Jiménez
Crece río Florido
EL RÍO Florido sigue buscando su cause y se encuentra con huertas nogaleras, lienzos, caminos, bordos y todo se ha llevado a su paso.
Se lleva árboles, bordos, caminos: inunda carretera y huertas nogaleras
El Sol de Parral
13 de septiembre de 2008

Cd. Jiménez, Chih..- El agua del río cruzó alrededor de 300 metros de la carretera del vado, por lo cual los socios del Lienzo Charro "viejo" se vieron en la necesidad de evacuar los caballos que permanecían en el lugar, en tanto que los del Lienzo Charro de la margen derecha, hacían labores extraordinarias para impedir que el agua se metiera al lugar, luego de la creciente que presentó el Río Florido desde la noche del jueves.

El Río Florido, sigue buscando cauce al agua que lleva y se extiende a los lugares que originalmente lo conformaron y que ahora se encuentra con huertas nogaleras y los lienzos, caminos, bordos de contención, todo se ha llevado el agua del río a su paso; "es el río, es su cauce", dicen resignados los productores, sin embargo, para otros aún existen esperanzas de que el río no se extienda más y realizan labores desesperadas.

Los socios del Lienzo Charro nuevo, ubicado en la margen derecha del Río Florido, construyeron un bordo de contención para evitar que el agua se metiera al lugar, sin embargo la fuerza del agua ha ido minando el esfuerzo de los vaqueros, quienes hasta ayer jueves llenaban costales de tierra para aventarlos a la margen y evitar el desgaste del bordo.

En tanto que en la margen izquierda del río, el agua ya llegó hasta el Lienzo Charro; incrédulos, los vaqueros empezaron a sacar los caballos, las pacas y todo lo que pudieron; "tal vez si se hubiera abierto el bordo a un costado del puente, el agua hubiera tenido por donde salir y no llega al lienzo", se inquirían los vaqueros quienes coinciden en que las autoridades municipales se negaron a escucharlos; el agua poco a poco avanza en la carretera del ramal del vado.

Los huisaches, mezquites y árboles que ayudaron tiempo atrás a guarecerse del intenso sol y que servían para "ir a tomar" se han ido; sorprendidas las personas afectas a estos y quienes son informados sobre el avance del agua, se muestran sorprendidos e incrédulos, se niegan a aceptar que el río se está llevando todo a su paso: los árboles, los bordos, los caminos y "de continuar así hasta la carretera", dicen los que han podido burlar el cerco policiaco que impide el paso a los ciudadanos:

"La gente no hace caso; basta decir a la gente que el río va crecido y que no se acerquen, cuando ya está todo el mundo queriendo ver el río y poniendo en riesgo su integridad, todos quiere entrar", dicen los oficiales de Tránsito y Seguridad Pública que permanecen en el área acordonada.

Desde el año 1978, cuando el agua del río tumbó el puente, no se habían alcanzado los niveles de gasto que se están presentando en este momento, que según informa la Comisión Nacional del Agua es de más de 340 metros cúbicos de agua por segundo de gasto; los adultos mayores, aseguran que la crecida del río "se veía venir, todos los años que terminan en ocho, han sido de grandes catástrofes en cuanto a lluvias", al recordar también el año de 1958, cuando Estación Carrillo, prácticamente desapareció a consecuencia de una tromba.