Opinión / Columna
 
Antonio Ríos Ramírez 
Una fiesta de cumpleaños
El Heraldo de Chihuahua
28 de febrero de 2012

  Antonio Ríos Ramírez

Llegamos veinte minutos después de la hora de invitación que hizo una amiga de mi esposa a su cumpleaños; ya había varios invitados. Llegamos directo a la barbacoa y buscamos un lugar, esperando llegaran las amigas de las clases de baile. Nos recibió la cumpleañera, muy contenta, y al mismo tiempo el esposo, que al igual que los demás estaba disfrutando de un evento tradicional familiar.

Llegó la música con un tecladista y un bajo, que iniciaron tocando temas de los setenta y ochenta. Al lado se encontraba un karaoke y en el otro lado una mesa donde estaban ya varios regalos, muchos de ellos relacionados con ranas, mascota que desde años es de la preferencia de la cumpleañera.

Empezaron a llegar más invitados y el ambiente se empieza a sentir: alegría, comentarios, charlas, recuerdos familiares.

Llega un hermano de mi esposa con su esposa, quien también forma parte del grupo de amigas de las clases de baile. Seguidos de ellos llega otra pareja, que también forman parte de ese grupo. Sigue la música e inicia el baile, la cumpleañera y su esposo salen al pequeño espacio y empiezan a bailar. Mientras los hijos e hijas acomodan pendientes, reciben a invitados y posan para una y otra foto del recuerdo de este cumpleaños. Realmente es un sentimiento que vale la pena disfrutar, ver a la familia unida, los hijos y esposo disfrutando con los amigos un aniversario más. La cumpleañera toma el micrófono y dice: "Ahora voy a cantar", y ante el asombro de todos, inicia un comentario de bienvenida y agradecimiento a todos por acompañarla. Un comentario a sus hijos y a su esposo por caminar juntos los años, al igual que todos los amigos y parientes, a quienes agradece por estar disfrutando y acompañando en este evento. Después de unas melodías, el tecladista toca las famosas Mañanitas y todos en coro seguimos la tradición.

Los hijos meten una mesa más al frente e instalan un proyector, se apagan las luces e inicia un video compuesto de algunas fotos de la cumpleañera y su familia, con comentarios de cariño hacia ella. Realmente un bonito regalo y detalle de sus hijos. Momentos de emoción viendo pasar el tiempo a través de imágenes de recuerdos, viajes, familia, lugares, eventos.

Regresa la música, con melodías de los ochenta, sigue la cumpleañera atendiendo a todos, cambiando de mesa, platicando con todos, llega a nuestra mesa y nos pregunta: "¿Todo bien?", y se queda un poco charlando con nosotros con alguna broma sobre cómo el maestro de baile logra que se muevan "con la señal de un dedo y una sonrisa". Y dicen las esposas: "Tienen mucho que aprender".

Llega un gran ramo de flores de rosas rojas y lo recibe la cumpleañera con una sonrisa y en compañía de sus hijos y su esposo. Siguen llegando invitados.

Continúa la música y junto con la del cumpleaños salimos las parejas a bailar, música típica de reuniones. Se hacen los círculos, las líneas, y las parejas siguen el ritmo de la música country, ritmos de cumbia, salsa y otras más, hasta llegar a formar una sola línea bailando todos al mismo ritmo, riendo, disfrutando y conviviendo. De pronto sale la cumpleañera con el pastel en las manos y diciendo: "Queremos pastel, pastel, pastel...", la familia acompaña para apagar las velitas del pastel y se reparten las rebanadas.

Entre risas, música y charlas, se siente un ambiente que vale la pena disfrutar. El cumpleaños de una amiga en un ambiente familiar y de amistad es, entre otros eventos, lo que más se disfruta en todas las regiones. Se nota, se siente y se disfruta la alegría de la cumpleañera de este momento tan especial. Felicidades por el cumpleaños, por la invitación a disfrutar y ser parte de este gran momento, y felicidades a todos, que siguen esta gran tradición que alimenta la amistad con emoción y verdadero sentimiento de familia.



email: antonio.rios@itesm.mx
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas