Policía
Dan con el paradero de un asesino
LO MATÓ PARA ROBARLE SU CAMIONETA
El Sol de Puebla
29 de enero de 2009

Ozair Viveros

Fue la Dirección de Vialidad Estatal la que tras asegurar una camioneta robada, detuvo a un sujeto que días antes había privado de la vida al propietario de la unidad. Así pues, se identificó el cadáver hallado la madrugada del lunes, en las faldas del Cerro Viejo, en las inmediaciones de la comunidad de Chichicaxtla. Del caso, El Sol de Puebla informó en esta misma sección el día de ayer.

Alrededor de las 19:00 horas de este martes, dos agentes de la corporación adscritos a la delegación de Chignahuapan, ubicaron una camioneta Ford F-150 de color vino y franjas grises, que había sido reportada como robada.

Al interceptar la unidad, también se detuvo al conductor, un joven de 22 años de edad que dijo llamarse Julio López Nájera, vecino de la población de Aquixtla, quien ahora enfrenta cargos por el homicidio de Neftalí Horacio Lecona Ortega, oriundo de Tulancingo, Hidalgo.

Cabe señalar que el cuerpo de la víctima fue hallado el pasado lunes por la noche en el lugar de referencia, con un disparo de arma de fuego calibre .22 en la espalda, pero no se le había identificado.

Uno de los hermanos del ahora occiso explicó que desde el 22 de enero, Neftalí había desaparecido, lo último que supieron de él es que había salido de su domicilio para vender la camioneta de su propiedad.

Aquel día, Lecona Ortega fue a un tianguis de autos en Tulancingo con ese propósito, y horas más tarde, uno de sus hermanos lo vio hablando con un hombre de complexión delgada, moreno, que se dijo interesado en comprar el vehículo.

El supuesto cliente se comprometió a pagar el automotor, pero en el municipio de Zacatlán, por lo que la víctima envió un mensaje de texto al celular de uno de sus primos, avisándole que iba a estar en el referido municipio para recibir el dinero.

Sin embargo, llegó el viernes de la semana pasada y nadie conocía su paradero, por lo que sus familiares acudieron a la agencia del Ministerio Público en Tulancingo e iniciaron una constancia de hechos por desaparición de persona.

Óscar, uno de los hermanos del interfecto, llegó a Zacatlán el martes por la tarde para buscar a su hermano, y al estar recorriendo la zona, llegó a Chignahuapan, donde encontró que la camioneta había sido asegurada por Vialidad del Estado.

Por su parte, agentes de la Policía Judicial a los que se les requirió el apoyo, preguntaron por el dueño de la camioneta y Julio López Nájera se identificó como tal, por lo que inmediatamente fue sometido a una revisión tras la cual, en una de las bolsas de su bermuda, le encontraron un arma de fuego calibre .22.

El calibre coincidía con el del proyectil hallado en el cuerpo del hombre que se encontró en la población de Chichicaxtla, por lo que se trasladó Óscar a la morgue donde identificó el cadáver de su hermano.

López Nájera confesó haber estado en Tulancingo, pero acompañado de un tal Candelario Bonilla Sosa, a quien señaló como el responsable de haber efectuado las detonaciones que privaron de la vida a Neftalí Horacio Lecona.

Julio López está vinculado con la averiguación 40/2009/Chignahuapan, por el delito de homicidio doloso, pero además se le inició en contra la indagatoria 42/2009 por el delito de portación de arma de fuego.