Opinión / Columna
 
Sólo para recordar 
Fernando Vigoritto 
Leyendas vivas de nuestro cine
El Sol de México
24 de mayo de 2009

  Segunda parte

Muy grata ha resultado la tarea para este columnista y eterno enamorado de las grandes luminarias que han adornado el firmamento fílmico, buscar como ratón de biblioteca, escudriñar en los pasados tiempos esos bien llamados de oro para rescatar la memoria de aquellas mujeres maravillosas que nos han dado y siguen dando una presencia y un rico aroma a leyendas vivientes de la gran industria denominada del celuloide.

* María Victoria

Tras ser una de las grandes glorias del teatro de revista con su muy peculiar estilo para interpretar sus canciones, es descubierta al cine y pone de manifiesto su vis cómica en cintas ya míticas como Maldita Ciudad, Los Paquetes de Paquita y Cupido Pierde a Paquita, entre otras muchas que la hacen una reina y soberana, pero también una gran leyenda.

* Carmen Montejo

La cinta que la distingue y la marca con el calificativo de estrella fue El Camino de los Gatos, al lado de Emilio Tuero; sin embargo, puede enorgullecerse de haber participado en muchos importantes proyectos, como la tísica de Nosotros los Pobres, la infiel de Lodo y Armiño, la enferma de Mujeres sin Mañana o la chica abnegada de La Intrusa. Por todos estos personajes logra pasar a la historia del cine.

* Sara Montiel

La manchega llegó a México en los albores de los años 50 y desde un principio puso su sello de marca, esa misma que años más tarde la encumbró a nivel mundial con El Último Cuplé. En nuestro país hizo muchas cintas de las que es posible no esté muy orgullosa, pero realiza Cárcel de Mujeres en un duelo inolvidable con Miroslava, que la eternizó.

* Carmen Sevilla

Otro bello rostro, también originaria de España con una filmografía poco interesante, pero digna de ser reconsiderada con gran valía por el solo hecho de haber compartido créditos con nuestros dos grandes inmortales: Pedro Infante en Reportaje y Gitana Tenías que ser, y con Jorge Negrete en Jalisco Canta en Sevilla.

* Rosa de Castilla

Cantante de suave voz con matices de romanticismo que incursionó en el género de las folclóricas con bastante éxito, su paso por el cine deja la huella de una luminaria que sabe alternar con gran decoro con Jorge Negrete en Tal Para Cual y con el cómico pachuco Tin Tan en El Mariachi Desconocido.

* Irma Dorantes

Debuta como adolescente en cintas de gran recuadro como Ustedes los Ricos y Pepe el Toro junto al gran Pedro Infante. Luego sería en su camino fílmico una hermosa y dulce novia, hermana, hija, amiga y, por supuesto, damita joven en un gran número de cintas, entre las que destaca La Fierecilla del Puerto.

* Patricia Morán

Rubia, muy distinguida y con un rostro tan hermoso que rivaliza con la mismísima doña María Félix en La Mujer de Todos, y más adelante, también de pareja de Armando Calvo, sorprende a su público en Bel Ami. Su película más emblemática es, sin duda, Otra Primavera, como la problemática hija de Ernesto Alonso.

* Beatriz Aguirre

Le toca desempeñar casi siempre el rol de la mujer buena, sea como hija en La Familia Pérez y El Dolor de los Hijos, sea como esposa del infiel Enrique Rambla en Senda Prohibida, o como la abuela marginada de Los Años de Greta en cualquier etapa de la vida, siempre magistral derrochando talento y presencia.

* Lorena Velázquez

La bien llamada reina del cine increíble fue primero tan consentida del público mexicano como la chica popis de la colonia en cintas de corte juvenil como Viva la Juventud. En la otra cara de la moneda como villana en Ellas También son Rebeldes. Se manifestó, por supuesto, como una mujer sexy en La Vida de Agustín Lara y pasa a la historia del cine por su intervención en el cine fantástico.

* Lilia Michel

Entrando al cine y empieza a destacar la como la Chica del Suéter y su enlace con el galán Rafael Baledón la convierte en la pareja ideal de la pantalla como películas como El Pasajero Diez mil y Sí, mi Vida. Es seleccionada para representar a la hija de María Félix en Vértigo y fue por mucho más una gema importante de la gran industria del celuloide.

* Carmelita González

La dulce estrella de más de cien películas jamás ha sido reconocida como la gran estrella, aquí cabe bien el refrán de que "la revolución aún no le hace justicia". Pero para los amantes del cine y seguidores de su filmografía, Carmelita pasa a la historia con cintas muy marcadas como El Baisano Jalil, al lado de Pardavé, con el que repite en El Ropavejero, con Sara García en Doña Clarines, con la Félix en Que Dios me Perdone y, por si fuera poco, con Infante y Negrete en Dos Tipos de Cuidado.

* Ninón, Amalia, Tongolele y Rosa Carmina

Con el peculiar estilo que las dominaba para interpretar esos bailes tropicales se convirtieron en las máximas representantes de un género cinematográfico como fue el llamado cine de rumberas. Ninón con Aventurera, Amalia con Calabacitas Tiernas, Rosa Carmina con Cabaret Shangai y Yolanda Montes "Tongolele" con la película que además le rinde pleitesía, Han Matado a Tongolele.

* Luz María, Anabel, Alma Rosa y Alma Delia

Siempre fueron las hijas obedientes de la clase media y por este cartabón casi clásico no pasan desapercibidas para el historial del cine donde han ingresado por propio derecho. Luz María Aguilar por Con Quién Andan Nuestras Hijas, Anabel Gutiérrez por Escuela de Vagabundos, Alma Rosa Aguirre por La Familia Pérez y Alma Delia Fuentes por Las Tres Perfectas Casadas.

* Gloria y Carolina

Dos ejemplos de divas y también ya leyendas vivas de nuestra industria, Gloria Mestre, la gran bailarina que precedida de su fama en Europa arriba al cine en innumerables filmes de comedias populares al lado de Tin Tán o Joaquín Pardavé.

Y Carolina Barret, que es un caso especial de excelente actriz dramática o cómica como se le pidiera, baste de ejemplos cinco rostros de mujer con Arturo de Córdoba o con Mario Moreno en El Gendarme Desconocido para que obtenga su pase a la historia.
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas