Opinión
Acertijos
Gilberto Haaz Diez
Acertijos

El Sol de Córdoba
16 de enero de 2008

* Si se me diera la oportunidad de hacer un regalo a la siguiente generación, sería la capacidad de reírse cada cual de sí mismo. Camelot

LOS UPSKIRTS

Los gringos suelen llamarle upskirts, a las tomas fotográficas donde las celebridades enseñan un poco los chones, eso cuando los portan, otras veces andan a rape, descubiertas, a calzón quitao, ni siquiera calzón de manta como en la revolución. Hay tres figuras que no dejan de asombrar en los magazines, lo mismo los totonacos como TV Novelas, TV Notas, Fama, OK, Caras, Quién, que los extranjeros, que suelen traer los mismos chismes solo que aquellos en su idioma. Britney Spears, Paris Hilton y Lindsay Lohan, son una tercia que no la mata ni un póker. No hay mañana en que no nos sorprendan con una foto perrona. Desafiante, con la libido y la sensualidad a cuestas, que hace que a los mortales se les haga agua la boca y las perrillas afloren.

LOS CONOCIMIENTOS

De ellas sabemos más que muchas cosas. Hace nada, el afamado escritor de novelas y diarios, Xavier Velasco, Premio Alfaguara, mexicano hasta las cachas, llegó a escribir que de Britney sabía más que de cualquier pariente suyo. Así me pasa a mi, de esta tercia sé mas que de doña Minga y mi prima Neri, sé, por ejemplo, cuántos hijos tienen, qué hacen, en dónde rolan, los autos deportivos que portan, que antros conviven, en dónde se revientan, cuando las apaña la poli, cuando se caen de jarras, cuando madrean a bolsazos a un paparazzi, etc. Gabriel García Márquez dijo de la fama: "La fama es una montaña a la que se sube a grandes pasos, para después escurrirse tímidamente hacia abajo. Al lugar de partida".

EN EL INTERNET

Abre uno cualquier página de Internet cualquier mañana y allí están, más afamadas que el Fabiruchis y su golpiza madreadora. La tía Eustolia me decía de pequeño que había que cuidar las amistades, por aquello del dime con quién andas y te diré quién eres. Britney era una chica modosita, bien portada, nacida de los estudios del Club Disney donde solo adoraba a Mickey Mouse y al Ratón Miguelito, vio de repente ascendente su carrera de cantante, al igual que Christina Aguilera, y eran dos mocosas juveniles apetecibles, pero solo para los chamacos quinceañeros o diezochoañeros. Una vez, después que creció, comenzó a reventarse, hacer sus desplantes y casarse en Las Vegas, Nevada, cuando se metió unos tequilas que la pusieron hasta atrás y se matrimonió con un amigo de la infancia y los abogados pusieron el grito en el cielo por aquello de las herencias en los divorcios. Rompieron ese compromiso de inmediato. Se casó lueguito lueguito y tuvo sus niños, Sean y Jaiden.

LA ODISEA

Mas tarde, con Paris Hilton agarraron por su cuenta las parrandas, y la otra reventada le sugirió, en una noche de copas una noche loca, que se despojara de todo lo interior, menos el alma, y que al bajar de un auto deportivo se mostrara ante los paparazzis tal y cómo nació, sin chones. Aquello fue la locura. Las fotos dieron la vuelta al mundo. Engalanaron y enrojecieron el Internet. Las revistas de magazines les ponían unas equis, por aquello de la censura y las perrillas. Pero en la red hay millones y millones de ellas, sobre todo de la Hilton, que fue pionera en ello, la heredera de los hoteles que el viejo Conrad no sabe ya qué hacer con la hija rebelde. Si desheredarla o hacerle al loco. Paris y Lindsey andan igual. Por ahí van. Han pisado cárcel, clínicas de rehabilitación, terapias amansa locos, novios, videos sexuales donde hacen de todo, y un día se les ve por aquí y por allá haciendo pucheros o enseñando el dedito de en medio, o haciendo la seña de la araña, esa muy mexicana. Seguirán conviviendo por nosotros por los siglos de los siglos, amén.

A DIARIO

No hay día en que no abra un diario o un portal y las vea a las tres: cachondas, en problemas, sensuales, señoriales, ligeritas. Son el fruto de nuestra sociedad convulsa, donde los y las artistas, diría el inútil Fox, se revientan a más no poder. Ahora que anduve y andé por Los Ángeles pelé el ojo como Kamalucas para ver si me encontraba a una de ellas y salir corriendo como cuenqueño despistado a pedir el autógrafo. No se pudo, porque no llegué por Beverlly Hills, que me dicen son los rumbos donde conviven en restaurantes, cuando andan bien portaditas en el día. En la noche, hay que meterse a los antros. Alguna vez en Nueva York, en una de esas tiendas que venden todo relacionado con el sex apeal, me metí a una de ellas y la Hilton asombró al mundo al poner en venta clandestina, el novio que la filmó, el video donde hace al amor con su galán en turno. Ese video ha sido más visto que la cinta Casa Blanca de Humprey Bogart e Ingrid Bergman. Cosas de la mercadotecnia. Britney, cansada de tanto paparazzi se amarró a uno de ellos, ahora mismo la pueden ver en el famoso portal Youtube, en Santa Bárbara, California, donde viven su vida loca en una escena hotelera media cachonda. A él, le dieron machetazo a caballo de espadas. Pa' que vea lo que se siente el muy güey.

POR MÉXICO

Britney se lo trajo de paseo a México, a la frontera, y se les ve saliendo de hotel cinco estrellas, pero, a diferencia de los gringos, los guaruras mexicanos pusieron quietecitos a tanto paparazzo jodedor, aquí no andan con cuentos con eso de que los van a demandar, aquí los alejaron como Cobra y Delfín alejan a los pidechambas que le llegan al Preciso. Yo, solo deseo que sean felices y sigan alegrando este mundo que, como decía Groucho Marx: "todos los vicios, con tal de que estén de moda, pasan por virtudes", y, me despido de ellas con el lema de Lila, el secretario de Salud: "Sin criaderos no hay larvas, sin larvas no hay mosquitos, y sin mosquitos no hay dengue". Ahí se ven. Inviten, cuando puedan.

EL REGIDOR IV

Los munícipes y parte de su comuna comenzaron a meter el acelerador a fondo. Algunos andan todavía espantados y no saben ni por dónde comenzar., Encerrados están en sus torres palaciegas. A otros les sobra la jiribilla, y un día se les ve por aquí y otro por allá. Uno de ellos, Regidor IV del Ayuntamiento de Veracruz, Oliver Aguilar Yunes, hijo de mis cuates, Maribel y Juan Felipe Aguilar de la Llave, el último Tesorero de Miguel Alemán, anda muy activo. Vía los comunicados que me llegan, lo veo en la difícil comisión de modernizar los mercados, que estén rechinando de limpios, que sean funcionales y dignos de los veracruzanos. Un funcionario público que seguramente dará lo mejor de sí mismo en su trabajo edilicio, y que desde el primer día se dio a la tarea de enfrentar la problemática de ese rubro, y será un apoyo para el barbas Rementería, el tal Jon.

Comentarios: haaz@gilberto@hotmail.com
Columnas anteriores
Columnas

Cartones