El Sol de Puebla
Puebla, Mex. I
Sociedad     .
La festividad del Día de Muertos en Puebla

Fotos: Cortesía

El Sol de Puebla
28 de octubre de 2012

   

* ¿Cómo festejan los municipios de Puebla a los fieles difuntos?

* Venerando el retorno transitorio a la tierra de los seres queridos fallecidos

* Puebla y la temporada de Día de Muertos

por Karla Ramírez Roldán y Mary Carmen M. Ávila

Las ceremonias religiosas, la gastronomía y el arte son parte de la vida diaria de los poblanos y por ende de sus fiestas y tradiciones, entre ellas la del Día de Muertos que tiene lugar del 28 de octubre al 2 de noviembre, periodo en el que se venera el retorno transitorio a la tierra de los familiares y seres queridos fallecidos, a quienes se les recuerda con ofrendas florales, alimentos y bebidas.

¿Sabías que la fiesta del Día de Muertos es considerada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2008?

La fiesta de Todos los Santos se realiza en el estado de Puebla de diversas formas -dependiendo del municipio-, por ello a continuación le diremos cómo lo celebran los poblados vecinos. Aunque cabe decir que la mayoría de ellos tienen algo en común: los altares u ofrendas, en las que se colocan varios objetos representativos de la celebración y del difunto, como su comida favorita, la cual -según la creencia- el difunto vendrá a probar durante la noche. Lo más común es colocar mole, hojaldras (el pan típico de este feriado), dulces, fruta, chocolate y atole. También se suelen colocar reliquias, objetos personales del difunto, cigarros, licor y una cruz con la imagen de algún santo.

HUAQUECHULA

En la actualidad, México tiene múltiples maneras de celebrar y conmemorar a sus difuntos, tal es el caso de Huaquechula, municipio ubicado en la parte centro oeste del estado de Puebla y que se distingue por su peculiar culto a los muertos, ya que las capacidades creativas y gustos artísticos coinciden fraternalmente en la temporada de muertos, dando origen a las ofrendas monumentales de México.

En el mes de noviembre Huaquechula se convierte en un punto de atracción turística, pues es aquí donde se erigen los majestuosos altares que se aprecian en las casas de quienes perdieron a un ser querido en el transcurso del año.

A través de Huaquechula daremos inicio a esta publicación, contándole cómo se realizan estas ofrendas que impactan por su disposición palaciega, ya que algunas alcanzan hasta tres metros de altura cubriendo el muro de los hogares de esa población.

Los altares de muertos están formados por varios pisos (la mayoría consta de tres niveles) sostenidos por una estructura cubierta con papel picado en color blanco. Aunque la estructura básica es madera, la vestimenta es la tela de satín entre colores dorados (el blanco representa la pureza y el dorado el reflejo de la vida misma material y espiritual).

LOS ALTARES ESTÁN CONSTITUIDOS DE LA SIGUIENTE MANERA:

El primer nivel representa el mundo terrenal, y se pone todo lo que a la persona fallecida le gustaba en vida, además de que se coloca una vela que es la iluminación del camino del difunto. En este nivel no puede faltar el agua bendita para mitigar la sed del alma, las hojaldras que representan el cuerpo del muerto y el rosquete que es el rostro de la persona fallecida.

La flor de cempasúchil o flor de muerto se coloca en el primer nivel -como guía hasta su ofrenda-, además se incluye una alfombra de pétalos que sale desde el altar para terminar en la calle con dirección hacia el panteón, en donde descansan los restos del ánima.

El segundo nivel representa la unión del cielo con la tierra o lo humano con lo divino. En este piso es posible observar la incorporación de diversos elementos de la liturgia católica como el cáliz con la hostia y ceras de varios tamaños.

En este nivel las personas colocan la fotografía del familiar al que se brinda la ofrenda y un espejo, el cual según algunos lugareños representa la entrada al más allá o al inframundo. También en este piso se colocan dos angelitos "llorones" que representan a los dolientes.

El tercer nivel representa el cielo o la máxima divinidad, por ello se coloca una cruz o la imagen de un Santo.

Además de los tres niveles se colocan: ángeles, que significan ser los guardianes del alma en su camino hacia la tierra y ramos, que van incluidos en la cera y esto lo hacen los parientes más cercanos a la familia del difunto.

La celebración inicia a las dos de la tarde con el repicar de las campanas de la iglesia de la Santa Cruz, en donde salen los dolientes en compañía del sacerdote y miles de creyentes católicos, trazando un camino de flor de cempasúchil e incienso para indicar el camino a las ánimas hacia sus casas. Ya por la tarde los dueños de la ofrenda o los familiares de los muertos preparan mole, tamales o chocolate de agua con pan de muerto para que los miles de visitantes disfruten de estos platillos.

Por todo lo anterior, año con año se reúnen más de 20 mil visitantes, quienes llegan al municipio para ver los tradicionales altares que elaboran los familiares de quienes murieron durante al año. Cabe mencionar que los habitantes invierten alrededor de 50 a 70 mil pesos para convivir con sus seres queridos que regresan del más allá en esta época de Todos Santos.

Y es que de acuerdo a la creencia católica, el espíritu de sus familiares ya fallecidos, regresa a su hogar. Por ello a los que viven en ese municipio no les importa lo que tengan que gastar, con tal de que ´sus muertos estén contentos´.

