México
Aprueba el Senado la Ley del Servicio Profesional Docente
Organización Editorial Mexicana
4 de septiembre de 2013


Bertha Becerra / El Sol de México

Ciudad de México.- Después de un acalorado y virulento debate de más de 5 horas, anoche pasadas las 11 de la noche, con 102 votos a favor de priístas, panistas y verdes y 22 en contra, del PRD, y con la sorpresa de que 5 perredistas: Angélica de la Peña, Zoé Robledo, Luz María Beristaín, Alejandra Barrales e Isidro Pedraza, lo hicieron a favor, anoche el pleno del Senado de la República aprobó la minuta de la Ley General del Servicio Profesional Docente en lo general.

En el ambiente prevaleció la advertencia de la izquierda: PT, Movimiento Ciudadano y PRD, de que con esta aprobación no concluye el conflicto magisterial sino que "se le echa más leña al fuego", es decir, va a escalar.

Muy criticado el proceso fast track que se llevó a cabo en el Senado y que tomó al decir de los senadores del PRD apenas 25 minutos en comisiones de Educación y Estudios Legislativos.

Y justo al terminar la votación, el presidente de la Mesa Directiva, el senador Raúl Cervantes Andrade hizo público que se retiraron por sentirse mal, las senadoras Martha Palafox Gutiérrez, del PT, secretaria de la Mesa Directiva y la legisladora panista Martha Elena García, por los mismos motivos, ya que recibe tratamiento de quimioterapia.

En lo particular, se reservaron 26 artículos más 5 transitorios.

Al posicionar a su partido, el senador priísta Raúl Pozos Lanz, dijo: "Respaldamos este dictamen de la Ley del Servicio Profesional Docente, porque estamos convencidos que la visión de futuro, que la visión nacionalista que el presidente Enrique Peña Nieto tiene y sobre todo por su convicción de que la educación y la educación de calidad va a ocupar un papel fundamental en el desarrollo y en el futuro de este país".

La senadora Luisa María Calderón Hinojosa marcó la posición del PAN y dijo: "Vamos a votar a favor en lo general primero, porque la educación la entendemos como un proceso, como un valor, como una herramienta de la trascendencia de las personas. Y también para formalizar el trabajo que los gobiernos del PAN hicieron en los 12 años anteriores".

Por el PRD, el senador Fidel Demédicis Hidalgo afirmó que la ley en cuestión está viciada y es inejecutable por muchas razones: está basada en el engaño. "Una cosa es abrirse al diálogo y otra es buscar soluciones a partir de platicar con los que verdaderamente saben". Pidió fortalecer la gratuidad de la educación y no criminalizar a los docentes.

Vino después la discusión en lo general con 17 oradores y 6 más que rectificaron hechos. Los grupos parlamentarios del PT y del PRD en contra. A favor del PRI y del PAN y Verde, pero también los senadores del PRD Isidro Pedraza Chávez y Zoé Robledo Aburto, quienes abiertamente así lo manifestaron en la tribuna.

La izquierda fue muy dura, desde Manuel Bartlett en su posicionamiento, también Layda Sansores, de Movimiento Ciudadano, quien dijo que al imponer desde el Pacto por México esta ley del Servicio Profesional Docente "no se tomó en cuenta que la pradera está seca y que a la violencia ciudadana se puede sumar la violencia social".



w Reforma Educativa o control corporativo

También cuestionaron sí se trata de una reforma educativa o de un control corporativo y político del magisterio.

Cuando se anula el Congreso, lo único que queda es la calle, dijo el senador Mario Delgado Carrillo al lamentar que se trate de poner de rodillas a los mentores.

"La primera mentira que nos pretende vender la propaganda oficial es que estamos frente a una reforma educativa. En realidad, lo que aquí se discute es una reforma laboral bis, un régimen laboral sui géneris para el magisterio. Pretenden abrir paso a la discrecionalidad de la autoridad para despedir a unos y contratar a otros que sirvan a sus intereses político electorales", afirmó la senadora Dolores Padierna Luna.

Y fue Daniel Amador Gaxiola, "maestro normalista antes que senador de la República y me siento muy orgulloso", sostuvo que el Grupo Parlamentario del PRI reafirma su responsabilidad de legislar por un México con educación de calidad para todos.

Afirmó que "en el Congreso de la Unión seguiremos escuchando todas las voces, dialogaremos con los maestros, pero bajo ninguna circunstancia podemos claudicar en nuestro compromiso de mejorar la calidad de la educación".

Lo decimos sin ningún titubeo: no hay marcha atrás en la transformación y democratización del sistema educativo nacional, dijo el legislador sinaloense por el tricolor.

Y otro maestro normalista rural, el perredista Isidro Pedraza Chávez, soltó desde la tribuna: "En esta parte del dictamen, yo vengo a dar mi voto a favor, porque quiero dar un voto de confianza al creer que esta reforma que ha costado construirla, puede dar pasos para el desarrollo de una educación de calidad".

"Soy profesor rural, trabajé en el medio rural, ejercí dando clases y soy egresado de una Normal rural. Creo, compañeros que en esta ley se están combatiendo muchos de los vicios que han impedido que los auténticos maestros hayamos llegado a ascender laboralmente".

De entrada, la senadora michoacana Calderón Hinojosa responsabilizó al magisterio disidente de secuestrar al Congreso y afirmó que en Oaxaca, Michoacán y Chiapas viven el mayor rezago educativo. Su heroína una maestra: Selene Franco Cárdenas, quien en un municipio de Parácuaro, imparte sus clases en una región donde los niños quieren ser narcotraficantes.

Y el petista Marco Antonio Blázquez preguntó qué responsabilidad tienen los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón en la crisis educativa con unos libros de texto con 117 errores.

Le reviró en defensa de su hermano, la senadora Calderón, quien en el curso del debate fue objeto de recios ataques, que motivó que el líder de su bancada, el senador Jorge Luis Preciado subiera a la tribuna para defenderla, ya que como remate, Armando Ríos Piter del PRD le dijo que era senadora producto del fraude.

"...Fraude sí, porque sería gobernadora de Michoacán y no senadora de la República...", dijo el colimense.

Para abrir boca, de entrada, el presidente de la Comisión de Educación, el panista Juan Carlos Romero Hicks dijo que esta ley evitará que entre 80 mil y 100 mil maestros gocen de su sueldo en su calidad de comisionados sindicales. "Los comisionados deben reducirse a su mínima expresión. Esto no es negociable. También a las faltas eventuales hay que llamarlas por su nombre".

Y la presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos, la priísta Graciela Ortiz comentó que esta Ley del Servicio Profesional Docente habrá de impedir prácticas perniciosas que lastiman a la sociedad y a los maestros mismos.

A medianoche seguía la discusión en lo particular de los 31 artículos reservados.