Morelia
Educación para ciegos y débiles visuales, oportunidades y desafíos
El Sol de Morelia
5 de octubre de 2008

María Yedid Zapien

Morelia, Michoacán.- Casi medio siglo de otorgar una educación especial a personas que, en su mayoría, no han tenido la oportunidad de ver la luz, la Escuela para Ciego y Débiles Visuales de Morelia a lo largo de sus 23 años se ha convertido en un espacio de construcción de futuros, con alegrías, esfuerzos y tristezas que dejan a los alumnos las enseñanzas básicas para su desarrollo personal.

Aunque las adversidades y momentos difíciles no pueden evadirse, la formación pedagógica que reciben los 48 estudiantes les permite recibir los conocimientos de una persona normo visual, porque sus estudios son regidos por la Secretaría de Educación Pública, únicamente cuentan con libros y material adaptado a sus necesidades.

Desde los 45 días de nacidos hasta la edad adulta, los alumnos de la institución han encontrado en la Escuela para Ciegos y Débiles Visuales de Morelia su segundo hogar y un espacio de construcción de futuros; para lograrlos es indispensable el apoyo de los padres de familia o de las personas normovisuales.

De igual forma, uno de los grandes retos es lograr que los programas de apoyo que otorga el gobierno realmente se apliquen, como es el caso de la entrega de libros de texto gratitos; porque han existido programas federales los cuales debido a las modificaciones en la logística y de tipo administrativo, se queden truncados y con ello, la población infantil sigua en espera de los beneficios.

ANTECEDENTES DE ESCUELA PARA CIEGOS Y DEBILES VISUALES

La escuela para trastornos visuales inició sus actividades en la Normal Superior "José María Morelos" (hoy IMCED) posteriormente ofreció sus servicios en el un espacio del centro Psicopedagógico y a partir del año 1986 ha venido funcionando en las instalaciones que actualmente ocupa.

Como objetivo fundamental del centro escolar, es la atención integral a niños, jóvenes y adultos con necesidades educativas especiales, asociadas a alguna discapacidad, ya sea sensorial, motora o intelectual, dando respuesta a sus necesidades de aprendizaje básicas de acuerdo a sus potencialidades para favorecer su integración a escuela regular y al ámbito laboral.

En el aspecto pedagógico se trabaja con el plan y los programas regulares de educación inicial, preescolar y primaria, realizando las adecuaciones curriculares pertinentes a las necesidades que cada alumno requiera, además de los programas específicos del área como son: Braile, Ábaco, Orientación y Movilidad, también el programa de Actividades de la Vida Diaria.

10 MIL INFANTES CON PROBLEMAS DE LA VISTA

De acuerdo a datos de la Secretaría de Educación en el Estado cerca de 10 mil estudiantes en Michoacán padecen tienen problemas de la vista, ya sea que son débiles visuales o ciegos. En Morelia se cuenta con 3 mil alumnos con problemas de aprendizaje, y al interior del estado con 6 mil 716.

En la actualidad, la institución, se ha visto disminuido el índice de solicitudes de ingreso, debido a que por parte de la Secretaría de Educación en el Estado se ha impulsado la apertura de los Centros de Atención Múltiple (CAM).

Los propósitos de los CAM son brindar atención psicopedagógica a los alumnos que presentan necesidades educativas especiales asociadas a diferentes discapacidades en los niveles de Inicial, Preescolar y Primaria. La población que atienden son alumnos de 45 días de nacido hasta 15 años de edad.

Las discapacidades que son atendidos son: Audición y Lenguaje, Deficiencia Mental, Impedimentos Neuromotores, Problemas de Aprendizaje, Problemas de Conducta, Ciegos y Débiles Visuales. Para ello se cuenta con especialistas en diferentes discapacidades, psicólogos, trabajadora sociales, asistente educativo, médico y director.

Además se cuenta con Escuelas de Educación Especial, Centro de Capacitación de Educación Especial, UMEE del CREE, CREE Área Pedagógica, que están presenten en 47 municipios del Estado.

PARA LA ENSEÑANZA SE ENTREGA MATERIAL CON PROGRAMAS OFICIALES

En cuanto al programa académico, la institución recibe material escrito en el sistema braille y el especial para personal con debilidad visual, estos últimos son de mayor tamaño a fin de que los estudiantes puedan apreciar los textos; si aún así el alumno(a) aún no puede ver se le prestan lupas, así lo informó la directora la Escuela para Ciego y Débiles Visuales de Morelia, Silvia Guzmán Martínez.

Además los programas tienen adecuaciones realizadas por profesores y padres de familia para que puedan llegar a los niños desde 45 días de nacidos hasta quince años en promedio, edad que por lo regular concluyen sus estudios de primaria.

Para el caso de los infantes que son ciegos, en la institución les otorgan libros con el sistema braile, sistema de lecto-escritura que consiste en un código compuesto de acuerdo a su tamaño y distribución por seis puntos en relieve que integran el denominado signo generador, del cual al realizar las combinaciones se forma una variedad de letras, signos ortográficos y números.

Dicho material entrega desde hace dos ciclos escolares por parte de la Secretaría de Educación en el Estado y es de forma gratuita.

Paralelamente, para que a los estudiantes se les facilite ser independientes, hacen uso de un bastón a fin de que puedan desplazarse, para ello necesitan el apoyo de los familiares, pero sobre todo se requiere confianza en sí mismos, expresó.

