Morelia
Suspenden servicios en el Centro de Salud de Morelia
Suspenden el servicio médico en el Centro de Salud de Morelia antes de la una de la tarde y causan el enojo y comprensible molestia de usuarios. Fotos: Miguel Monge/ El Sol de Morelia.
*** Dejaron inerme al grupo poblacional más vulnerable: el de las familias que no tienen acceso a la seguridad social
El Sol de Morelia
20 de octubre de 2009

Rosamaría Sánchez, Arcelia Lara, Miguel Pérez

Morelia, Michoacán.- Quiero que se me recuerde con un día de trabajo y no con un minuto de silencio, la frase del general Lázaro Cárdenas del Río, se fue al cajón de los olvidos, junto con una de las prestaciones elementales: la salud. Y es que ayer, en el marco precisamente del trigésimo octavo aniversario luctuoso del ex presidente de México, el Centro de Salud de Morelia, Dr. Juan Manuel González Ureña, cerró sus puertas durante la jornada vespertina, dejando sin servicio a más de 400 usuarios.

Ni consulta externa, medicina preventiva y de pequeñas urgencias laboraron a partir del mediodía; a las 12 horas, la administradora del centro, sobre quien pesan delicadas acusaciones de parte del personal que ahí labora, María Dolores Maldonado Bautista, simplemente se limitó a anunciar a la plantilla laboral que los servicios serían suspendidos por el motivo comentado.

Si bien un grupo de trabajadores externaron su descontento, ya que históricamente esta fecha se había trabajado con guardias o, inclusive, servicio de pasantes, para no dejar descubierto sobre todo el área de medicina preventiva y la aplicación de biológicos como el de la vacuna antirrábica, que ocupa de ser suministrada diariamente, la servidora pública reiteró la disposición tomada y ordenó el cierre de todo el centro.

El Dr. Juan Manuel González Ureña otorga alrededor de 400 consultas diarias en su turno vespertino; además de la aplicación de biológicos del cuadro básico a niños menores de cinco años, a mujeres en periodo gestacional y a personas que han sufrido de mordedura de perro, todos los que ayer acudieron al servicio se quedaron sin el mismo.

En el turno referido, laboran alrededor de cincuenta empleados, entre trabajadores de intendencia, pasantes y personal de base, tanto del área administrativa como médica, con el único objetivo de servir al grupo poblacional más vulnerable y desprotegido: el de las familias que no tienen acceso a la seguridad social, las de más escasos recursos y las que, incluso, se tienen que trasladar desde grandes distancias para ser atendidas en este centro.

ENOJO CIUDADANO

Malestar e irritación externaron varios de los usuarios, pues se dejó de dar servicio a partir de las 12 del día, pese a que muchos de ellos requerían de la revisión de un médico.

El coraje, explicaron algunos de los usuarios, fue porque no les avisaron con anticipación de que las instalaciones serían cerradas a partir de la una de la tarde. Sin embargo, el vigilante de la clínica, ya estaba impidiendo el acceso de los usuarios.

El módulo instalado en la plaza del Carmen, para aplicar la vacuna contra influenza estacional (tipo A y no A/H1N1), también fue escenario de molestia. En ese lugar, dejaron de aplicar las dosis a las 12:30 del medio día, lo que también enojó a la población; sobre todo, de quienes tuvieron que desplazarse desde algunas comunidades o puntos aledaños de esta ciudad de Morelia.

Como injusto calificaron esta decisión de no permitir el acceso a los usuarios. El vigilante solamente se limitó a decir que "él solo recibía órdenes superiores", es decir, suspender un servicio tan elemental como la salud.

Los humildes pacientes, agregaron que con los cambios climáticos decidieron acudir este lunes a vacunar a sus hijos, "pero ahora nos tenemos que aguantar, porque a los señores se les dio la orden de cerrar más temprano, cuando el centro está abierto hasta las 6 de la tarde", dijeron los usuarios, quienes prefirieron declarar en anonimato. (P)