Parral
Alimentan al ganado con desperdicio agrícola
LA cáscara de cacahuate y el rastrojo, se han convertido en complemento para alimentar al ganado. Consecuencia de la difícil situación que enfrentan los productores por la falta de pastura.
Productores lo traen de Ojinaga o Cuauhtémoc
El Sol de Parral
26 de enero de 2012

Parral, Chih..- La carencia de forrajes para ganado ha provocado que los productores utilicen desperdicios o el esquilmo agrícola --como "hueso de algodón" o "cáscara de cacahuate"-- para poder mantener al ganado. Se trata de complementos alimenticios traídos de Ojinaga y Cuauhtémoc --entre otros-- que anteriormente eran quemados pues se consideraban desecho. Hoy son parte de la dieta de miles de cabezas de ganado y suministrados con forrajes como alfalfa o avena en proporción de 70-30% (forraje-esquilmo o complemento).

La falta de lluvias del año pasado trajo como consecuencia una sequia que ha afectado a todos los sectores productivos, sobre todo al agrícola, al acabar con las cosechas de granos básicos para la alimentación. Así como a la ganadería, pues disminuyó la cosecha de forraje para los hatos en el estado.

En este sentido, el ingeniero Fidencio Loya, de la Asociación Ganadera Local de Parral, señaló que ante la falta de forrajes y la carestía de los mismos se ha optado por complementar la dieta alimenticia del ganado con esquilmo agrícola, el cual es considerado como desperdicio de las diversas plantas. Lo traen de regiones como Ojinaga, Cuauhtémoc, Jiménez, Nuevo León, Sonora o Delicias.

Por ejemplo, el precio de la alfalfa que se cotiza a 4 pesos kilo en la actualidad, el año pasado costaba 2.70. Por la carestía del forraje el ganadero recurre a esquilmos como el "hueso de algodón" o "cáscara de cacahuate" para completar la dieta de "mantenimiento" del ganado; no se hable de engordar, pues ningún ganadero está haciéndolo hoy en día.

"Ahorita hay que darles de donde se pueda, todo lo que pueda servir de alimento para el ganado, el rastrojo del maíz", dijo el entrevistado. También utilizan el silo de maíz ya procesado, que cuesta 2 pesos kilo; cuando el año pasado era de 75 u 80 centavos. Igual el maíz molido, "harinolina" o "maíz rolado" -maíz pre cocido y compactado-.

En la opinión anterior coincide el señor Leobardo Domínguez Monje, ganadero del ejido de Zaragoza, quien dijo que los productores han tenido que recurrir a alimentos que antes no se utilizaban para darlos de comer al ganado y evitar que se mueran de hambre; pese a ello, recientemente se le han muerto 5 vacas y el resto se encuentran débiles.

Nuevamente el ingeniero Fidencio Loya abundó en que la única opción que tienen los ganaderos es aguantar de aquí a julio cuando se espera lleguen las primeras lluvias.

Entre tanto se requiere apoyo gubernamental para resistir; incluso están solicitando que recursos federales de PROGAN sean pagados anticipadamente; "normalmente se entregan por allá de julio, entre 412 y 330 pesos por vientre apoyado, pero se está solicitando que sea ya, urge el recurso. Otras medidas son coordinarse con las direcciones de Desarrollo Rural en cada municipio, para elaborar padrones de ganaderos que requieran ayuda".

Siguiendo con la temática, se acudió a un negocio de pasturas para corroborar los precios de esquilmos ganaderos. Fernando Sánchez, de Pasturas "Los Linderos", mencionó que uno de los utilizados para completar la dieta de los animales es la "cáscara de cacahuate" que se vende a 2.50 pesos por kilo. El rastrojo de maíz que antes era considerado desperdicio --incluso era quemado, pues no tenía un aprovechamiento--, se vende a 1.70 pesos el kilo.

De igual forma la "paja de cacahuate" -la mata entera-- cuesta 2.50 el kilo y la "pollinaza" que se dejó de utilizar por los efectos negativos en la salud del ganado, es otra opción que cuesta poco más de 2.40 pesos por kilogramo. Finalmente el "hueso de algodón" se cotiza en 2 pesos el costal por 20 kilos.

Los anteriores se suministran en una relación de 70-30% (forraje-esquilmo o complemento) para alimentar al ganado.

Puntualizó que "son precios muy bajos de los esquilmos, nunca se habían utilizado; sólo ahora por la escasez de forraje están tomando auge, aparte la pastura está muy cara, la alfalfa o avena han aumentado su precio desde el año pasado, costaban 2.70 y 2.60 pesos kilo y ahora están a 4 y 3.50 pesos respectivamente, han subido mucho", concluyó.