Opinión / Columna
 
Hazael Ruíz Ortega 
Espíritu de lucha, fuerza de voluntad: Medios suficientes
El Sol de México
19 de julio de 2014

  Los desafíos no son más grandes que uno mismo. A lo largo de la vida se presentan un sinnúmero de situaciones desafiantes, adversidades por momentos insuperables, que atenazan y agobian; muchas de ellas nos hacen tomar decisiones desesperadas con la idea de evitar el dolor, pero a la postre solo nos arrinconan y hacen más compleja la situación.

Siempre ayuda hacer un alto en el camino, para evaluar el desafío y recordar nuestras cualidades y virtudes. Al detener el paso y distanciarnos de la dificultad hacemos una evaluación del "problema" y nos damos cuenta que tenemos la respuesta; ¡toda persona tiene los recursos suficientes, o se los puede generar para afrontar el desafío! Sin ser tajantes cada problema propicia los recursos para superarlo.

Actuar con inteligencia es comprender que cada problema nos ayuda a crecer y también obliga a trabajar en los pilares fundamentales: el cuerpo, la mente y el espíritu para un desarrollo armónico, y enfocadas al menos en cinco áreas: física, cognitiva, emocional, social y espiritual. La intención ahora es resaltar la espiritualidad y fuerza de voluntad en la juventud.

Contexto: Esta semana, Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, dio a conocer que se aplicará Encuesta de cohesión social para la prevención de la violencia y la delincuencia en 47 comunidades focalizadas de interés nacional. Se dijo: "Será la primera de este tipo a nivel internacional, medirá los factores asociados con la generación de la violencia y la delincuencia (...) aplicará a jefe de familia y a jóvenes entre 12 y 29 años, permitirá conocer los riesgos de violencia y delincuencia, el desarrollo individual, las amistades de los jóvenes y sus valores, además de saber si hay conductas antisociales. El resultado, en abril del 2015.

A) La espiritualidad. Una de sus acepciones significa ánimo, valor, aliento, brío, esfuerzo... aliento de vida. Ejemplo: Encuesta realizada en Estados Unidos con la interrogante ¿Qué significa para ti ser un joven espiritual?, las respuestas dejan ver el comportamiento espiritual en siete categorías vinculadas al desarrollo personal y social. Ser espiritual incluiría: 1) Asumir un propósito; 2) mantener vínculos (incluidos con un poder superior -normalmente Dios-, con terceras personas y la naturaleza; 3) tener una base de bienestar que incluya alegría y plenitud; 4) la energía y la paz; 5) plena convicción; 6) autoconfianza; y 7) gozar el impulso de la virtud. Concluye: la juventud asocia espiritualidad con comportamientos positivos. Quien escribe agrega la fuerza de voluntad.

B) La fuerza de voluntad: Expertos definen su esencia, como la capacidad básica para postergar la satisfacción... el autocontrol y su resistencia a la satisfacción inmediata, respetando plazos (corto, medio, largo), vinculado a la obtención de resultados positivos. Otros expertos afirman que sin enfoque es un esfuerzo en vano. Ejemplo: Estudio sobre autocontrol señala: "Asignaron a los estudiantes tarea en la cual tenían la opción de recibir $1 inmediatamente o esperar una semana y recibir $2. Los investigadores descubrieron que los estudiantes que habían obtenido un puntaje alto en autodisciplina también obtenían las mejores calificaciones, mejor récord de asistencia y mejores puntajes en los exámenes, y su probabilidad de ser admitidos a programas de bachillerato son mayor competitivos. Revelan que la autodisciplina es más importante que el coeficiente intelectual en anticipar el éxito académico". Y hay más al respecto a ver.

Siendo "cuerpo-mente-espíritu" y "fuerza de voluntad" un todo interrelacionado, lo que importa es dar el primer paso... "Si tuviésemos suficiente voluntad casi siempre tendríamos medios suficientes" (Mahatma Gandhi).



hazael.ruiz@hotmail.com
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas