Opinión / Columna
 
Hazael Ruíz Ortega 
Trato y tratamiento
El Sol de México
25 de octubre de 2014

  El cambio personal es un proceso propio. Se argumenta: el sujeto de cambio es el principal protagonista, ninguna persona logra cambiar a otra persona, nadie puede cambiar por nosotros, no existe ningún modelo de intervención universal para el cambio, cada persona deberá culminar su propia ruta para constituir su transformación personal y otros más.

En este sentido, la metáfora es un recurso eficaz, que sugiere, por ejemplo: "abrir puertas, cerrar puertas", gran simbología para avanzar y cerrar círculos en cada momento de la historia de vida, y precisa comprender sus consecuencias y estar preparado para ello. Pero, más allá, coincidiremos se requiere del acompañamiento de un experto, o más, según particularidades del camino a recorrer.

Así, desde la salud, ya sea física, psicológica, social o espiritual y bajo la hipótesis de una intervención prolongada en el tiempo... abramos una puerta-pregunta para la reflexión ¿Qué es más significativo el trato o el tratamiento?

Para estos efectos, consideremos por "trato" lo que viene del experto con su habilidad en la vida social que permite vínculos que hacen o deshacen; y por "tratamiento" el modo de trabajar ciertas materias para su transformación.

Visibilicemos tres tipos de casos y encontremos diferencias en la relación: 1) La relación Médico-Paciente; 2) la relación Terapeuta-Usuario de atención integral por consumo de sustancias psicoactivas; y 3) la relación Autoridad-Adolescentes en Centros de Internamiento y de Tratamiento.

1) Relación Médico y Paciente. Se conocen diferentes modelos, destaca el que incluye la toma de decisiones participativa y pertinente vinculación: "muchos pacientes son pasivos en la consulta y para poder tener éxito en el cambio conductual, necesitamos que sean activos y capaces de tomar decisiones, un vínculo básico, un campo común que involucre al enfermo y al médico trabajando juntos. Ese es el fundamento de toda acción terapéutica (...) está demostrado que la calidad de la alianza terapéutica es el predictor más robusto de éxito, siendo esto más importante aún desde la perspectiva del paciente, está constituida por tres aspectos: metas, tareas y vínculo". ¿Aplicaría la atención de primer nivel? es otra historia.

2) Relación Terapeuta y Usuario de atención integral por consumo de sustancias psicoactivas. En este modelo de intervención, se insiste que la flexibilidad es pilar esencial para resolver la gran variedad de los problemas humanos y que la participación del terapeuta debe apoyar y propiciar la toma de decisiones que promueva estilos de vida saludable en la familia, escuela y demás sitios de convivencia social. Las autoridades vigilan instituciones con irregularidades.

3) Relación Autoridad y Adolescente en los Centros de Internamiento y de Tratamiento por hechos tipificados como delito. Del tratamiento, lograr su reintegración familiar y social, así como el pleno desarrollo de su persona y capacidades.

Del trato: 1) el Juez de Ejecución especializado en Justicia para adolescentes, tiene a su cargo el control y supervisión del cumplimiento de las sentencias dictadas a los adolescentes, garantiza el respeto de los derechos del adolescente y de la víctima, entre otros; 2) la autoridad ejecutora, garantiza el cumplimiento de las medidas impuestas por los jueces para alcanzar la reintegración familiar y social de los adolescentes y 3) los funcionarios o personas bajo las cuales se establecen las responsabilidades relativas a sus obligaciones en la ejecución y cumplimiento.

Sin duda, la confianza es un pilar del trato igualitario y tratamiento individualizado. Del trato-tratamiento una relación simbiótica para alcanzar una situación esperada y deseada, del área libre albedrio y obligatoria en el tercer caso, todas de corresponsabilidad.

hazael.ruiz@hotmail.com
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas