Finanzas
Crece 50% la clase media de AL; en México sólo 17%
Se puede brindar prosperidad a millones de personas a través de políticas que encuentran un equilibrio entre el crecimiento económico, afirmó Jim Yong Kim, Presidente del Banco Mundial
Organización Editorial Mexicana
14 de noviembre de 2012


Dolores Acosta/ El Sol de México y Agencias

Ciudad de México.- Según un estudio del Banco Mundial, la pobreza moderada disminuyó en América Latina y el Caribe, al pasar de 40 por ciento en el año 2000 a menos de 30 por ciento en 2010, lo cual implica que unos 50 millones de habitantes de la región salieron de la miseria a lo largo de diez años, según el informe "La movilidad económica y el crecimiento de la clase media en América Latina". Destaca además que la clase media en América Latina se incrementó en 50 por ciento durante la década pasada, lo cual fue calificado por el Banco Mundial como un logro histórico en una de las regiones del planeta con mayor inequidad económica; sin embargo, mientras en Colombia el incremento de la clase media fue de 54 por ciento o en Brasil de 40 por ciento, en México el alza fue de sólo 17 por ciento. El estudio indicó que la movilidad intergeneracional ha sido significativa, pues se calcula que al menos 40 por ciento de los hogares de la región han ascendido de "clase socioeconómica" entre 1995 y 2010, aunque el reporte aclara que la mayoría de "los pobres que ascendieron no se integraron directamente en la clase media".

El documento del Banco Mundial señaló que América Latina y el Caribe registró un aumento de 50 por ciento en el número de personas que accedieron a la clase media en la última década, algo que los economistas consideran un logro histórico en una región largamente dividida por la desigualdad. El informe estableció que la clase media en la región creció hasta comprender unos 152 millones de personas en 2009, comparado con 103 millones en 2003, lo que representó un aumento de 50 por ciento. Sobre este punto, Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, señaló que la experiencia reciente en "América Latina y el Caribe le muestra al mundo que se puede brindar prosperidad a millones de personas a través de políticas que encuentran un equilibrio entre el crecimiento económico y la ampliación de oportunidades para los más vulnerables". El texto del Banco Mundial mencionó que uno de los éxitos más resonantes es Brasil, que da cuenta de 40 por ciento del crecimiento de la clase media en la región, así como Colombia en donde 54 por ciento de la población mejoró su nivel económico entre 1992 y 2008; y México, que vio 17 por ciento de su población unirse a la clase media entre 2000 y 2010. Entre los factores que contribuyen en América Latina a la movilidad social se encuentran: un mayor nivel educativo entre los trabajadores, mayor nivel de empleo formal, más personas viviendo en áreas urbanas, más mujeres en la fuerza laboral y familias más pequeñas.

El informe define a los integrantes de la clase media como aquellos con un ingreso entre 10 y 50 dólares por día y per cápita. Este nivel de ingreso proporciona una mayor capacidad de recuperación ante eventos inesperados y refleja una menor probabilidad de volver a caer en la pobreza.

El informe, cataloga como una "cuarta clase vulnerable" a aquellos que ganan entre 4 y 10 dólares diarios y representan 38 por ciento de la población de la región. El informe indicó que con excepción de los años de educación, la movilidad intergeneracional sigue siendo limitada. El origen económico y social de los padres de una persona joven sigue jugando un papel sustancial a la hora de determinar el futuro económico de esa persona. Kim también exhortó a los gobiernos de la región a asumir tareas complejas que les permitan mantener el crecimiento económico de manera sostenida, tales como mejorar la productividad, reducir el costo logístico, renovar infraestructura, mejorar la calidad del sistema educativo y la transparencia de entes públicos.

"Muchos países piensan actualmente en el corto plazo debido a la crisis en Europa", respondió Kim a una pregunta sobre el sostenimiento de esta reducción de la pobreza en América Latina. "América Latina tiene el lujo, gracias a años de esfuerzos acumulados, de no pensar en el corto plazo. Tiene el espacio para pensar en el largo plazo".

Augusto de la Torre, economista en jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, advirtió que "todavía no hay victoria" porque los últimos años han tenido factores externos muy favorables, refiriéndose a la insaciable demanda de materias primas proveniente de China e India.