablan que murió estrangulada, golpeada y que en la autopsia de ley se detecta que hubo penetración vaginal.

Fíjense las posibilidades que abre si aceptamos la declaración del procurador: Al decir que hay penetración vaginal está apartando la violación y da a entender primero que hay una relación concensuada, consentida por ella y que puede haber tenido relaciones sexuales con equis personas y después la mataron o que aceptó tener relaciones sexuales con su asesino y después la mató en pago.

Yo tengo copia del resultado de la autopsia y aun los médicos legistas hablan de penetración vaginal, pero se niegan a hablar de violación a pesar de la evidencia, de las fotografías de la autopsia que revelan el traumatismo y la violencia que acredita la violación.

Otro punto importante a destacar es que el salón de usos múltiples donde se encontró el cuerpo no fue el lugar donde la asesinaron, no fue el lugar de los hechos, falta muchísima sangre, ahí no hay sangre. Debió haber habido primero salpicaduras en las paredes frente a los vidrios de la ventana, ella tenía unos golpes terribles en la cabeza.

- ¿Con qué le golpearon en la cabeza?

- Ahí hay otra cosa en la que estoy en desacuerdo. Junto al cuerpo de Shantal se encontró una mano de metate, la mitad de una mano de metate cerca de su mano derecha.

Ella presentaba 3 golpes contundentes en la región frontal, uno al lado derecho, otro en la parte media tan fuerte que casi queda expuesto el hueso frontal y otro al lado izquierdo. Son tres heridas contundentes espantosas.

Originalmente, la mano del metate no está manchada de sangre y sin embargo quieren hacer creer que fue una de las armas homicidas, con la que la lesionaron, porque de ser así hubiera quedado maculada con sangre, pero no tenía rastros de piel, de dermis o de epidermis, que debió haber quedado contenido biológico.

Cualquier objeto utilizado como arma para golpear el cráneo hubiera quedado manchado, es la ley de intercambio, que es una ley universal, debieron quedar huellas, pero no las tenía.

Lo que le pasó a Shantal fue espantoso. Parte de mi investigación fue recrear la escena del crimen, ver la posición víctima-victimario.

Dentro del perfil criminológico que hago es que el asesino de Shantal es una persona ampliamente conocida por los alumnos y trabajadores del Salesiano porque pasó desapercibido. Considero también que Shantal lo conocía a la perfección y era una autoridad para ella. Entonces, con algún motivo inocuo le pidió que se acercara y ella confiadamente accedió.

Y después, cuando inicia la agresión ambos están de frente y ahí ocurre un detalle importante: tal fue el horror, el pánico de Shantal que se orina, entonces la escena del crimen debe estar maculada con la orina, pero no hay orina.

Shantal estaba menstruando, otra cosa importante. Presenta equimosis en ambas rodillas, lo que quiere decir que el asesino la puso de rodillas, y fue un sometimiento violento, posteriormente la puso bocabajo, eso me lo indican los hematomas que presenta en la cadera, la pusieron boca abajo y luego boca arriba, que es cuando sufre la violación, ella ya estaba inconsciente cuando la violan. Posteriormente la estrangulan ¿por qué la estrangulan? Porque obviamente que quien abusa de ella y la golpea es una persona que ella conoce, entonces por temor a ser denunciado la asesina. El violador usó un condón, ya que en la pantaleta de ella se encontró la envoltura de un preservativo.

La escena del crimen

La autoridad deja entrever que el salón de usos múltiples es la escena del crimen -continúa Ceballos-, pero eso no puede ser cierto porque ese salón tiene tres ventanales que dan a un pasillo. El cuerpo de la víctima aparece en el ventanal de en medio, cubierto con un colchón que se usa para la práctica del Tae Kwan Do. Entonces, si hubiera sido ahí la agresión, cualquiera lo hubiera visto porque todavía había gente.

Mi hipótesis es la siguiente: el asesinato fue en el interior de la Casa Salesiana. Ahí está una recámara, ahí está el lugar de los hechos. Mi investigación es muy minuciosa y relaciono al autor del crimen con el lugar de los hechos y con la víctima.

Yo reduzco las hipótesis que dice el procurador que son 400 hipótesis respecto al homicidio, lo cual es increíble y absurdo. Yo aseguro que el asesino pertenece a la institución, descarto a los alumnos y al personal de mantenimiento, ¿por qué? Porque deben haber sustraído a Shantal del lugar donde se encontraba sentada, en las escaleras.

Al único lugar que pueden haberla llevado sin que haya salido y sin que haya entrado al interior, es la Casa Salesiana. Yo afirmo que en la gente que vive en la Casa Salesiana, ahí está la clave.

Shantal jamás salió del Salesiano y la mamá vuelve a ir y pide que chequen los videos de seguridad. Desde ahí debieron darse cuenta que Shantal no salió. El mismo sábado la mamá de Shantal va al Ministerio Público a las 7 de la noche y el procurador asegura que se determinó que 8 agentes se avocaran a la investigación y localización de Shantal, y desde ahí la policía debió darse cuenta que estaba al interior de las instalaciones.

Las conclusiones de Ceballos

Ante todo ello, Julio Ceballos afirma que de las 400 hipótesis de las que habla el procurador y de los 600 probables responsables, él, con su investigación y con el perfil criminal realizado, acorta las 400 hipótesis a una sola y de los 600 probables responsables, da una lista de seis. "De ahí, cualquier persona que lea el libro sacará sus propias conclusiones", afirma.

Insiste en señalar que el grueso de la investigación está basada en conclusiones que la propia Procuraduría General del Estado hizo, pero no dieron a conocer a la luz pública.

- ¿Por qué no lo dieron a conocer públicamente?

- Supongo que porque hay intereses muy fuertes de por medio, mucho muy fuertes. En mi período de investigación, gente involucrada en la misma averiguación del crimen de Shantal me hizo llegar en forma anónima documentos importantísimos, claves, como lo son las declaraciones ante el agente del Ministerio Público de los sacerdotes Antonio Martínez Martínez, que es el director general del Salesiano; de Luis Miguel García Longoria, que es el director del bachillerato universitario; del sacerdote Francisco Zárate García, que es el director de secundaria; del padre Pedro Vallejo y del padre José Carlos Contreras Rodríguez, así como del hermano Miguel Huerta Palma, que son los seis habitantes de la Casa Salesiana.

Se me hace muy importante que el público conozca la declaración ministerial de los sacerdotes ¿por qué? Porque de ahí quiero relacionar al presunto responsable con el lugar de los hechos.

Al analizar las declaraciones de los padres y al hacerme la pregunta ¿dónde se encontraban cada uno de los sacerdotes a las dos de la tarde del día 20 de octubre del 2007, día en que falleció Shantal? Dos sacerdotes se encontraban fuera de las instalaciones: Francisco Zárate García se encontraba en el refugio Hogares Populares Pavón y el padre Luis Miguel García Longoria que se encontraba en la ciudad de Laredo, Texas. Mientras que Pedro Vallejo se encontraba en las canchas coordinando las actividades deportivas; el padre Antonio Martínez se encontraba en sus oficinas. Pero el padre José Carlos Contreras se encontraba en la Casa Salesiana, solo, completamente solo.

Las demás coartadas, de acuerdo a sus declaraciones, dicen que en algún momento entre las dos y las cuatro y media de la tarde estuvieron en la Casa Salesiana, nadie más lo refiere. Pero todas sus declaraciones son contradictorias, son inconsistentes. Nadie las comprueba. Francisco Zárate García, por ejemplo, dice que él estaba viendo la televisión solo.

Entonces, si el padre José Carlos Contreras siempre estuvo solo en la Casa Salesiana, no es consistente su declaración con la del padre Francisco Zárate García. Porque él dice que llegó a las dos de la tarde y siempre estuvo solo y se puso a ver la televisión y que fue hasta las 4:30 de la tarde que "vio pasar al padre Antonio Martínez, yo creo que iba a las canchas de futbol, pero ni siquiera nos saludamos".

Y luego dice "el padre Antonio no se vino a comer porque estaba con los papás de Shantal", otra contradicción porque todavía no se sabía lo de Shantal, pues eran las dos de la tarde. Y una serie de contradicciones. Todo eso me llevó a otra duda: ¿Dónde se encontraban ellos de 6:30 de la tarde a las 8: de la noche? ¿Todos decidieron escapar del Salesiano? No era lógico, ya que había muchas actividades y no pudieron haber dejado sin dirección las instalaciones.

