Policía
Brutal Asesinato a jovencita de 15 Años
El Sol de Puebla
7 de enero de 2008

por Ozair Viveros

Sobre la investigación que inició la Procuraduría General de Justicia (PGJ) en torno al brutal asesinato de una jovencita de 15 años, cuyo cuerpo fue hallado en partes la mañana del pasado 20 de diciembre del 2007 en un contenedor de basura y un lote baldío de la unidad habitacional Xilotzingo, poco se ha dicho, sin embargo, esta casa editora tuvo acceso a un correo electrónico enviado por familiares de la ahora occisa, quienes la buscaban desde días antes.

En dicho e-mail se solicita el apoyo de la gente para localizar a la menor Yelitza Eloina Meléndez Martínez, de 15 años de edad, quien de acuerdo al correo, había sido vista por última vez el martes 18 de diciembre, en calles del Centro Histórico.

Ese día, la interfecta vestía el uniforme del colegio Sor Juana Inés de la Cruz, consistente en una falda café y suéter guinda con el escudo de la institución, según compañeros suyos de la escuela, eran aproximadamente las 19:00 horas cuando le vieron por última vez en la esquina de la 8 Poniente y la calle 5 de Mayo.

Una queja que se hace a través del correo electrónico hace referencia a la burocracia con la que se trabaja en la PGJ, pues la familia de la finada Yelitza agotó los recursos que tenía a la mano para buscarla, pero además acudieron al Ministerio Público para interponer la constancia de hechos correspondiente a la desaparición de la joven.

El representante social les explicó a los familiares que el acta carecía de validez en tanto no se cumplieran las 72 horas de su desaparición, lapso que debía transcurrir para que se le diera como "oficialmente desaparecida" y entonces pudieran intervenir.

El e-mail fue enviado minutos antes del mediodía del jueves 20 de diciembre, prácticamente 2 horas después de que fueron hallados los restos de su cuerpo en un radio de aproximadamente 100 metros, en las inmediaciones de la unidad habitacional ya mencionada. Su cabeza y tórax se encontraban en un contenedor de basura y sus extremidades superiores y parte de las inferiores en un terreno baldío.

El hallazgo lo realizó alrededor de las 10:00 de la mañana -aquel día-, un pepenador de nombre Lino Victoriano Alcántara Peña, quien al estar hurgando en los contenedores de la calle Reynaldo Cervantes Torres, esquina con avenida Las Flores, al remover los desechos, halló una cabeza humana, desprendida del resto del cuerpo.

Durante horas, personal de la Dirección de Servicios Periciales "peinó" la zona en busca de indicios que pudieran ayudar al esclarecimiento del macabro crimen, no obstante, sólo se localizaron la cabeza, el tórax, los brazos y los muslos (falta parte de las piernas, de la rodilla a los pies).

Los vecinos por su parte, aseguraron que entre las 5 y las 6 de la mañana, vieron a una pareja que caminó desde la parte trasera del estacionamiento de un negocio de la zona, atravesó el terreno y al encontrarse en la calle Reynaldo Cervantes, arrojó una maleta al contenedor de basura.

Los deudos temen que detrás del hermetismo que han adoptado las autoridades en torno al caso, puesto que ni siquiera a ellos se les han detallado los avances (si es que los hay) en las pesquisas, la dependencia oculte el poco resultado de las investigaciones y que en su momento, el caso sea abandonado como muchos otros.