Opinión / Columna
 
Eduardo Andrade Sánchez 
La formalidad en la investigación penal
Organización Editorial Mexicana
9 de abril de 2013

  La semana pasada me hicieron el favor de invitarme a participar en una reunión en la que se abordaría el tema : "La investigación desformalizada y con control judicial" lo cual me alertó sobre la terminología que se está abriendo paso con motivo del nuevo sistema penal. Conviene precisar los alcances de los términos a fin de evitar imprecisiones semánticas que terminan por confundir e incluso alterar el sentido de los conceptos y no caer en la imitación acrítica y extralógica de expresiones empleadas en otros países que no por su origen extranjero, resultan adecuadas ni en nuestro país ni en aquellos en los cuales se acuñaron con evidente falta de rigor.

Es muy cuestionable la denominación "Investigación desformalizada" para etiquetar la fase de investigación que realiza la autoridad administrativa. Evidentemente es preferible llamarle "investigación inicial". Aplicar el adjetivo, por cierto inexistente en el Diccionario de la Real Academia: "desformalizada", a una investigación en materia penal es un contrasentido, pues si algo tiene que cumplir la autoridad investigadora, es el conjunto de requisitos formales que permitan sostener el contenido de la averiguación.

En todos los sistemas penales occidentales que siguen la tradición liberal, la conducta de las autoridades debe cumplir lo que nuestra Constitución llama las formalidades esenciales del procedimiento, de manera que difícilmente podrían encontrarse una palabra más desafortunada para referirse a una investigación que la de: "desformalizada". No me explico que quieren decir con esto los autores de tamaño despropósito. "Formalizar", que sí es un verbo gramaticalmente existente quiere decir "dar forma a algo"; "revestir algo de los requisitos legales"; "concretar, precisar,"; "dar carácter de seriedad a lo que no la tenía" y considerando que el prefijo "des", en una de sus acepciones, indica negación o privación, desformalizar querría decir privar a algo de su forma, o bien suprimir el cumplimiento de requisitos legales o eliminar la precisión de algo o, finalmente despojar de seriedad a lo que antes se le había otorgado dicha característica. No me parece, por consiguiente que sea serio admitir la existencia de una investigación desformalizada.

El apego a la forma es vital en la investigación desde su inicio. Si lo formal es contrario a lo esencial en cierto sentido tanto lógico como gramatical, el hecho de que consideremos constitucionalmente que deben cumplirse en el procedimiento formalidades esenciales, no constituye un dislate, sino la evidencia de que en tales procedimientos, la forma es fondo, es decir: la validez de las actuaciones de la autoridad depende de que se cumplan escrupulosamente las formas que la ley impone a la averiguación. La investigación inicial, que es como debe denominarse la fase en la que el Ministerio Público actúa para determinar si se ha cometido un hecho que la ley tipifica como delito y busca al autor o autores del mismo, tiene que se ceñirse al cumplimiento de requisitos formales desde el momento mismo en que la autoridad toma conocimiento de un hecho probablemente delictuoso, si no, pregúntenle a las víctimas de Florence Cassez qué opinión tienen sobre la falta de cumplimiento de las formalidades del procedimiento.

eandrade@oem.com.mx
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas