Parral
El Rebozo: tradición que se está perdiendo
SENTIMIENTOS y vivezas envuelven la tradición mexicana en una prenda fundamental femenina que ha marcado su historia. Son los rebozos.
Es 100% mexicano
El Sol de Parral
15 de marzo de 2011

Por Raúl Herrera



Parral, Chih..- Sentimientos y vivezas envuelven la tradición mexicana en una prenda fundamental femenina que ha marcado su historia. Son los rebozos. Textura y colores teñidos enmarcan una tradición que se niega a quedarse en el olvido.

El rebozo es una prenda fundamental de vestir femenina en los trajes típicos. De forma rectangular y de una sola pieza, los rebozos miden entre 1.5 metros hasta tres metros de longitud. Pueden ser hechos de algodón, lana, seda o artisela. Pueden ser usados como bufandas o a manera de chal. Las mujeres a menudo los utilizan para cargar a sus hijos y llevar productos al mercado. Su rango de precio varía desde muy económicos hasta miles de pesos.

Es accesorio que se ha ido perdiendo en la tradición, según Gabriel Zorrilla, originario de Zacatecas. Toda su vida está enfocada al rebozo, ya que es el negocio de su madre.

Dice que es una tristeza cómo la mujer actual reniega de sus propias tradiciones, ya que considera al rebozo como una pieza que utilizan solamente las etnias indígenas. "La verdad que se refieran así a mí me da mucha tristeza".

SU SIGNIFICADO...

--"Antes todas las mujeres lo utilizaban, incluso era una pieza fundamental en su vestimenta. Era el accesorio por el que los hombres podían saber si la hembra era casada o soltera. Si estaba casada lo usaba de manera tradicional cubriendo prácticamente toda su espalda y si era soltera lo llevaba terciado, descubriendo gran parte de la espalda como formando un triángulo en la parte superior".

Gabriel tiene su comercio en la capital de Zacatecas, frente a la Plaza de Armas. El pasado viernes ofreció una conferencia en el Palacio Alvarado, junto con Turismo Municipal y la Instancia de la Mujer.

Los rebozos que Gabriel mostró a El Sol de Parral van desde los 400 hasta los 12,500 pesos, estos últimos de seda pura.

Comentó que para hacer uno las manos artesanales de Zacatecas tardan de una semana a tres meses, dependiendo del trabajo en el hilado, ya que no están elaborados de telas comunes.

"Para saber qué tan fino es un rebozo, éste debe caber en un anillo, por lo que algunas mujeres que portan este tipo de prendas, al usarlo lo meten en una argolla, la cual queda al frente y con esto se demuestra que la pieza de la mejor calidad. De seda fina.

A simple vista la mayoría de las mujeres no se podrían interesar en un rebozo, menos cuando éste tiene un alto valor; empero, la magia con la que Gabriel habla de la importancia que tiene esta pieza mexicana, hace que uno se enamore de esta prenda y no se puede evitar adquirir al menos uno.

"Antes los hombres le ofrecían a su amada un rebozo para pedirle matrimonio, en vez del tradicional anillo. Claro, antes la mujer sabía de rebozos. Tenía el conocimiento de lo tardado que es la elaboración de una pieza. Por lo que, al recibirla, sabía que el pretendiente tenía meses interesado en ellas. Y si éste iba acompañado del nombre de la mujer bordado, le daba realce a la petición. Más aún si llevaba la figura de patos, puesto que los patos significan fidelidad. Sobre todo el material con el que estaba hecha la prenda, significaba la calidad de vida que le ofrecía. De esta manera los padres de la muchacha tenían una idea muy clara de si aquel muchacho era el hombre ideal para su hija...".

Hoy es una pieza elegante, complemento de un lujoso vestido o casual, "hay de todos tipos y se pueden usar de muchas formas, ya no tanto como era en antaño, puesto que ahora es una pieza elegante".

La agilidad en las manos de Gabriel le permite en pocos segundos darle diferentes formas. Se ha convertido de un accesorio tradicional a una pieza de vestir elegante.

Es un producto derivado del mestizaje en la Conquista Española. Se sabe que los indígenas mexicanos los llevaban ya desde antes del arribo de los españoles. La palabra rebozo no aparece en la lengua hispana, sino hasta 1562.

De acuerdo al entrevistado, el rebozo es cien por ciento mexicano. Y si no se atiende esta tradición al rato los chinos nos van a estar vendiendo rebozos de pésima calidad. "No debemos dejar que esto suceda, debemos rescatarlo como algo muy mexicano, en él se encierran vivencias y sentimientos...".