Nuestra Vida
Esoterismo / El cabalístico número 7
Diario de Xalapa
17 de agosto de 2009

Frank Barrios Gómez / Diario de Xalapa.

Mucha gente siente respeto y temor cuando se trata de tomar una decisión importante en su vida y de una u otra manera, todo esto se relaciona con el número 7. A esta cifra se le atribuyen poderes mágicos, ya que se supone cuando llega a embonar una situación con este dígito muchas cosas suceden.

La verdad a todo esto es que no puede ahondarse en el estudio del número 7 si desconocemos el lado opuesto de la moneda el cual vendría siendo el 3. Se trata de 2 leyes que son las que rigen desde el principio de la creación y hablar de una excluyendo a la otra, sería como conocer únicamente que sólo existe el día desconociendo todo lo que encierra la noche.

El 3 es el equilibrio. Tiene que ver con la creación, con la Trinidad, con las 3 fuerzas primarias de la naturaleza (positivo, negativo, neutro). Nada de lo que existe sería realidad si se excluye una de estas 3 leyes. También se representan como fuerza activa (positivo-varón), fuerza pasiva (negativo-mujer) y la fuerza neutra que sería la que une a estas 2 partes, la atracción.

Al escribir que la mujer representa la fuerza negativa o pasiva, esto es sólo un símbolo que debe saber interpretarse. No es que tenga que ser sumisa o que sea negativa. Es como creer que nuestra mano izquierda sea nefasta. Se necesita para el buen funcionamiento del cuerpo.

Tampoco quiero decir que el varón sea positivo, sólo está representando un polo de la energía. Ambos, negativo y positivo son necesarios para que se produzca la creación. La atracción los une y de esa unión nacen las criaturas.

Ahora que comprendemos que se llevó a cabo una creación, se hace necesario que exista un órgano que la regule para que se lleve a cabo de una manera ordenada y es aquí donde encaja el dígito 7, el cual organiza ese crecimiento para que no se produzca de una manera desproporcionada.

El número 7 es cabalístico porque si buscamos su simbología en las cartas del tarot egipcio vemos que esa lámina recibe el nombre de "El triunfo". Un triunfo que a nadie se le otorga en bandeja de plata; hay que luchar para adquirirlo y después de mucho trabajo, si se persevera puede llegar a sonreírnos.

La ley cósmica del siete recibe el nombre de "Heptaparaparshinock" y es la que regulará el que todo se lleve a cabo en un completo orden, tanto en el hombre, la Tierra y en el Universo. Cuando es violentada, de inmediato surge la naturaleza poniendo un freno para que se alcance el equilibrio.

Esto lo estamos viendo actualmente con todas las calamidades que estamos viviendo. El fuego, agua, aire y tierra son los encargados de eliminar todo lo que esté demás. Ver en los noticieros cómo los tornados arrasan poblaciones es normal hoy en día. Los incendios devastan hectáreas de áreas verdes. Los temblores derrumban edificios y el océano y ríos, abandonan sus cauces dejando desolación entre la humanidad.

La ley del 7 regula las funciones orgánicas. Son 7 glándulas importantes que rigen su funcionamiento: "gónadas, timo, páncreas, suprarrenales, tiroides, pituitaria y pineal". Siete sistemas del cuerpo humano rigen la vida: "óseo, circulatorio, simpático, linfático, piloso, nervioso y muscular. Son 7 sentidos que tiene el ser humano para percibir la vida: "vista, oído, olfato, paladar, tacto, intuición y sentido común".

Los orientales nos hablan de 7 chacras básicos que están relacionados con las glándulas endócrinas y son los encargados de conceder poderes: "Sahasrara (polividencia). Ajna (clarividencia). Vishuda (clariaudiencia). Anahata (intuición). Manipura (telepatía). Svadhisthana (salidas astrales conscientes) y Muladhara (Kundalini).

Se habla de 7 maravillas antiguas y modernas. Son 7 días que tiene la semana. Siete astros pueden verse a simple vista (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Luna y Sol). Existen 7 notas musicales. Cada 7 años, en el ser humano se lleva a cabo un cambio tanto celular como de personalidad. 7 colores son los que componen al arco iris. 7 pecados capitales son mencionados en la Biblia. Existen 7 dimensiones básicas (física, etérica, astral, mental, causal, conciencia crística y el plano del espíritu). Además de ser 7 los cuerpos que conforman al ser humano y se relacionan con cada una de estas dimensiones.

Por donde se le busque, nos encontramos que el número 7 regula todo lo relacionado con la vida. Es necesario que exista un orden para que nada se produzca de una manera desproporcionada y la ley del 7 "Heptaparaparshinock", actúa de una manera sabia para que todo crezca en su respectivo orden.

Por una cara de la moneda encontramos la creación (3) y por la otra aparece el ordenamiento (7). Con justa razón, Albert Einstein dijo que cuando Dios creó al Universo no se encontraba jugando a los dados. Sabía lo que hacía y todo debía embonar para que no existieran errores.

El hombre, como siempre, se pone a corregir lo que está hecho por la divinidad y esto, lo que ocasiona son los sinsabores por los que está pasando la humanidad, crisis a nivel mundial, calentamiento global terráqueo, enfermedades nuevas que aparecen diezmando a la población, hambrunas, guerras e inseguridad. A este paso que vamos, el panorama que se avecina para la futura generación no es nada halagador. Si no enderezamos el rumbo de nuestras acciones, la naturaleza se encargará de soltar a los 4 jinetes del apocalipsis para que se lleve a cabo esa regulación que es tan necesaria para que la vida se viva de una manera ordenada.