ACAJETE

En la temporada de Día de Muertos se realizan las tradicionales ofrendas en la que se coloca pan de muerto, las hojaldras salpicadas de ajonjolí, los lizos, los rosquetes, las ceras y los platones de mole con la pierna de guajolote, el dulce de calabaza de curado con pepitas y una serie de antojitos. Aunque no puede faltar el tequila y el pulque. Por la noche hay serenata y el baile del osito, musicales que alegran las calles a cambio de una fruta o un pan.

Algo que sin duda caracteriza al municipio de Acajete es el carnaval, en el que los barrios compiten con bailes en los que se disfrazan de dominó con sotana de colores decorados con lentejuela, además de los zuavos, quienes bailan al compás de la música entre las calles de la población. La festividad remata con un concurso de disfraces en el que se premian a los más creativos y a los mejores caracterizados.

ATLIXCO

Este municipio lo festeja con el tradicional y colorido "desfile de calaveras" que se realiza el 2 de noviembre y en el que se inscriben escuelas y familias enteras. En éste, Atlixco se viste de calaveras para recorrer las principales calles, logrando preservar nuestras tradiciones populares.



CHIETLA

Por otra parte Chietla -que se localiza en la parte suroeste del estado de Puebla- festeja asistiendo al cementerio de San Miguel, llevando ofrendas florales, velas, inciensos y comida para convivir con sus familiares. Además aprovechan esta visita para limpiar las tumbas, poner una ofrenda, rezar o hacer una misa.

CHIGNAHUAPAN

Otro de los municipios ricos en costumbres y tradiciones es Chignahuapan, el cual celebra el primero de noviembre con una marcha con antorchas que va del centro de la ciudad a la laguna de Chignahuapan, espacio en el que se brinda una ofrenda a los fieles difuntos.

Por la noche del primer día del mes de noviembre se tiene la costumbre de celebrar el "Festival de la Luz y la Vida", que es una representación prehispánica que simula el paso de las almas al Mictlan.

SAN GABRIEL CHILAC

San Gabriel Chilac está situado cerca de la ciudad de Tehuacán, lugar en el que podrá apreciar las atractivas ofrendas que los pobladores dedican a sus fieles difuntos, y es que una de las tradiciones más representativas de esta comunidad es el Día de Muertos.

En los días 1 y 2 de noviembre llegan cientos de turistas a apreciar a lo que se conoce como Mikailhuitl (fiesta de los muertos) que constituye una devoción y adoración hacia los que se nos han adelantado.

Esta festividad se prepara desde un mes antes de la llegada de los muertos, ya que los artesanos restauran cruces, otros más pican papel y nailon de colores para crear flores de todos los estilos y así adornar a las ceras tlaquentitoc o ceras adornadas que se ofrecen para las almas nuevas que fallecen durante el año, a las cuales se les denomina yancuicatonali (almas nuevas).

La población acude al camposanto para acondicionar el lugar en donde se encuentra la tumba, para después hacer jacales de carrizo; espacio que más tarde servirá para la convivencia durante el Mikailhuitl.

DÍA DE MUERTOS EN LA CIUDAD DE PUEBLA

Las familias de la ciudad de Puebla también realizan sus propias ofrendas, en las que se colocan los manjares favoritos del difunto y todo lo que se mencionó con anterioridad. Se esparcen pétalos de flor de cempasúchil y se colocan velas a lo largo del camino que va desde la casa al cementerio; esto para facilitar el retorno de las almas a la tierra.

El 1 y 2 de noviembre asisten miles de personas a los panteones para visitar a sus difuntos. Las familias llegan desde muy temprana hora para limpiar y adornar las tumbas de sus muertos con gran variedad de flores: margaritas, gladiolas, crisantemos, nube y laurel, pero principalmente flor de cempasúchil, dando como resultado un espectacular despliegue de colores y aromas que engalanan el camposanto.

Y algo que se ha convertido en una tradición es el concurso de ofrendas de cartonería y papel que realiza el H. Ayuntamiento de Puebla a través del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), el cual tiene como principal objetivo preservar y difundir la riqueza de las tradiciones mexicanas.

Los ganadores de esta convocatoria participan en la exhibición de ofrendas que se muestran en la Galería de Arte del Palacio Municipal el próximo 31 de octubre y 1 de noviembre de 11:00 a 19:30 horas, y del 2 al 4 de noviembre de 11 de la mañana a 10 de la noche.

Finalmente tenemos algunas actividades que se realizarán en la ciudad de Puebla en el marco de la festividad del Día de Muertos.

Fandango de muertos en el Museo Amparo el próximo jueves 1 y viernes 2 de noviembre de 18:00 a 19:00 horas.

Conferencia "La Fiesta de Muertos" con el ponente Eduardo Merlo. Lunes 29 de octubre a las 12:00 horas en el Teatro de la Ciudad.

Talleres literarios. Calaveras con Polo Noyola y Cuento de horror con Beatriz Meyer. Martes 30 y miércoles 31 de octubre de 17:00 a 19:00 horas.

Desfile de mojigangas (calaveras tradicionales). Se realizará desde El Gallito del Paseo Bravo al Zócalo -recorriendo la Avenida Reforma-. Viernes 2 de noviembre de 18:00 a 20:00 horas.

Regina Orozco en "Regina Catrina". Sábado 3 de noviembre a las 20:00 horas en el Zócalo.

Y para conocer las ofrendas de cerca te recomendamos visitar la Galería del Palacio, la Casa de Cultura y el Barrio del Artista o para más información visita www.turismopuebla.gob.mx o www.imacp.gob.mx.