Todos tenían una cortada diferente, inconsistente y eso es porque mienten. Eso me lleva a otra pregunta ¿qué hicieron después de las 8 de la noche? Aquí lo más increíble es que el padre José Carlos Contreras manifiesta: "yo después de las 7:30 que me fui a plaza Tangamanga y de regreso me fui con el padre Antonio Martínez y el Padre Pedro Vallejo a celebrar el cumpleaños de este último y estuvimos en un restaurante".

Todo eso es mentira, ya que cuando el padre Martínez declara, él manifiesta que tuvo otras actividades en el Salesiano, pero nunca menciona que estuvo con José Carlos Contreras en el cumpleaños del sacerdote Pedro Vallejo. Pedro Vallejo tampoco confirma su versión.

Ahora extraoficialmente ¿cuál es mi versión? Yo sé también que en la Casa Salesiana se hizo un rastreo hemático, se hizo una inspección ocular presumiendo la policía que los sacerdotes estaban involucrados, o alguno de los padres.

Y se supone que en el interior de la Casa Salesiana si encuentran algo de sangre, pero no se ha hecho público. Aparte, llevan un grupo canino para rastrear algún indicio y uno de los sacerdotes no sale de su recámara hasta que no limpia perfectamente y satura de aromatizante su habitación. Ese sacerdote es José Carlos Contreras.

- ¿Usted afirma entonces que el asesino es el sacerdote José Carlos Contreras?

- No puedo afirmarlo porque yo no estuve ahí, pero la prueba indiciaria y circunstancial lo hacen presunto responsable. Todo indica que es él, todo. Además hay otra cuestión: Todas las lesiones que presenta la niña en su cuerpo están de lado izquierdo. Las señales de sujeción, los golpes, los hematomas, las equimosis, las desgarraduras de la ropa, indican que Shantal sufrió el ataque de una persona muy fuerte y que tiene predominio para el uso de la mano izquierda. La conclusión es que fue un zurdo.

Lo increíble es esto: dentro de la documentación oficial que me hacen llegar, las fichas técnicas de los probables responsables, de los únicos probables responsables que también saca la policía son: el padre Luis Miguel Longoria; dentro de la ficha técnica ponen diestro, ambidiestro o zurdo. Ellos saben que fue una persona con predominio de la mano izquierda: el padre Antonio Martínez es diestro; Francisco Zárate García, diestro; hermano Miguel Huerta, diestro; ficha técnica: Contreras Rodríguez José Carlos: Izquierdo.

-- ¿Tiene miedo por su vida al dar a conocer este caso?

-- No tengo temor, pero si conozco el alto riesgo que implica una investigación de esta magnitud y el hacerla pública. Definitivamente estoy trastocando intereses muy fuertes, muy grandes.

Pero también estoy consciente que alguien tiene que poner el dedo en la llaga, alguien tiene que pronunciarse, alguien tiene que levantar la voz.

-- Con los antecedentes que tiene, reales o infundados, ¿teme que se dude de usted?

-- Antes de que me preguntes, yo quiero hacer un comentario: Yo soy una persona que me inicié en la policía a los 20 años, hace 33 años y todavía sigo siendo policía. En una ocasión, cuando me han detenido para alguna investigación, me preguntan cuál es mi profesión y yo digo que soy policía y soy psicólogo.

He querido mandar al récord de Guinnes nacional mi récord porque tengo 53 años de edad y 50 años de mi vida sometido a procesos judiciales. Se me han empalmado, obviamente, pero de todos los procesos judiciales a los que me he visto sometido, en todos me he visto absuelto. La gente sabe que mis investigaciones son serias y yo no especulo en nada, aquí están los documentos que respaldan mi investigación y están reproducidos en el libro.

Estoy consciente que se me va a cuestionar mi pasado y los procesos judiciales a los que he estado sometido, me han inventado muchas cosas, pero nadie puede poner en duda mi capacidad investigativa, yo he esclarecido muchos homicidios en una forma técnica y científica. Eso me da credibilidad.

"En San Luis Potosí la gente sabe distinguir y separar las cosas. Y estoy consciente que alguien tiene que poner el dedo en la llaga, alguien tiene que pronunciarse, alguien tiene que levantar la voz. Con las consecuencias que vengan, no me importa", concluyó Julio Ceballos.

N DE LA R: AGRADECEMOS A LA REVISTA EXPRESION SAN LUIS ESTA COLABORACION ESPECIAL.