Metrópoli
Detiene PGJDF a defraudador y extorsionador
El Sol de México
21 de febrero de 2013


La Prensa

Ciudad de México.- Mediante la aplicación del Programa "RAPI", la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal logró la captura de un sujeto quien tras hacerse pasar como una persona adinerada, defraudó a varias víctimas a las que aparentemente les compraba sus vehículos pagándoles con cheques sin fondos.

La Subprocuraduría de Averiguaciones Previas Desconcentradas, a través del titular de la Fiscalía Desconcentrada en Álvaro Obregón, Mauricio Blancas Valerio, informó que se trata de Israel Guevara Palomares, quien será puesto a disposición del juez penal en turno del Reclusorio Preventivo Varonil Sur para enfrentar proceso por los delitos de tentativa de extorsión, fraude genérico, fraude específico y robo agravado calificado.

El pasado 21 de enero, la representación social inició una averiguación previa por la posible comisión del delito de tentativa de extorsión en la que la víctima señaló a Guevara Palomares como el probable responsable de exigirle una fuerte cantidad de dinero a cambio de no hacerle daño.

Derivado de esta denuncia, el personal de la Policía de Investigación inició las pesquisas correspondientes a través de la aplicación del Programa "RAPI", el cual consiste en una base de datos en el que se incluye el registro de aquellos vehículos que pasan a manos de criminales como secuestradores, extorsionadores, defraudadores, entre otros.

La búsqueda dio como resultado, que este sujeto está relacionado con al menos 20 averiguaciones previas por los delitos de fraude genérico y específico, cuyo modo de operar consistía en supuestamente adquirir vehículos anunciados en venta, cuyos propietarios citaba en algún centro comercial con la promesa de que ahí les entregaría un cheque de caja por el total del valor de auto.

Una vez en el lugar, las víctimas le entregaban el automóvil, así como la factura y demás documentos del automotor y el probable responsable les daba un cheque de caja, el cual al irlo a cobrar descubrían que no tenía fondos, por lo que el ofendido acudía a la autoridad ministerial para iniciar la denuncia correspondiente.

Para convencer a las víctimas, el acusado, quien vestía ropas finas y se trasladaba en vehículos de lujo, se hacía pasar como un empresario exitoso cuyos negocios le generaban jugosas ganancias.

Asimismo, les hacía invitaciones a los ofendidos para que invirtieran en sus supuestos negocios con la promesa de que tendrían grandes ganancias. De esta forma logró engañar a un numeroso grupo de personas.

Una vez localizado, el representante social solicitó a la autoridad judicial una orden de arraigo en contra de Guevara Palomares a fin de ubicar a las víctimas y de esta forma perfeccionar las indagatorias.

La orden arraigo por 30 días, fue obsequiada por el Juez Sexagésimo penal, el pasado 25 de enero, tiempo en el que se pudo relacionar al inculpado con los delitos de tentativa de extorsión, fraude genérico, fraude específico y robo agravado calificado.

Las pesquisas también arrojaron que el arraigado al parecer obtuvo once vehículos de una agencia automotriz cuya forma de operar fue adquirir inicialmente uno o varios automotores los cuales pagaba de manera inmediata y en efectivo.

Posteriormente le hizo creer al gerente de ventas de la citada empresa automotriz que tenía una empresa arrendadora de autos en Monterrey, Nuevo León y que para ello, le compraría once vehículos los cuales le fueron entregados con la documentación correspondiente sin que el inculpado cumpliera con el pago correspondiente aun cuando ya los había vendido.

Hasta el momento, tres de las víctimas han identificado al probable responsable, a través de la Cámara de Gessell, como la misma persona que los engañó y los hizo entregarle fuertes cantidades de dinero.

Durante la captura del arraigado, en las inmediaciones de Santa Fe, perímetro de Álvaro Obregón, se le aseguró la factura de un vehículo que acababa de adquirir con un cheque sin fondos y que finalmente fue recuperado.

Toda vez que el Ministerio Público reunió los elementos de prueba suficientes, ejercitó acción penal en contra del arraigado, por lo que solicitó la orden de aprehensión correspondiente a fin de que en las próximas horas sea puesto a disposición del juez penal en turno.