Metrópoli
Disputa entre narcomenudistas, nueva hipótesis del caso "Heaven"
Foto: Archivo/El Sol de México
El Sol de México
23 de junio de 2013


La Prensa

Ciudad de México.- La disputa por la plaza del narcomenudeo en el DF que opera desde el barrio de Tepito, ubicado en la Colonia Morelos, es la principal línea de investigación que siguen la Procuraduría General de la República (PGR) y la Procuraduría del DF, sobre la desaparición de los 12 jóvenes en el bar Heaven; la masacre de cuatro personas en el gimnasio Body Extren en tepito y el ejecutado en el bar Black Condesa, cuyo origen tiene el robo de 20 kilogramos de cocaína y dos millones de dólares.

La PGR y la PGJDF cuentan con la fotografía del ex agente federal y de la desaparecida Policía Judicial de la PGJDF, Ricardo López Castillo "El Moco", como líder de la organización criminal "La Unión".

De acuerdo con las investigaciones de ambas dependencias, Ricardo López Reyes, nació en 1970 con el alias de "El Moco", fundador de la organización del crimen organizado "La Unión", aliado a "La Nueva Administración". Es considerado como jefe de sicarios, además de realizar la logística para el trasiego de droga. Además de disputar la plaza del Estado de México y Distrito Federal.

Ricardo López Reyes, es ex agente federal de investigaciones de la Procuraduría General de la República y debido a ello goza de amplia protección policiaca. Es considerado como gente directa de "El Rachif" o "El Árabe", otro de los líderes "La Unión", este último, hijo del "Abuelo" y brazo derecho en las operaciones de ejecuciones y secuestros.

Las investigaciones de inteligencia de la Policía Federal Ministerial de la PGR y de la Policía de Investigación de la PGJDF, señalan que las ejecuciones ocurridas en el Distrito Federal, Estado de México, Guerrero, Morelos, Quintana Roo y Playa del Carmen, en Campeche han sido cometidas y ordenadas por esta organización criminal "La Unión-Nueva Administración- que dirige Ricardo López Reyes "El Moco" por el control de las plazas y por traiciones al grupo que representan y que opera a nivel nacional e internacional.

En los cadáveres ejecutados, la organización criminal ha dejado narcomensajes en los que se han adjudicado los crímenes. Son considerados como principales responsables del trasiego de droga de sudamérica, hacia centroamérica, pasando por Belice y de ahí hasta el barrio de Tepito. También introducen droga a la colonia Romero Rubio por tierra y por aire a través del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Los encargados de las investigaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación contra la Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR, señalan que el ex agente federal y de la PGJDF Ricardo López Reyes "El Moco" desde Tepito, distribuyen importantes cantidades de droga hacia otros estados del país. Además de que trafican con armas de alto poder con las que cometen ejecuciones, secuestran, cobran derecho de piso a comerciantes de diferentes puntos del Distrito Federal, lo que ha generado la disputa por las plazas con las organizaciones del crímen organizado, "Los Caballeros Templarios", "La Familia Michoacana", inclusive con células del Cártel de Sinaloa que dirige el narcotraficante más poderoso del mundo, Juaquín Guzmán Loera "El Chapo".

Además, los encargados de las investigaciones, señalan que la organización del crímen organizado "La Unión", creció por sus relaciones y nexos con policías federales, estatales y de la procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina y se ha detectado que tienen nexos con gente de la organización que dirige Héctor Beltrán Leyva "El H" y anteriormente trabajaban con Arturo Beltrán Leyva "El Barbas" o "El Jefe de Jefes", abatido por elementos de la Marina armada de México en una zona exclusiva de Cuernavaca, Morelos.

Según las investigaciones de la PGR y de la PGJDF, los líderes de la organización criminal "La Unión-Nueva Administración" su centro de operaciones es el barrio de Tepito y para trasladarse, utilizan camionetas blindadas y sofisticado armamento

El ex agente federal, Ricardo López Reyes "El Moco" y "El Colosio", son señalados de haber ejecutado al también ex agente federal Oscar Pérez Barrera, a quien se le conocía como "El Conejo".