Jiménez
En casi 8 meses son ya treinta las muertes violentas
El Sol de Parral
21 de agosto de 2010

Jiménez, Chih..- En lo que va del año 30 muertes violentas se han registrado en ciudad Jiménez según un recuento aproximado de esta Casa Editora. De dicha cifra, 26 personas murieron ultimados a balazos; 14 defunciones más que las del total del año pasado donde en el 2009 se registraron 12 muertes por arma de fuego, representando un alarmante incremento del 117 por ciento a mediados de este 2010.

Han sido 30 muertes violentas las que se han registrado en esta ciudad en lo que va del año, 26 defunciones al estilo del crimen organizado; una persona muerta a machetazos, otro a golpes, uno en accidente vial y otro más al que se le zafó un rin y lo golpeó en la cabeza, siendo 14 muertes a balazos más las que han ocurrido a mediados de este 2010, a comparación del 2009 con un total de 12.

La primera muerte ocurrió iniciando el año; es decir, 1 de enero del 2010, cuando Antonio Mares Maya, de 75 años, fue destazado a machetazos por un "amigo" que se encontraba con él. Según se informó el imputado padece de sus facultades mentales, asegurando que le quitó la vida a su conocido, "porque no le quería entregar unos trastes".

El 21 de enero se localizó a las 19:30 horas, en la carretera Jiménez-Parral, por el santuario de Shoenstatt el cuerpo de un hombre que presentaba huellas de violencia, muriendo por asfixia por ahorcamiento con un alambre de púas, después de su muerte fue rafagueado su cuerpo.

Cabe mencionar, que en esta defunción el sujeto se encontraba amarrado con alambre de púas y las manos atadas a la espalda, presentado golpes contusos en diferentes partes del cuerpo, siendo identificado como Nicanor Medina Aguilera, de 34 años de edad, originario de esta ciudad.

El 22 de enero, es decir un día después, un hombre de 37 años fue ejecutado frente al Tecnológico de Jiménez cuando realizaba ejercicio, recibiendo múltiples impactos por "cuerno de chivo" que le destrozaron la capa del cráneo, hechos registrados alrededor de las 17:45 horas, mismo que respondía en vida al nombre de Rafael Chaparro.

El 23 de enero Julio César Villarreal Zamora, de 22 años, fue ultimado a balazos a bordo de su automóvil a las afueras de un negocio en la Calzada, recibiendo por lo menos 29 impactos por arma de fuego calibre AK-47.

Mientras que el 24 de enero, mataron a balazos a Marco Vázquez, de 40 años de edad, cuando se encontraba a las afueras de un taller mecánico en la Vialidad Mariano Jiménez, alrededor de las 10:00 horas.

El 17 de febrero se registró la sexta, séptima, octava y novena muerte violenta en la ciudad, con el hallazgo de 4 cuerpos tirados en la carretera Jiménez- Camargo, a la altura de Torreoncitos, siendo ésta la trágica muerte de los elementos de una empresa de Seguridad Privada.

Los hoy occisos respondían en vida al nombre de José Luis de los Santos, Catalino Martínez, Antonio Gardea y José Proaño, agentes de Seguridad Privada de la desparecida empresa Mascar, donde su Director se encontraba desaparecido, siendo localizado muerto a balazos tres días después, en el interior de unas tapias en Villa López, sumando 10 muertes.

No obstante, 6 horas después de la ejecución de los elementos, a las 14:50 horas, en la calle Morelos, fue ultimado a balazos Alberto Torres Acosta, de 33 años de edad, quedando su cuerpo tirado a mitad de dicho lugar.

El 20 de febrero, se registro un enfrentamiento entre las fuerzas castrenses y supuestos sicarios, hechos registrados un viernes por la noche, en un rancho ubicado cerca de "El Cerro de los Reyes", donde se habla de un soldado lesionado y dos sicarios muertos, además de 11 vehículos de reciente modelo asegurados en una de las brechas del camino que conduce al rancho.

El 5 abril, una osamenta fue encontrada en Corralitos, siendo identificado el 15 de mayo como Leopoldo Cruz Bustillos. Muriendo por golpes que le fracturaron las costillas, perforándole el pulmón, el cuerpo estaba semi-enterrado en dicho lugar.

El 27 de abril, Fernando Ibarra Martínez, de 24 años de edad, perdió la vida cuando se encontraba laborando en una vulcanizadora rellenando con aire la llanta de tráiler, cuando el aro del neumático botó, golpeándolo el rin en la cabeza, quedando sin vida antes de poder ser trasladado al Hospital Regional. A inicios del mes de mayo, dos hombres fueron localizados a la entrada del Ejido Nuevo Tampico, mismos que presentaron varios impactos producidos por arma de fuego, siendo originarios de ahí mismo.

El 24 mayo se registró la muerte de un joven de 24 años de edad, en un trágico choque a la entrada de la carretera Jiménez- Parral, debajo del puente de la autopista a Camargo, cuando se reventara uno de los neumáticos de la unidad deportiva que conducía, muriendo de un fuerte golpe en la cabeza, hechos, cerca de las 23:00 horas.

Días después, en Nuevo Tampico se realizó el macabro hallazgo por parte de dos personas que descubrieron una osamenta humana, la cual pertenecía al joven Estebané Villalobos, muerto por un impacto en la cabeza.

El 12 de julio, una persona de aproximadamente 45 años, fue localizada sin vida en el entronque del ejido San Luis, por la carretera Jiménez-Parral, la cual presentaba varios impactos por arma de fuego en diferentes partes de su cuerpo, sin que hasta el momento haya sido identificado el cadáver.

No obstante, el 19 de julio perdió la vida de un balazo, un joven originario de Torreón, Coahuila, cuando a bordo de su automóvil se dirija a una fiesta en un rancho cercano al "Cerro de los Reyes", al parecer siendo interceptado por un comando armado que lo ultimó a balazos. Tratándose de quien en vida llevara el nombre de Miguel Ángel Huerta Herrad, un joven de 21 años de edad, que tenía su domicilio en Torreón, Coahuila.

El 28 de julio se suicidó joven invidente al colgarse de un nogal en el rancho "El Nueve", cerca del ejido El Águila, donde según se informó el hoy occiso había desaparecido desde el pasado sábado, día en el decidió quitarse la vida, ya que el sujeto presentaba un avanzado estado de descomposición. El 2 de agosto, un hombre de 40 años, murió en el interior de la celda correccional de la cárcel municipal, cuando se enfrentara en una riña con un compañero de celda, muriendo por los diversos golpes que recibió en la cabeza.

El sábado 14 de agosto, tres personas murieron a balazos. El primer caso sucedió en la entrada de Villa Coronado, donde dos hombres quedaron muertos en el interior de una camioneta RAM negra y minutos después, José Luis Amaya, Regidor electo, fue ultimado a tres casas de su domicilio.

Mientras que el miércoles 18 de agosto, cuatro personas más perdieron la vida a balazos. La primera, en el interior de un auto lavado; el segundo, en la colonia Fundadores, siendo éste, hijo del Oficial Mayor, de Coronado. La tercera y cuarta víctimas, fueron dos hombres ejecutados en la Vialidad Mariano Jiménez, quienes laboraban como "traperos".

La muerte violenta número 30 en Jiménez en lo que va del año ocurrió ayer por la mañana, cuando un sujeto fuera localizado en la carretera Jiménez-Torreón, presentando por lo menos dos impactos por arma de fuego, además de visibles huellas de violencia.

En total suman 30 los fallecidos de forma violenta en la localidad, de los cuales, 26 han sucedido al estilo del crimen organizado, donde a comparación del 2009, que fueron un total de 12 defunciones, deja el triste resultado de un 117 por ciento de incremento en muertes a balazos aquí en Jiménez.