Justicia
Pánico por balacera en Nogales; 3 heridos
El comandante de la Policía Ministerial, Martín Montano Guzmán, cuestionó a los familiares de Luis Conde Arena. Foto: Alfredo Tello/El Sol de Orizaba
El Sol de Orizaba
21 de junio de 2008

Gerardo Cruz García y Patricio Apale Gaspar

Nogales, Veracruz.- Una gran expectación causó la balacera que se registró ayer por la tarde en la comunidad de Rancho Viejo, congregación de Ojo Zarco, donde se enfrentaron a balazos dos sujetos con elementos de la Subsecretaría de Seguridad Pública del Estado y Policía Ministerial.

Al principio todos pensaron que se trataba de un enfrentamiento entre los secuestradores de la joven Karina Reyes Luna con policías, precisamente en el mismo lugar donde efectivos de la Policía Ministerial están efectuando las investigaciones pertinentes para esclarecer el crimen de la hija del rector de la UGM, Luis Reyes Larios.

Por su parte, el delegado de la Subsecretaría de Seguridad Pública del Estado, Arturo Minquis Reyes, desmintió tales versiones y aseguró que se trataba de un enfrentamiento entre policías estatales y dos sujetos que en estado de ebriedad con una pistola calibre .38 super balearon a un octogenario residente del mismo lugar.

El delegado corroboró que la balacera de Rancho Viejo dejó un saldo de tres heridos con arma fuego, que fueron canalizados por paramédicos de la delegación de la Cruz Roja Mexicana a los hospitales de la ciudad de Orizaba donde permanecen, mientras que el presunto responsable Modesto Vázquez Hernández se encuentra internado en el hospital del ISSSTE en calidad de detenido por el delito de lesiones.

Por otra parte, el delegado de la Subsecretaría de Seguridad Pública sector Ciudad Mendoza, Arturo Minquis Reyes, informó que los hechos se produjeron a las 14:30 horas, cuando familias de la comunidad de Rancho Viejo reportaron la balacera.

Agregó que inmediatamente después se trasladaron al lugar de los hechos las unidades móviles de la SSP-225, 981, 222, 908, así como el comandante regional de la Policía Ministerial, Juan Ramón Morales; el primer comandante de Orizaba, Martín Montano Guzmán; como el segundo, Mario de la Cruz Frías y el comandante de Ciudad Mendoza, Rufina Lima Betancourt; quienes apoyados por elementos de la Policía Municipal de Ciudad Mendoza y Nogales sitiaron la comunidad de Rancho de Viejo.

Minquis Reyes declaró que llegaron al lugar y ahí encontraron lesionado al señor Luis Conde Arenas, de 86 años, quien tiene su domicilio en la avenida Juárez de la misma comunidad, el cual presentó un impacto de bala en pie izquierdo e indicó a las autoridades que al bajar del taxi en que viajaba fue lesionado por dos sujetos, entre ellos identificó a Modesto Vázquez Hernández, de 58 años de edad, como su hijo.

El jefe policiaco implementó un fuerte operativo policiaco en el poblado de "Rancho Viejo", dándose a la búsqueda de los responsables de la balacera y cuadras más adelante fue ubicado Modesto Vázquez, justo cuando los elementos de esta corporación intentaban detenerlo, éste último desenfundó una pistola calibre .38 super que tenía oculta en el cinturón.

Momentos después disparó a un metro de distancia lesionando de dos balazos al policía cuarto de la delegación de Seguridad Pública, Benjamín Julio Osorio, por lo que fue canalizado al área de urgencias del Hospital de Especialidades del Seguro Social.

Los elementos de la SSP repelieron la agresión con arma de fuego lesionando a Modesto Vázquez Hernández con domicilio en Tercera de Independencia de Nogales, a quien le decomisaron una pistola tipo escuadra calibre .38.

Minutos después se presentaron paramédicos de la Cruz Roja de Ciudad Mendoza, quienes auxiliaron al octogenario Luis Conde, asimismo, fue trasladado para su atención médica el comerciante Modesto Vázquez, éste último quedó internado en el hospital del ISSSTE a disposición de la Agencia Ministerio Público regional.

Por su parte, el comandante de la Policía Regional, respaldado por elementos de Seguridad Pública del Estado, como por los comandantes Manuel Morales Barradas y Carlos León Rosas, implementó un fuerte operativo en la casa-habitación de Modesto Vázquez, pero logró evadir hasta ayer por la tarde la acción de la justicia.

De acuerdo a los informes que proporcionaron varios testigos, indicaron que el detenido en compañía de su hijo Modesto, dispararon a diestra y siniestra en contra de los residentes de la avenida principal, afortunadamente resultaron ilesos.

Uno de los proyectiles se incrustó en el neumático de la llanta trasera de la camioneta de color roja que se encontraba estacionada en el garaje de la casa marcada con el número 14 de la avenida Juárez, propiedad de Marisol Báez; también fue baleado por padre e hijo el labriego Mauricio Vallejo Hernández, familiar del octogenario lesionado, quien señaló a las autoridades municipales como a la SSP y Policía Ministerial, que Modesto Vázquez Hernández no dio en el blanco, en tanto, su hijo que se dio a la fuga, le disparó un escopetazo.

La policía estatal aseguró que Modesto Vázquez está internado en el hospital del ISSSTE a disposición de la Agencia del Ministerio Público regional de Ciudad Mendoza, por el delito de lesiones cometidas en agravio del anciano Luis Conde y en agravio del policía cuarto, Benjamín Julio Arenas.