Puebla
Operan "casas de citas" de forma ilegal"
Al menos 20 centros de este tipo se ubican en el Centro Histórico.
El Sol de Puebla
26 de mayo de 2008

Al menos en 20 casonas del Centro Histórico se ofrecen servicios de este tipo; la mayoría trabaja a través de la "mordida"

Iván Tirzo

Operan como 'casas de sexo', pero no están reguladas con ese giro; la ley les permite funcionar como 'hoteles' o, en todo caso, como 'casas de huéspedes'. Tan sólo en el primer cuadro de la ciudad hay 20 espacios así, que los hombres ven como 'aparadores' de mujeres.

Son casonas antiguas que generalmente no tienen rótulos en sus fachadas, que están escondidas entre los comercios establecidos, y en los que se vende 15 minutos de placer sexual por tarifas que van de los 100 a los 270 pesos, dependiendo si es desnudo completo y de la posición que el caballero pide a la dama.

La mayoría carece del permiso que proporciona el Departamento de Registro y Fiscalización; los propietarios de algunos de estos confesaron -en el anonimato- que funcionan con su respectiva 'mordida' a los inspectores de la Vía Pública. "Es parte de la corrupción que se da en nuestro país, no es nada nuevo, por eso puedo tener aquí a doce muchachas", expresó uno de ellos.

Las pocas 'casas de sexo' que cuentan con la licencia de funcionamiento expedida por el ayuntamiento de Puebla están dadas de alta como 'hoteles', y son las únicas que pintan el nombre de su negocio en la fachada, como son La Terminal y El Sevilla. Hay otros como el Lux y el Colonial que optan por dejar su nombre adentro del establecimiento.

Sobre este tema, el gobierno municipal no quiso precisar el total de 'prostíbulos' que se encuentran establecidos en la ciudad de Puebla. El director del Departamento de Registro y Fiscalización, José Ventura Rodríguez Verdín, aseguró que esos datos no los tiene su departamento, cuando su jefe inmediato, Juan de Dios Bravo, secretario de Gobernación, dijo que sí le corresponde.

Generalmente, son bares como 'La Escondida' que está cerca del estadio Cuauhtémoc que tienen la autorización para fomentar la comercialización de sexo en sus establecimiento durante las 24 horas del día.

Durante un recorrido que hizo El Sol de Puebla, específicamente por establecimientos donde el único 'servicio' que se vende son 15 minutos de placer sexual de una mujer, propietarios de los mismos refirieron que no hay menos de 20 'casas de sexo' tan sólo en el Centro Histórico.

La mayor parte se encuentra en el polígono de la 4 Poniente y 18 Poniente, y las calles de la 11 Norte y 5 Norte. Aunque también sobre la 3 Sur esquina con 9 Poniente hay otro, junto a una molotería.

Algunas casonas que no están rotuladas, en las que hay entre diez y quince jovencitas de entre 18 y 32 años de edad (en promedio) son en la 8 Poniente 915, 9 Norte 602, 4 Poniente 903, 7 Sur 815 y el callejón de la 2 y 4 Poniente.

Las 'casas de sexo' no están reguladas en la ciudad de Puebla. El último reglamento que autoriza la prostitución en las calles de la ciudad de Puebla fue regulado en 1938, en el que se indica que las mujeres no pueden vestir una ropa a determinada altura de la pierna, asegura Juan 'N'.

"Como centros de prostitución no están legalizados en esta entidad, pero hay que verlo como un mal necesario, porque si no existieran se registrarían más violaciones a mujeres, principalmente en el seno familiar. Aquí vienen muchos que ya son viejos, y cuántas veces no sabemos que abusan sexualmente de sus hijas o sus nietas", manifestó Gerardo 'N'.

"Tener sexo es una necesidad como lo es hacer del baño, sólo que en esta ciudad 'mocha' en la que todos sabemos que estamos llenos de prostíbulos la mayoría se hace que no los conoce, pero que viene mucho a contratar los servicios de una mujer", expresó Toño 'N'.

En estas casas de sexo trabajan mujeres de provincia que no son de la ciudad de Puebla, que en su mayoría son madres solteras, que no están más de un mes en el mismo lugar, porque andan viajando por todo el país hasta llegar, inclusive, a Estados Unidos y que pueden regresar seis meses o un año después. La mayoría dependen de un 'padrote' que les saca una lana para recomendarlas en tal o cual lugar.

Las 'casas de sexo' son tan sólo una mínima parte de los centenares de prostíbulos que existen en la capital del estado, porque además de los bares, tables dances, hay casas de cita 'privados' que se anuncian en el periódico o en internet para ofrecer mujeres guapísimas con tarifas que van de los 600 a los 2 mil pesos.

Desafortunadamente la autoridad municipal no tiene un control sobre la proliferación de estos negocios, y si tiene un padrón tampoco lo da a conocer como fue el caso de la Dirección de Registro y Fiscalización que ocultó ese tipo de información.