San Luis Potosí
Balacera en el centro
El pánico se desató en el centro de la ciudad al enfrentarse elementos de la policía y gatilleros, en lo que presumiblemente fue un intento de secuestro. Foto: El Sol de San Luis.
Cuatro muertos y dos heridos en el enfrentamiento
El Sol de San Luis
30 de noviembre de 2007

Arturo Guillermo Moreno y Miguel Angel Mora

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- Un enfrentamiento a balazos ocurrido anoche en pleno Centro Histórico, en las calles Independencia y Francisco I. Madero, dejó un saldo de cuatro muertos, dos de ellos civiles y los otros dos oficiales de la Dirección de Seguridad Pública del Estado, además de dos heridos.

Los dos agentes de la misma corporación hicieron frente a una banda de delincuentes que presuntamente planeaban un secuestro.

Esta versión no fue confirmada, y por el contrario, en un comunicado entregado a una televisora local la familia García Navarro desmintió el rumor que se fortaleció porque en la escena de los hechos se vio al señor Roberto García Navarro, quien habia ido a la capilla de la Accion Catolica a la misa por el aniversario de la muerte de un familiar.

Los dos civiles fallecidos fueron identificados como Margarito Silva Martínez y Federico García Lara, quienes recibieron varios impactos de bala al parecer de R-15. Los oficiales que murieron, ambos en la clínica del IMSS de Nicolás Zapata, se llamaban Juan Manuel Vargas Pérez y Roberto Guerrero Sosa, de 35 años. De los oficiales lesionados, entre ellos un agente de Gobernación, no se dieron a conocer sus nombres.

El violento incidente, que nuevamente cimbro a la población potosina, no acostumbrada a vivir este tipo de hechos, se inicio minutos antes de las 20:00 horas.

VERSION DE LO OCURRIDO

Las versiones de lo ocurrido fueron muchas y todas confusas. En el lugar del escenario se respiraba un ambiente de miedo y zozobra y el pánico entre los curiosos, que a su modo comentaban lo que alcanzaron a escuchar o a ver.

Entre ellas se dijo que vieron cuando por la avenida Venustiano Carranza, de la plaza de Fundadores con dirección hacia la calle de Independencia, circulaban varios vehículos, lo que les llamó la atención por avanzar en sentido contrario a la circulación.

En Plaza Centro dos jóvenes narraron atemorizados que de pronto escucharon balazos, unas cinco ráfagas, que duraron unos tres minutos, lo que los hizo aventarse al interior del lugar. Muchos otros creían que se trataba de cohetes.

Uno de ellos alcanzó a ver que varios tipos a bordo de un vehículo se asomaban por el "quemacocos" y por las ventanillas de una camioneta Cherokee negra, en la esquina de Carranza e Independencia, quienes al ver a un policía de Seguridad Estatal abrieron fuego en su contra dejándolo herido.

Otra versión resalta que elementos del grupo Ercco de la misma corporación, habrían intentado interceptar la camioneta para una revisión cuando vieron el comportamiento sospechoso de sus tripulantes, y que sin detenerse abrieron fuego contra los elementos justo frente a Plaza Centro.

De ser cierto que se trataba de un intento de secuestro se supone que los delincuentes fueron cercando a la camioneta Suburban blanca, modelo 2007, placas de circulación VBB-52-37, y al automóvil Stratus blanco, modelo 2006, matrícula VAR-73-67 que ocupaban los guardaespaldas.

Presuntamente los hampones obligaron a un vehículo a dar vuelta en la calle Independencia, donde en la esquina con Francisco I. Madero los esperaba una camioneta Surburban. En la calle Madero, que se encuentra en reparación, estaba un Tsuru blanco.

Los ocupantes de ambas unidades al ver aproximarse a la Suburban y el Stratus abrieron fuego alcanzando a quemarropa a otro oficial de Seguridad Estatal, frente a Muebles Maryal.

Sobre Independencia, frente a la entrada al templo de la Acción Católica, quedaron estacionados la Surbuban y el Stratus, sin cesar el enfrentamiento a tiros entre policías y escoltas contra los delincuentes, que prácticamente acribillaron ambos vehículos, y donde quedó sin vida el escolta Federico García Lara, mientras Margarito Silva Martínez cayó frente a la entrada del mismo templo por Madero.

Se inició una persecución por Independencia, y al llegar a Galeana, otro policía estatal, en motocicleta, les dio alcance. Al emparejarse a la unidad fue tiroteado recibiendo un disparo en el rostro que lo hizo caer malherido frente a las instalaciones de la Administración de Hacienda.

Los delincuentes, a bordo presuntamente de una Suburban, una Ford Lobo F-150 y la Cherokee negra, continúan su huida seguidos por los policías, sin dejar de accionar sus armas, según los testigos.

En la avenida Juárez, a la altura de la calle República de Honduras, en la colonia Satélite, se enfrentaron a patrulleros de la unidad 1650, también de la Policía Estatal, que recibió varios impactos de arma de grueso calibre. Uno de sus tripulantes, se sabe, resultó herido.

La persecución continuó hasta el Anillo Periférico sur y la carretera a México, sin que hasta el momento de cerrar esta información se informara en qué culminó. Versiones no confirmadas citaron que al menos uno de los vehículos habría sido localizado abandonado en el bulevar Antonio Rocha Cordero y avenida de Las Artes, en la colonia El Aguaje. Es una camioneta Explorer blanca con placa VAF 1186.

En tanto, en la escena de la balacera se apersonaron elementos de todas las corporaciones policíacas, unas para acordonar las calles aledañas y otras para iniciar las investigaciones, acudiendo también militares que, así como llegaron, a los pocos minutos se retiraron.

En Independencia y Madero como prueba de lo acontecido quedó más de un centenar de casquillos R-15, mientras la Suburban y el Stratus, quedaron con los cristales destruidos y dañados de la carrocería, en las que se apreciaban claramente infinidad de impactos.

Durante las diligencias un joven que presenció parte de lo ocurrido tuvo que ser atendido por paramédicos en los portales Ipiña, al entrar en histeria. Otras personas también sufrieron crisis, pero no requirieron atención.

A las 21:20 horas hizo acto de presencia Cesáreo Carvajal Guajardo, secretario técnico del Consejo Estatal de Seguridad Pública, escoltado por una cantidad importante de policías, quien luego de inspeccionar el lugar durante unos minutos se retiró sin hacer comentarios, mientras las células de federales brillaron por su ausencia.
Galería