Los 48 alumnos de la escuela cuentan con personal capacitado como son profesores, auxiliares educativos, psicólogo, trabajadores sociales, y personal médico.

En cuanto a la edad de la atención, esta no es límite, ya que en la actualidad, la institución cuenta con un alumnos que egresó su ingeniería por parte de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, sin embargo, por un accidente automovilístico perdió la visión y ahora, acude a la institución para aprender taquigrafía, además del programa especial de computadora, es transcribir programas de ingeniería civil para ciegos.

SIN FECHA PARA INGRESO

En cuanto a la fecha de incorporación al plantel, la directora, Silvia Guzmán Martínez, expuso que los interesados pueden hacerlos en cualquier fecha del ciclo escolar, aunque recordó que debido al prestigio del plantel, la limitante se encuentra en la cantidad de alumnos que pueden atender, especialmente porque se carece de todos los espacios físicos necesarios, como las áreas para talleres de taquigrafia y de braille.

A partir de los 45 días de nacidos a los 4.5 años de edad, los infantes son estimulados en su desarrollo personal, social, ambiental y en matrogimnasia, que es la actividad física que permitirá estrechar lazos afectivos y de comunicación con sus papás. Siendo muy importante el comienzo del manejo de texturas para que comiencen a identificar los principales objetos, desarrollando en este caso el sentido del tacto.

Para los años edad de preescolar, iguiendo el programa educativo de la secretaría, las áreas en las que se trabaja son desarrollo personal y social. Las edades en promedio son de los 4 a 8 años de edad.

Además la actividades se hacia el impulso del desarrollo del lenguaje y comunicación, pensamiento matemático, exploración y conocimiento del entorno, expresión y apreciación artística, desarrollo físico y de salud.

PARTICIPACION DE PADRES DE FAMILIA, DETERMINANTE PARA EL DESARROLLO

La directora de la Escuela para Ciegos y Débiles Visuales de Morelia, Silvia Guzmán Martínez comentó que en la institución ha sido determinante la participación de los padres de familia para que sus hijos alcancen su desarrollo, pero sobre todo no se vean excluidos de la misma.

Para ello, los padres deben orientar a sus hijos en las tareas que se les encargan a los menores para que realicen en casa, ya que algunos no podrían solos. Además, la familia apoya a la elaboración de material didáctico que se utiliza en la clase y paralelamente organizan jornadas de limpieza.

Inclusive, la directora expuso que los estudiantes, al momento de concluir su instrucción primaria, logran incorporarse a la secundarias regulares, sin embargo, sí se enfrentan con complicaciones o falta de paciencia de los profesores, aunque negó que se trate de discriminación.

Consideró que es necesario que se impulse la atención de nivel secundaria con métodos especiales para personas ciegas, inclusive en la educación media superior y superior, ya que son pocos los estudiantes que logran un grado de licenciatura debido a las complicaciones para ser aceptados y adaptaciones a los sistemas de aprendizaje.

En ese sentido dijo: "se requiere mayor sensibilidad con directores, profesores, alumnos y padres de familia de la escuela regular. Se evalúa cómo ha sido aceptado durante un año", expresó la directora.

PROGRAMAS FEDERALES SIN AVANCES PARA APOYAR CON LENTES

Un programa para apoyar a la población infantil que tiene debilidad visual fue el programa federal de Ver Bien para Aprender Mejor, el cual únicamente operó en el 2006, debido a modificaciones en las reglas de operación y por las suspensiones de los profesores michoacanos. Mientas tanto, alrededor de 100 mil infantes están en espera de los beneficios.

Las autoridades estatales continuarán las gestiones ante la federación para que los 10 millones de pesos etiquetados para el programa y que están dentro de un fideicomiso sean liberados a fin de iniciar con las brigadas optométricas.

Abelardo Mejía Rodríguez, coordinador de Planeación y Evaluación Educativa de la Secretaría de Educación en el Estado, señaló que las modificaciones en las reglas de operación perjudicaron a Michoacán porque la federación programó visitas de optometristas a las escuelas, pero estas coincidieron con suspensiones o marchas de los docentes, por lo tanto, los infantes no pudieron ser atendidos. Además el programa no prevé el regreso de los especialistas a menos que la administración estatal pague con recursos propios.

Mientras la falta de acuerdo continúa, en Michoacán por lo menos 10 por ciento del millón de alumnos de educación básica requiere de la atención de optometristas y oculistas, debido a problemas de debilidad visual, cataratas, miopía, astigmatismo, entre otros.

Mejía Rodríguez dijo que pedirán a las autoridades del gobierno federal llegar a un acuerdo para que los optometristas y oculistas no tengan que llegar desde la capital del país, sino que sean especialistas del interior del Estado, y que los gastos de la brigada estén programados.

Aunque dijo que hace un año se pudo atender a alrededor de 2 mil infantes, desde ese momento a la fecha no se han presentado avances, e insistió en que el problema no es la falta de recursos, ya que con los 10 millones de pesos se puede lograr la atención para un lapso de dos años.

Con el recurso disponible se pueden comprar entre 80 mil y 100 mil pares de lentes para estudiantes de preescolar, primaria y secundaria de los más de 12 mil planteles del Estado.

Pero aclaró: "Nosotros insistiremos ante el Comité Técnico Nacional para que en el caso de Michoacán se tenga una consideración especial, porque en el momento que llegó la brigada hubo movilidad en el calendario escolar porque los maestros suspendieron".