Ecologia
En México no se respeta la ley ambiental: COCYP
Organización Editorial Mexicana
3 de mayo de 2013


La Prensa

Cd. de México.- José Jacobo Femat, presidente de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares, denunció que a pesar del grave peligro que existe para la subsistencia de la vida en el planeta, en México los acuerdos internacionales y el marco legal del país no se respetan y constantemente vemos a los pueblos organizándose para defender su territorio de la depredación de todo tipo de empresas, sobre todo de las mineras e inmobiliarias.

El dirigente de COCYP señaló que la ONU en su Departamento de Asuntos Económicos y Sociales en la División de Desarrollo Sostenible creó el Programa 21, el cual busca elevar el nivel de vida de todos, conseguir una mejor protección y gestión de los ecosistemas y lograr un futuro más seguro y más próspero. Ninguna nación puede alcanzar estos objetivos por sí sola, pero todos juntos podemos hacerlo en una asociación mundial para un desarrollo sostenible, dijo.

Igualmente, en México tenemos un marco legal que prevé construir una relación menos violenta con la naturaleza, la cual se encuentra expresada en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente.

Sin embargo, José Jacobo Femat dejó en claro que en el país las empresas mineras e inmobiliarias depredan grandes extensiones de territorio nacional, incluso áreas protegidas, sin que el Gobierno Federal a través de la Semarnat intervenga y frene los ecocidios.

Ante la problemática, el presidente de COCYP convoca, este 7 de mayo, a las 9 de la mañana, al Encuentro Metropolitano por la Vida en el Auditorio de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) Plantel del Valle.

El objetivo es difundir los ecocidios cometidos y las amenazas ambientales en el país; por ello, en este encuentro es preciso crear consciencia, establecer acciones y campañas de contención ante estas amenazas, así como proponer soluciones en el mediano y corto plazo, a fin de que se cumpla con el Programa 21 de la ONU y la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente.