Municipios
En Huauchinango llueve en exceso
El Sol de Puebla
5 de agosto de 2009

Alejandro Castelán

HUAUCHINANGO, Pue.- Más de cien milímetros de lluvia se han dejado caer en esta región manteniendo una permanente humedad a cerros, taludes y barrancas que podrían derrumbarse en cualquier momento.

Esto fue reconocido por autoridades de diversos municipios así como de comunidades rurales en donde se precisa la vigilancia permanente de las autoridades con el fin de evitar que alguna catástrofe vaya a suceder.

Ejemplo de esto, el paso en la carretera Naupan-Huauchinango en donde el cerro se encuentra en permanente deslave y ahora con la lluvia y las tormentas se podría producir un nuevo derrumbe que obstruya la carretera y por lo tanto el tráfico se interrumpa causando con ello incontables perjuicios a la gente que va a quedar aislada, por lo que urge la construcción de una desviación, por atrás del cerro para evitar este problema que cada año se agudiza.

Por otro lado en los caminos de Tlacuilotepec mantienen una constante vigilia a la gente dado que aparte de lo difícil que es su tránsito los deslaves, falta conclusión de los trabajos así como la gran cantidad de estorbos que existen hacen que el peligro de sufrir un accidente se incremente.

Así por otros lugares como Jalpan, Pantepec, Francisco Z. Mena, Tlaola y Chiconcuautla, lugares estos últimos donde los vecinos esperan que las autoridades cumplan con la liberación de los recursos para poder rehabilitar los caminos que se encuentran en pésimas condiciones así como otros en grave peligro de derrumbarse.

De acuerdo con los datos proporcionados por la estación meteorológica local, el fin de semana cayeron más de 120 milímetros de lluvia lo que dejó un gran remanente de humedad y que se vio reflejado, incluso, en el drenaje sanitario y pluvial que hay en esta ciudad cuando luego de ser rebasada su capacidad el agua brotó con fuerza de las coladeras al grado que dentro de las casas, negocios y las calles era posible observar los surtidores de aguas negras que dejaron un espantoso olor a drenaje.

Esto se debe, comentaron algunos vecinos, a la gran cantidad de basura que se acumula en las coladeras y que no es levantada por el Ayuntamiento, problema que se genera a falta de una concientización a la ciudadanía sobre la necesidad de mantener limpia y aseada la ciudad y evitar que la basura sea tirada en las calles, sobre todo en el centro que se ha convertido en basurero con la proliferación del comercio ambulante.