México
Cruzada contra la pobreza, ejemplo mundial: FAO
José Graziano da Silva, director general de la FAO.
Organización Editorial Mexicana
22 de marzo de 2013


Jorge Sandoval / El Sol de México

Corresponsal

ROMA, Italia. (OEM-Informex).- No hay duda de que la Cruzada contra la pobreza y contra el hambre emprendida por el gobierno de Enrique Pena Nieto "es un ejemplo" a seguir por otros países. El entusiasta reconocimiento proviene del director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), José Graziano da Silva, quien subrayó su apoyo a esta "importante" iniciativa, tendiente a eliminar el flagelo de la hambruna en nuestro país.

En entrevista exclusiva a El Sol de México, Graziano da Silva, que se reunió en Roma con Enrique Peña Nieto, dijo que desde que el Presidente mexicano anunció la cruzada en Las Margaritas, la FAO "sigue muy de cerca" el desarrollo de esta iniciativa. "En primer lugar, quiero afirmar que concordamos totalmente con la orientación general de que sea una cruzada que involucre a los gobiernos locales y a las fuerzas sociales".

"No se trata, precisó, de recolectar alimentos y suministrarlos a la población con donaciones, sino constatar que es el entorno social lo que genera el hambre... El hambre no es solamente una persona que no tiene que comer, es una persona que no puede proveer a su existencia, a su familia".

El director general de la FAO amplió su reflexión. "Hay que destacar -dijo- que movilizar a la que el presidente mexicano ha llamado la "energía comunitaria", es algo fundamental; en países que tienen una herencia indígena tradicional es vital involucrar a las comunidades para enfrentarse a los temas sociales. Y el hambre -puntualizó- es uno de los temas prioritarios en este sentido, porque la mayoría de la gente que padece hambre, que esta subnutrida, es invisible, no se ve!".

Y aclaro: "Se ve solo a través de los que piden limosna en las calles, pero la gran mayoría está oculta, muchas veces por su propia familia, por la madre que tiene vergüenza de mostrar a su hijo que no toma leche, o el tipo que no ha crecido por no tener la cantidad de proteínas necesarias hasta los cinco años de edad... todo esto se trata de esconder".

De esta manera -continuó Graziano da Silva- "muchos se preguntan que como es que en un país como México haya hambre, y la respuesta es 'sí', como la tenia Brasil en gran proporción cuando llegó (el presidente) Lula, estableciendo el programa 'hambre cero'... Pero primero había que convencer a la gente que un país, si quiere ser exportador y autosuficiente en la producción de alimentos, no puede convivir con un flagelo que debía haberse superado hace ya centenares de años". En este contexto -puntualizó el director general de la FAO-, "ese modelo mexicano de movilización comunitaria puede ser algo innovador para muchos países centroamericanos".

En términos generales, para Graziano da Silva también "es fundamental la movilización política entorno a estos programas sociales, ya que de esa manera el tejido social es mas resistente en países con conflictos internos, desde aquellos que tienen guerras armadas, hasta otros con problemas de violencia urbana... La pobreza y el hambre -recordó- genera violencia" y es terreno fértil para plagas como "el crimen organizado, en cuyas redes caen muchos jóvenes pobres y con hambre".

* Difícil lograr "objetivos del mileno" para 2015

Por otra parte, el máximo dirigente de la FAO consideró "una tarea bastante dura" que se logren alcanzar los objetivos establecidos para 2015, que se propone reducir a la mitad el numero de hambrientos en el planeta. "Hasta ahora -subrayó- la FAO ha contabilizado alrededor de 40-50 países que ya lograron esas metas".

A este respecto -informó Da Silva- en junio próximo, la FAO invitará a los representantes de estos países "para que ilustren a los que aún no han alcanzado dichos objetivos como se puede acelerar ese proceso".

-¿Cuál es el principal obstáculo en la lucha contra el hambre?

"Es precisamente la falta de esa movilización social, de ese tejido social que debe involucrarse en esta lucha. Repasando la historia, vemos por ejemplo que Estados Unidos decidió enfrentarse al hambre durante la grande depresión de los años '29, logrando lo que parecía imposible... Europa por su parte decidió erradicar este flagelo inmediatamente después de la segunda guerra mundial cuando estaba destruida y sin comida... ¿Quién pensaba que Europa se habría convertido en 30 años en exportadora de alimentos?

Otra plaga que bajo la guía de Graziano da Silva la FAO está combatiendo es el desperdicio de alimentos. "Perdemos o tiramos -recordó- entre un tercio y la mitad de los alimentos que producimos".

"Cuando digo perdemos -explicó- me refiero a las malas condiciones de almacenamiento o las dificultades en el transporte (malas carreteras, etcétera) e incluso a la mecanización que introduce pérdidas en la fase de la poscosecha. Tiramos comida en cambio muchas veces por ignorancia, no conociendo el valor nutritivo que tienen algunos alimentos como por ejemplo las hojas de coliflor y otros productos similares".

Pero también hay que acabar con "el despilfarro que se registra en nuestras mesas, en las fiestas, en los 'buffets', donde se desperdician muchos alimentos". Y esto también es "un tema de políticas públicas, en particular de una política de educación alimentaría, lo que es fundamental desde la escuela, para que se aprenda a comer mejor". En este contexto, para Graziano da Silva dijo que el despilfarro se reduce cuando "hay circuitos locales de producción y consumo".

Es necesario "recuperar la variedad de los alimentos que producimos. Actualmente, caminamos solamente en dirección de unos cuatro productos básicos: el maíz, el trigo, la soya y la papa, que representan casi el 80 por ciento de lo que consumimos... Hay que diversificar, recuperar las dietas tradicionales y dejar de copiar métodos de alimentación ajenos a nuestra cultura alimentaría".

José Graziano da Silva estará en México el próximo 30 de abril para clausurar "el mes de la Cruzada contra el Hambre". "Y también -precisó- para promover los proyectos que la FAO estará implementando con el apoyo del Gobierno de México para sostener la lucha contra el hambre".

Tras subrayar que las relaciones entre México y la FAO "son muy buenas", habiéndose "recuperado -dijo- un tiempo perdido inmenso", Graziano da Silva se declaro feliz de regresar a nuestro país, donde vivió cuando era estudiante, "y poder volver a ver todas sus maravillas...".