México
Estado Mayor Presidencial, lo máximo en aviación
Helicóptero Superpuma TPH-01, uno de los transportes del Presidente de México. (Foto tomada del libro El Estado Mayor Presidencial)
(Primera Parte)
Organización Editorial Mexicana
23 de noviembre de 2008

Especial de Nidia Marín / El Sol de México

Ciudad de México.- El Estado Mayor Presidencial, la institución en base a cuya eficiencia el Gobierno federal elabora actualmente un protocolo de seguridad para los vuelos de los secretarios de Estado es la de más alto grado de calificación del país en materia de aviación, con 175.428 horas de vuelo acumuladas tan sólo en seis años, de 2000 a 2006.

Todos, absolutamente todos los 65 presidentes de México han sido resguardados por este selecto cuerpo de militares. Guadalupe Victoria lo integró; Mariano Paredes y Arrillaga lo modificó; Antonio López de Santa Anna le añadió "de su Alteza Serenísima"; Ignacio Comonfort expidió su primer reglamento; Benito Juárez recibió su apoyo cuando trasladó el gobierno al norte del país; don Porfirio le dio la primera norma orgánica; Francisco I. Madero recibió su lealtad; Venustiano Carranza lo reorganizó; y Plutarco Elías Calles, reestructuró la norma.

Posteriormente, Manuel Ávila Camacho le dio el nombre de Estado Mayor Presidencial y le encargó la preparación militar para la participación en la Segunda Guerra Mundial; Miguel de la Madrid le agregó funciones auxiliares; y Vicente Fox le otorgó facultades como unidad administrativa.

Y en el mandato del presidente Felipe Calderón Hinojosa, con motivo del accidente del Learjet en el que viajaban el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño y el funcionario José Santiago Vasconcelos, el Gobierno federal hecha mano de la experiencia del Estado Mayor Presidencial (y de otras instituciones civiles) ante la necesidad de que los secretarios de Estado tengan mayor seguridad en sus viajes.

A 184 años de haber sido formado por el presidente Guadalupe Victoria, en 1924, los actuales mil 863 efectivos militares del Estado Mayor Presidencial (de los cuales 126 son de la Fuerza Aérea), son herederos de lo que fue la Ayudantía General, el Estado Mayor Facultativo, el Cuerpo Especial del Estado Mayor del Presidente de la República, hasta llegar a la denominación que hoy tiene.

LOS QUE SE LA JUEGAN

Los que se la juegan por el Presidente de México están amparados por el artículo 89 constitucional y forman parte de una unidad de asesoría, apoyo técnico y coordinación, de acuerdo con los artículos primero y octavo de la Ley Orgánica de la Administración Pública, provenientes de las tres fuerzas armadas (Ejército, Fuerza Aérea y Armada), señala el libro "El Estado Mayor Presidencial".

En el mismo, por vez primera se revelan los trabajos que lleva a cabo esta fuerza militar de élite. Fue publicado cuando el EMP estaba bajo el mando del General de Brigada D.E.M. José Armando Tamayo Casillas, jefe del Estado Mayor Presidencial, en la pasada administración.

Demócratas o dictadores, militares o civiles, los presidentes en México siempre han sido resguardados por un cuerpo de élite. La historia señala que después de la creación de la Ayudantía General en 1824, fue el gobierno del general Mariano Paredes y Arrillaga el que decretó el 27 de julio de 1846 la creación "de un Estado Mayor Facultativo, el cual estaría bajo las órdenes del titular del Poder Ejecutivo, quien reglamentaría sus labores".

Antonio López de Santa Anna, como presidente de la República, en los años de 1853 y 1854, integró un cuerpo especial que denominó "Estado Mayor de su Alteza Serenísima".

Fue el general Ignacio Comonfort, 26 presidente de México, quien el 15 de septiembre de 1857, dispuso se publicara el acuerdo proclamado en Ayutla y decretado en Acapulco, mediante el cual se expedía el reglamento del Cuerpo Especial de Estado Mayor del Presidente de la República.

Benito Juárez fue resguardado. En el texto de la obra se indica que durante la intervención francesa (1862-1867) y debido al traslado del gobierno del presidente Juárez hacia el norte para mantener vigentes las instituciones republicanas del país, las funciones del Estado Mayor Presidencial las asumió un reducido grupo de militares que se encargaron de su seguridad y lo asistieron en sus actividades.

Don Porfirio también recibió la lealtad del cuerpo especializado. En 1888, el gobierno del general Díaz Mori restableció el Cuerpo Especial de Estado Mayor, cuya misión consistía en velar por la seguridad personal del Presidente de la República. Siete años después, en mayo de 1895 la institución tuvo su reglamento orgánico, en el cual "se precisaron las atribuciones del jefe del mismo y sus misiones generales".

El libro indica que en el mandato de don Francisco I. Madero, el Estado Mayor Presidencial "funcionó basado en la Ordenanza General del Ejército, la cual fue expedida el 11 de diciembre de 1911".

Fue Venustiano Carranza, quien el 26 de junio de 1916 expidió un decreto para reorganizar a los Estados Mayores del Ejército Constitucionalista. Así surgió nuevamente "la denominación de Estado Mayor Presidencial, que se había modificado durante el gobierno anticonstitucional de Victoriano Huerta".

Con el general Plutarco Elías Calles como presidente de México, el 15 de marzo de 1926, "se decretó la Ley Orgánica del Ejército y Armada Nacionales, la cual establecía en su artículo 33 las bases para la creación de la Ayudantía de la Presidencia, misma que siguió funcionando durante el gobierno del general Lázaro Cárdenas".

El general Manuel Ávila Camacho, en 1942, fue quien reformó la Ley Orgánica del Ejército y Armada Nacionales de 1926, de tal manera que la antigua Ayudantía de la Presidencia se transformó en el Estado Mayor Presidencial. Meses después, para afrontar la situación impuesta por la Segunda Guerra mundial expidió el Reglamento del Estado Mayor Presidencial, "en el cual se asignó al organismo la función de auxiliar al Presidente de la República en la preparación y organización militar, económica, legal y moral del país, para la guerra".

LAS RECIENTES REFORMAS

Al término de la guerra, en 1945 el Estado Mayor Presidencial reasumió sus funciones originales de seguridad y apoyo logístico para el Presidente de la República.

Así permaneció hasta que en 1985, Miguel de la Madrid Hurtado reformó el reglamento del EMP, para establecer tareas de auxilio al Presidente "en la obtención de información general; la planificación de sus actividades personales propias del cargo y las prevenciones para su seguridad, participando en la ejecución de las actividades procedentes, así como en las de los servicios conexos, verificando su cumplimiento".

Este reglamento estuvo vigente durante los gobiernos de Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo Ponce de León.

Vicente Fox Quesada, en 2004 expidió el nuevo Reglamento del Estado Mayor Presidencial, en el cual actualiza la estructura, organización y funcionamiento del Estado Mayor Presidencial como órgano técnico militar y como unidad administrativa de Presidencia de la República para facilitar el cumplimiento de sus atribuciones.

Aseguran que "el Estado Mayor Presidencial, por la naturaleza y trascendencia de sus misiones, demanda de sus integrantes un apego irrestricto a los valores éticos y morales, que si bien son comunes en las fuerzas armadas, adquieren en este organismo especial relevancia. La lealtad, la honestidad, la discreción y el profesionalismo son fundamentales en el código de conducta cotidiana".

En materia de discreción se afirma en el libro: "En el Estado Mayor Presidencial, este valor reviste una importancia vital, siendo imprescindible que sus miembros observen en todo momento y en toda actividad una conducta reservada y prudente. La sensatez y el tacto son fundamentales en la formación de juicios, por ello deben evitar acciones o comentarios que vulneren la seguridad, lesionen la imagen del organismo o degraden su propia persona".

LAS OBLIGACIONES DEL ESTADO MAYOR

El Estado Mayor Presidencial está conformado actualmente en órganos, secciones, áreas operativas y unidades administrativas que son: Jefatura, Subjefatura Operativa, Subjefatura Administrativa, Contraloría y Ayudantía General, Sección Secretaría y Archivo, siete secciones, más otras de Transmisiones, Administrativa y de Mantenimiento; tres grupos: Jurídico, de Promoción Deportiva, de Promoción Social, Centro Hospitalario, Ayudantía del Presidente de Estados Unidos Mexicanos, Agrupamiento de Servicios Generales, Intendencia de las Instalaciones Presidenciales, Unidad Ejecutora de Pagos, Coordinación de Asesores del jefe del Estado Mayor Presidencial, cuatro coordinaciones: la de Transportes Aéreos Presidenciales, Administrativa, de Seguridad y de Mantenimiento de la residencia oficial de Los Pinos.

Las atribuciones y responsabilidades de estas áreas se definen en el título cuarto del Reglamento del Estado Mayor Presidencial.

El Reglamento del Estado Mayor Presidencial señala que tiene como misiones generales:

"Garantizar la seguridad del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, de su familia, de los mandatarios y funcionarios extranjeros que visiten la República mexicana, de los expresidentes de la República y de otras personalidades que, por la importancia de su cargo o encomienda, expresamente ordene el titular del Ejecutivo federal; así como proporcionar el apoyo logístico inherente a las actividades anteriores".

También: "Apoyar al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos en el desarrollo de sus actividades".

Además: "Organizar las actividades conexas a la participación del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y su señora esposa en actos oficiales, proporcionando los recursos humanos y materiales que se requieran en apoyo de sus actividades".

Asimismo: "Garantizar la seguridad de las instalaciones presidenciales".

Otro más es: "Desarrollar las actividades de inteligencia y contrainteligencia necesarias para el cumplimiento de las funciones del Estado Mayor Presidencial".

Debe: "Coordinar las actividades de conservación, mantenimiento y restauración de las instalaciones presidenciales a cargo del Estado Mayor Presidencial".

Y finalmente: "Administrar los recursos presupuestales asignados por la Presidencia de la República para el desempeño de las actividades correspondientes".

(Continuará)