Opinión / Columna
 
Golpe de Timón 
Teodoro Barajas 
La universidad pública
El Sol de Morelia
27 de septiembre de 2012

  La educación representa la esperanza de los pueblos; invertir en ella es construir futuro e incentivar una mejor convivencia, porque se despejan así las sombras del oscurantismo. En los últimos años nuestro país ha ocupado un lugar distante de la vanguardia en materia educativa si comparamos indicadores de los socios de la OCDE.

Tal parece que la tendencia de los últimos gobiernos de confección neoliberal es apoyar cada vez menos a las universidades públicas y ese constituye un error que cobrará factura.

La Universidad Nacional Autónoma de México ha mantenido prestigio y calidad a nivel internacional; por su parte la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo registra reconocimientos con frecuencia, el talento, la calidad y la proyección se han forjado con esfuerzo, pese a los recortes presupuestales.

La universidad pública incluye diversas formas de pensar, condiciones sociales, porque tiene una raigambre popular que se hace evidente, no es un ente monolítico, es un asunto polifónico dada su propia conformación naturalmente plural.

En educación superior Michoacán no está en el último vagón del desarrollo, la Casa de Hidalgo, nuestra Universidad Michoacana, cuenta con más del setenta por ciento de docentes con nivel de posgrado, entre maestrías y doctorados, produce investigación y la divulga.

Algunos datos duros de la Universidad Michoacana son: 320 investigadores incluidos en el Sistema Nacional de la materia del Consejo Nacional para la Ciencia y Tecnología; en ese rubro ocupa el número siete a nivel nacional. Cuenta con 440 proyectos de investigación financiados por la propia Universidad; en dichos trabajos colaboran 600 académicos.

Una evaluación externa arrojó un saldo favorable para la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, porque la ubica en el lugar 65 de América Latina y en el 119 de Iberoamérica, dichos datos destacan porque fueron evaluadas nueve mil 400 instituciones.

Como podemos darnos cuenta, la universidad pública requiere de mayores apoyos en materia financiera; la inversión en la educación ha generado desarrollo sostenido en países como Brasil y Chile, que antaño estaban detrás de México en ese rubro.

Este miércoles fue liberada Ciudad Universitaria, sin violencia; desde muy temprano hubo los puentes comunicantes entre el rector Salvador Jara Guerrero, directivos y paristas, así como el grupo de estudiantes que deseaban ingresar a nuestra Máxima Casa de Estudios.

Ahora el momento demanda trabajar, reincorporación de manera formal a las actividades que fluyen desde la academia, la ciencia y la cultura, porque el presente invita a laborar para incrementar los resultados favorables que serán de beneficio común.

Posdata: Alonso Lujambio fue un académico y político, ex consejero del Instituto Federal Electoral y del Instituto Federal de Acceso a la Información, fue además un politólogo con aportaciones valiosas. Recién se incorporó al Senado ya con una salud minada y finalmente falleció. Descanse en paz. (R)
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas