Opinión / Columna
 
Hazael Ruíz Ortega 
La voluntad
El Sol de México
20 de diciembre de 2014

  La fuerza no viene de la capacidad corporal, sino de la voluntad del alma (Gandhi). Pensándose aquí que la voluntad, la mente y el corazón son elementos del alma. La psicología, por su parte, plantea que la voluntad es la capacidad de la mente vinculada al autocontrol, la facultad de decidir la propia conducta, el libre albedrío, la intención, el ánimo o el deseo de hacer algo, la fe. Otra perspectiva filosófica, apunta que la voluntad es una manifestación superficial de una fuerza que está más en lo profundo de nuestro ser, regida por dos fuerzas dominantes: la fuerza activa que crea, impulsa la vida ascendente, crecimiento, anhelo, autoafirmación y la fuerza reactiva venciendo adversidades, en ocasiones resentida con la vida (Nietzsche).

Veamos lo que al respecto sostiene la Asociación Americana de Psicología (APA, en inglés): "en esencia, la fuerza de voluntad es la capacidad de resistir a la satisfacción al corto plazo para alcanzar objetivos o metas al largo plazo, se relacionada con resultados positivos, como mejores calificaciones, menores índices de abuso de sustancias, seguridad, mejoras económicas". Sin duda alguna, desde perspectiva comunitaria de estilos de vida saludables, destaca el potenciar la salud física, psicológica, social y espiritual.

Afirman que la ausencia de fuerza de voluntad no es la única razón por la que se deja de alcanzar logros, requiere de tres componentes: 1) la motivación para hacer el cambio y fijar una meta clara, 2) ejercer la fuerza de voluntad, y 3) establecer un seguimiento al comportamiento que conduce a la meta.

Quienes en edad preescolar demuestran autocontrol, ya de adultos tienen mayor prevalencia a la fuerza de voluntad. Por ello, la pertinencia de la fortaleza desde la infancia, hábitos y contenidos que lleven consigo esfuerzo prolongado y requieran de salud y fuerza interior. La práctica deportiva, por ejemplo, es una buena opción para ejercitar la fortaleza, venciendo agotamiento, adversidades y alcanzar con perseverancia la meta.

En la vida cotidiana, proyectos que se inician con agrado y entereza (lo concerniente a lo que el hombre quiere y aquello contra lo que se defiende) al transcurrir del tiempo pueden cambian en situaciones poco deseables o difíciles de resolver. En la ruta cuando la voluntad se agota el dilema de permanecer o renunciar. Un protocolo de aplicación en esos puntos de quiebre de la voluntad, lo cita Rudyard Kipling en su poema titulado Si: "(...) cuando en ti todo flaquea menos la voluntad que te dice ¡Adelante!".

A punto de cerrar las puertas del año 2014. México, marcado por oportunidades, desafíos, laureles, pérdidas y desgracias, entre otros. En el campo de la psicología, quizá obtuvo extenso material para profundizar el conocimiento de la naturaleza humana -si bien, aún en proceso de comprensión y análisis- por las acciones y reacciones expresadas en temas de alta sensibilidad relacionadas con la vida.

Pero, las consternaciones, en lugar de derrumbarnos, expandirán el "saber". Las pérdidas, en lugar de destruirnos, refinarán el "saber hacer". Las frustraciones, en lugar de desalentarnos, renovaran el "saber ser".

El contexto revela que la condición para realizar las transformaciones deseadas y esperadas en el país requiere colaboración de la voluntad individual, comunitaria e institucional. Entonces, bienvenido el equilibrio dinámico, desde los causes de la participación ciudadana como Promotores de Buena Voluntad, apuntalando derechos enfocados al bienestar humano.

Concluimos la colaboración este año con otro pensamiento de Gandhi: "La vida me ha enseñado que la vida es como un espejo, si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí".



Mis mejores deseos de Feliz Navidad

y Año Nuevo 2015

hazael.ruiz@hotmail.com
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas