Opinión / Columna
 
Pedro Peñaloza 
Informalidad y deserción
Organización Editorial Mexicana
25 de julio de 2013

  Si no actúas como piensas, vas a

terminar pensando como actúas

Blaise Pascal



1. La informalidad: ¿un descubrimiento? ¡Caramba! No deja de sorprendernos la estrategia del joven Peña. Esa facilidad para trivializar las complejidades sociales y económicas es un sello que lo hace singular, pero que al mismo tiempo corrobora la ausencia de una visión multidimensional y transdiciplinaria del actual grupo gobernante.

Ahora, lanza otro programa efectista. Aborda el tema de la informalidad laboral sin tocar las múltiples aristas que rodean e inciden en ésta asignatura. Plantea incorporar al mercado formal de la economía a 200 mil trabajadores, es decir, menos del uno por ciento de los 28 millones de trabajadores que no cuentan con amparo legal y seguridad social.

2. La geografía y la demagogia. ¿De qué estamos hablando? Está bien que para fines publicitarios, Peña se haga acompañar de los gobernadores; sin embargo, la fenomenología de la llamada informalidad tiene rostros y zonas. El INEGI reporta que son Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Michoacán, Veracruz, Morelos, Zacatecas y Yucatán, las diez entidades con mayor rezago laboral.

3. El arte de viajar en las nubes. Concretamente, ¿Qué política pública? ¿Qué inversiones se realizarán, al menos, en estas entidades? Nada, solo frases generales y en consecuencia huecas. Otra vez, los lugares comunes y las ocurrencias de temporada sustituyen lineamentos robustos y fundados. Esa es la constante de un gobierno que persiste en solo hacer disparos en la oscuridad.

4. La huida del bachillerato. La SEP entra en escena. Siguiendo los pasos del inquilino de Los Pinos, la dependencia federal nos recuerda lo existente. La deserción en el bachillerato se convierte en una preocupación del gobierno actual, lo cual está muy bien, pero es obvio que no basta.

Según cifras oficiales, desertan 650 mil jóvenes al año, es decir, aproximadamente ¡mil 800 diariamente! Los datos son alarmantes; sin embargo, quedarnos en la sorpresa poco ayuda a clarificar los detonantes estructurales y los factores de riesgo que motivan este comportamiento. Reducir las causas a la falta de recursos, a la reprobación, a los embarazos prematuros, a la paternidad temprana y a la falta de interés, oculta los elementos multidimensionales que están en el subsuelo del comportamiento juvenil.

5. La crisis oculta en la maleza de lo inmediato. Lo que está en crisis es el modelo educativo memorista, libresco y diseñado para reproducir autoritarismos y lógicas individualistas. Es preciso subrayar que la escuela para ese grupo de edad (de 15 a 18 años), no representa ningún estímulo para el ascenso social, máxime si nos hacemos cargo de un contexto sociocultural dominado por el "exitismo capitalista", que establece comparación de ingresos y de confort con quienes no están en el sistema escolar y viven con acceso a bienes suntuarios y de "reconocimiento social". Además, si se logra que permanezcan en ese nivel escolar, encuentran serios obstáculos para ingresar a la educación superior; y si obtienen un título universitario se encontrarán con una realidad adversa. El empleo será escaso y el ingreso precario (véase el portal del empleo de la STPS, descarnado y patético) Lo que está en crisis es el conjunto del modelo educativo. Ese es el meollo y no fuegos de artificio.

Algo más. Ver para creer. Ebrard se pone radical y se alía con quienes siempre lo cuestionaron. Los chuchos oscilan entre Cárdenas y Peña. El resultado neto: un PRD sin brújula -o si se quiere, con varias-.

pedropenaloza@yahoo.com


 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas