San Luis Potosí
Aumentan ataques de animales salvajes en zonas urbanas
El Sol de San Luis
27 de septiembre de 2012

Redacción / El Sol de San Luis

San Luis Potosí, San Luis Potosí.-Ante el incremento de accidentes donde se ven involucrados animales salvajes en zonas urbanas Protección Civil y la organización civil Tampadhum, capacitan personal para atender esas emergencias.

El primer curso se realizó en las instalaciones del Centro de Capacitación, Investigación y Operaciones de Protección Civil con el tema Manejo de Reptiles y Artrópodos Venenosos, informó el titular de la dependencia Gerardo Cabrera Olivo.

"El objetivo de este tipo de actividades es la formación de cuados en diferentes dependencias y organizaciones con responsabilidad en la protección civil para que tengan las habilidades y destrezas para atender contingencias con presencia de fauna silvestre en entornos urbanos".

Es importante que conozcan el manejo de este tipo de especies sin dañar a los animales ni se pongan el peligro ellos mismos.

Hasta el momento no existen estadísticas sobre incidentes con este tipo de animales ya que los atienden diferentes dependencias y no se ha conformado un registro conjunto.

Por tal motivo otro de los objetivos de esta actividad es la coordinación interinstitucional con el propósito de realizar un recuento de los accidentes de ese tipo que se registren.

"Los animales que en mayor medida participa en incidentes son las víboras no venenosas, tlacuaches, clérigos, zopilotes y coyotes, pero en la Huasteca también se tienen registrados incidentes con puma, jaguar y tarántula no venenosa".

No obstante lo anterior, apuntó que los más comunes y peligrosos pueden ser los encuentros con arañas venenosas como la capulina mejor conocida como la viuda negra, que se calcula se contabiliza una por cada casa, así como la araña violinista de la cual existe una por cada cuadra.

Para evitar en lo posible encuentros con este tipo de fauna, especialmente los relacionados con arañas venenosas, conminó a la población a mantener limpias sus casas, no cumular fierro ni dejar crecer matorral, y en lo posible matarlas y no tratar de atraparlas.