Opinión / Columna
 
Hazael Ruíz Ortega 
Semana Santa 2015
El Sol de México
28 de marzo de 2015

 

Semana Santa 2015. Representa tiempo de oportunidades, actitudes y comportamientos proactivos relacionadas al ejercicio del derecho de estar, vivir y circular libremente en México. Ocasión para transformar espacios públicos en ámbitos agradables de convivencia, socialización, construcción de relaciones incluyentes e igualitarias, donde mujeres y hombres, sean protagonistas.

¿Cómo favorecerlo? Conocemos que el cambio positivo personal, familiar, comunitario, se manifiesta, entre otros, cuando usamos el conocimiento para llevar a cabo tareas significativas (toma de decisiones con asertividad, solución de problemas, análisis de sistemas, otros). Viene a la memoria un esquema de dimensiones del aprendizaje: Actitudes y percepciones, adquirir e integrar conocimiento, extender y refinar el conocimiento, uso significativo del conocimiento, hábitos mentales.

En este sentido, resulta de interés referirnos a los protagonistas de la Semana Santa en nuestros días. Hace un año nos referimos a ella desde la perspectiva de su representación social. Ahora nos interesa analizarla al menos en tres perspectivas: Tiempo de reflexión, tiempo de esparcimiento y recreación, tiempo de corresponsabilidad en la protección civil.

1. Tiempo de reflexión. En Semana Santa revivimos la pasión, muerte y resurrección de Jesús. En 2015, será del 29 de marzo (domingo de Ramos y de la Pasión del Señor) al día 5 de abril (domingo de Pascua-Resurrección del Señor).

Si bien, un segmento de la población refiere en su percepción que la Semana Santa es igual todos los años. En contraste, quizá la mayoría y desde otro matiz, se manifiesta en visibilizarlo como tiempo de oportunidades, de una nueva mirada interior con sentido de renovación... tiempos del fuego nuevo.

2. Tiempo de esparcimiento y recreación. Actualmente es aceptado que durante estos días y los de la Pascua de Resurrección, con base en las creencias, sentimientos u opiniones, es previsible sea apreciado también como período de tiempo libre y salir de la casa a diferentes destinos.

Por ejemplo, estadísticas no oficiales, refieren los tiempos cuando viaja el mexicano: Durante las vacaciones de verano (59 por ciento), en navidad y fin de año (29 por ciento), semana santa (10 por ciento) y puentes oficiales (1 por ciento). Resalta por su importancia, entre otras, las consecuencias positivas en la derrama económica.

3. Tiempo de corresponsabilidad en la protección civil. En Semana Santa, también son tiempos de emplear los protocolos de coordinación para la prevención y respuesta efectiva en esta materia. El ejercicio de la protección civil en carreteras, espacios públicos, centros de carácter religioso, entre otros. Para estos efectos, la construcción de acciones a favor de la comunidad en los respectivos ámbitos de las autoridades de los tres niveles de gobierno, incluyendo la llamada "ley seca" y los "descuentos" en la compra de boletos de los estudiantes, maestros y adultos mayores cuando viajan.

De la conciencia social, sin duda, prevalece y es ruta de acción la participación ciudadana en las acciones de protección civil, con enfoque que consolide la cultura de la prevención basada en la corresponsabilidad y coordinación interinstitucional.

Desde la perspectiva laboral, al igual que en los años anteriores, percibimos trabajando a miles de servidores públicos, del sector privado y el social vinculados a los servicios turísticos, entre otros. Respecto a las personas privadas de su libertad y la afluencia de quienes los visitan, apoyando en los reclusorios en la "tarea que nunca termina... una banda sin fin". Tiempo de pertinentes actividades orientadas a la reflexión que conduzca a la reinserción a la sociedad, es decir, su propio "fuego nuevo".

Feliz Semana Santa y Pascua de Resurrección.

hazael.ruiz@hotmail.com
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas